Las preguntas que siempre has querido hacerle a una actriz porno

Las preguntas que siempre has querido hacerle a una actriz porno

404
0
SHARE
Foto cortesía de Bettina Habig

“Lo único que tienes que hacer es dejarte llevar y confiar en tu pareja, además de utilizar mucho lubricante”.

Al principio, Bettina Habig trabajaba como actriz porno a tiempo parcial, lo que combinaba con su puesto de auxiliar de odontología en Münster, ciudad del oeste de Alemania. Pero en 2013 su situación cambió. Ganó un Venus Award, el premio más prestigioso en la industria pornográfica de Alemania, por su papel en la película One Night in Bang Cock. Su jefe, entonces, descubrió que tenía este segundo trabajo y la despidió. Desde ese momento, Bettina empezó a trabajar a jornada completa en su trayectoria como actriz porno. Ya ha participado en cientos de películas y es una de las actrices porno más famosas de Alemania.

Texas Patti

Su nombre artístico es Texas Patti. “Texas” viene de su compromiso con la bandera de Estados Unidos, y “Patti” de la unión de la abreviatura de su nombre –Betti– con el de su marido, Patrick. El primer vídeo que hizo fue con Patrick hace ocho años, y él actualmente trabaja como su mánager. Ambos llevan el mismo tatuaje, “Nur für dich” (solo para ti), en la zona púbica.

“Si solo lo haces por dinero, está claro que no llegarás muy lejos”

No hay duda de que las cosas no están yéndole nada mal a Texas Patti, pero cuando quedé con ella para saber cómo se lleva el tema de ser una estrella del porno famosa, no llegó a contarme lo que gana exactamente. Todo lo que dijo fue, “Gano más ahora que cuando trabajaba como auxiliar de odontología”. Lo que sí me confesó fue lo que piensa sobre la descarga ilegal de pornografía y sobre el blanqueamiento vaginal. También me aconsejó que siempre me lubrique.

 ¿A veces tienes que hacer cosas en grabaciones que realmente no quieres hacer?
Texas Patti: Nunca. Antes de empezar, los productores me dicen lo que quieren. Luego yo decido si quiero hacerlo o no. Yo, por ejemplo, nunca haría escenas de BDSM, pues es algo que no me atrae nada sexualmente. Además, soy totalmente libre de salir del plató si no estoy cómoda, pero nunca he tenido que hacerlo.

Es importante sentirte totalmente cómoda cuando haces porno porque necesitas tener el estado de ánimo que este trabajo requiere. Si solo lo haces por dinero, está claro que no llegarás muy lejos.

 “Cuando haces la postura del perrito delante de la cámara, tienes que meter el estómago hacia dentro para que no quede la barriga por ahí colgando”

¿Hay algo que hagas en las películas, pero nunca con tu marido?
Pues la verdad es que no. Hay algunas posturas que quedan bien en las películas pero que son muy complicadas de hacer en casa, o quizás con mi marido las haría diferentes.

Por ejemplo, cuando haces la postura del perrito delante de la cámara, tienes que meter el estómago hacia dentro para que no quede la barriga por ahí colgando. En cambio, cuando lo hago con mi marido en casa, me encuentro mucho más relajada porque conoce mi cuerpo y, sinceramente, desde atrás no puede verme la barriga.

¿Cómo te aseguras de que no te va a doler el sexo anal?
Lo único que tienes que hacer es dejarte llevar y confiar en tu pareja, además de utilizar mucho lubricante. Pero si te duele, deberías parar o directamente no intentarlo. Yo, cuando empecé, no hacía ninguna escena de sexo anal porque no lo hacía con mi marido y me faltaba experiencia, pero ahora me encanta.

 “La vagina y el ano son oscuros por naturaleza, y por eso nadie debería preocuparse de ponerse cremas blanqueadoras”

Texas Patti

¿Te has hecho algún blanqueamiento anal o vaginal?
No, nunca. Creo que es una estupidez y perjudicial para el cuerpo. La vagina y el ano son oscuros por naturaleza, y por eso nadie debería preocuparse de ponerse cremas blanqueadoras. Si no me gustara mi cuerpo, no me pondría desnuda delante de una cámara.

¿Qué opinas del rosebud o capullo de rosa , que es cuando las paredes del recto sobresalen del ano? No es solo un problema médico, sino un fetichismo del porno anal extremo.
Algunas actrices porno lo hacen, pero a mí no me gusta. Creo que es muy arriesgado y no lo encuentro atractivo, me corta todo el rollo.

 “En las películas que yo hago, hay la opción de utilizar condón, pero todos los actores pasan exámenes médicos cada cuatro semanas”

¿Qué piensas sobre el tema de que la gente se descargue tu trabajo ilegalmente?
Este trabajo es el que me da de comer, así que, obviamente, quiero que la gente pague por mis vídeos. Además, la descarga ilegal del porno está destruyendo la industria.

Cuando me encuentro con fans en convenciones y festivales pornográficos, siempre alardean de que han visto mis películas, y a veces les pregunto cómo las han conseguido. Algunos me dicen algo así como, “Me lo pasó un amigo”, y yo suelo contestarles que si siguen viendo mis películas gratis quizás algún día no podré ir más a las convenciones.

¿Te preocupa poder infectarte del VIH en el trabajo?
El riesgo depende, en parte, del tipo de productora para la que trabajas. En las películas que yo hago, hay la opción de utilizar condón, pero todos los actores pasan exámenes médicos cada cuatro semanas. Ese no es el caso de las productoras amateurs, donde los actores rara vez pasan algún reconocimiento médico, si es que lo llegan a pasar.

 “Me encanta ser sumisa en el sexo y expresarlo frente a la cámara. Y no voy a contener mis deseos porque algunos digan que es malo”

¿Podrías enseñarme a hacer squirting?
Puedo decirle a mi marido que lo haga, si quieres. Hace 11 años ni siquiera sabía que existía. Pero la primera vez que me acosté con Patrick, me hizo los dedos y, de repente, empezó a salirme un chorro de dentro. Pasé muchísima vergüenza en aquel momento por toda la situación, la cama estaba empapada. Cuando le pregunté sobre el tema, me dijo que había tenido ese tipo de eyaculación. Pero no puedo hacérmelo a mí misma ni enseñarte.

 “Mis padres solían llevarme a playas nudistas cuando era niña y saben a lo que me dedico aunque, obviamente, no ven mis películas”

¿Crees que Dios aprueba tu trabajo?
Dios dice que tenemos que amarnos y reproducirnos. Teniendo eso en cuenta, creo que no hay nada malo con mi trabajo porque el sexo y la desnudez son completamente normales, no es algo que tengamos que ocultar. Mis padres solían llevarme a playas nudistas cuando era niña y saben a lo que me dedico aunque, obviamente, no ven mis películas.

Por Rebecca Baden, 26 enero 2018

LEAVE A REPLY