Rechifla y abucheo de trabajadores de Coagua contra Evodio por no pagar...

Rechifla y abucheo de trabajadores de Coagua contra Evodio por no pagar salarios

518
0
SHARE

Acapulco, Gro., 20 de agosto de 2018.- Al paso de los días, con las acciones, decisiones y nulos resultados, la imagen de Jesús Evodio Velázquez Aguirre como la primera autoridad en Acapulco continúa en caída libre al grado que ni sus propios colaboradores creen en él.

Ayer a 42 días de culminar su gobierno y en el tercer día de paro laboral de la Coagua por falta de pagos salariales correspondientes a la primera quincena de agosto, ayer por la mañana, el presidente municipal Evodio Velázquez Aguirre acudió a las oficinas de la Dirección de Operación ubicadas en Mala espina para asegurarles que el pago de la quincena quedaría listo hoy al medio día.

Ahí Evodio Velázquez, acompañado del director general Jorge Vargas y su secretario general, Octavio Olea Apátiga haciendo uso del micrófono y asegurando estar “preocupado” por la situación, “aún y cuando la Capama tiene su propia administración al ser paramunicipal”, dijo a los trabajadores que se buscaría el mecanismo para “apoyar a la Capama y que de ninguna manera se afecten sus derechos laborales”.

Evodio Velázquez aseguró que al llegar como alcalde, la Coagua mantenía también un paro laboral y señaló que el órgano paramunicipal ha caminado en números rojos y arrastres de otras administraciones.

Culpó a las anteriores administraciones del problema que hoy se presenta.

Ahí Evodio Velázquez dijo que se está buscando la “forma de salir del problema” e inclusive dijo que todos tenían que entrarle al trabajo de recaudación, “para que los hoteles y la gente que siempre tiene agua” pague.

Ahí afirmó que el municipio asignaría dos millones de pesos para pago inmediato de salarios, “y el día de mañana –hoy- pagar el 50 por ciento a todos los trabajadores y que los funcionarios se tendrán que esperar y vamos a buscar que a más tardar el miércoles, se le pague el 50 por ciento restante a todas y todos”.

En insofacto, los trabajadores de la Coagua abuchearon y rechazaron lo expresado por el munícipe; “que quede claro, estoy dando la cara y no estoy escondido y vengo a buscar una solución junto con la administración”, respondió Evodio a dichos gritos, desatando nuevamente los reproches de los empleados.

De la nada, Velázquez Aguirre afirmó que todos los trabajadores que ingresaron en su gobierno se irían, siempre y cuando le demostraran quienes son.

“No se confundan, aquí tienen un director”, dijo y desató la sinfonía de molestia y exasperación de los colaboradores, quienes expresaron “él no manda, el que manda es Galeana”, haciendo alusión al director de Finanzas Guillermo Galeana, contador y amigo de toda la vida del munícipe.

Notoriamente, con los reclamos tras reclamos al alcalde se le subieron los ánimos, donde los trabajadores cuestionan repetitivamente en donde habían quedado los ingresos de la paramunicipal; 20 millones de pesos en ingresos, justificó Evodio obteniendo como respuesta gritos de “no es lo real”, “tanta rata que mete”.

“Aquí no entra el sindicato, aquí somos todos los trabajadores”, le contestaron al munícipe.

Por segunda vez, Evodio Velázquez aseguró que cuando él llegó al cargo, el retraso de pago de nóminas era recurrente, a lo que los trabajadores le refutaron que dicho asunto era por un problema del ISSSPEG y que no tergiversará las cosas.

En medio de gritos, Evodio Velázquez aseguró que se sumaría a la lucha de los trabajadores y refirió que en su gobierno, el gobierno federal lo dejó solo, “en el gobierno anterior le ayudó la federación con 600 millones de pesos”.

Sin embargo, siguieron los reclamos de la clase trabajadora ante un Evodio que solo tragaba saliva al ver la furia de los trabajadores.

“Entonces compañeros, los que tenemos que hacer es ver que vamos a hacer ahorita y yo me comprometo a buscar apoyo; ustedes me pidieron un apoyo y muy fácil, la Capama tiene una administración y  no es el alcalde el responsable de esa administración”, expresó un sudoroso munícipe, queriéndose deslindar del tema.

“Como de que no, usted es el presidente del Consejo de Capama, usted es el que preside”, le refutaron al alcalde, quien como “cuche en callejón” solo respondía “yo soy el presidente municipal, yo soy el presidente municipal”.

Evodio Velázquez insistió en que pondría un recurso para pagar la nómina, “pero también es muy fácil, si no recaudan, no habrá recursos”.

-Presidente, las cajas están trabajando, no se han cerrado.

-No es un asunto sólo de las cajas, la gente no va a pagar sola y tienen que ir ustedes a operar como lo saben hacer compañeros, respondió el alcalde quien en respuesta recibió más gritos, insultos y reproches, “todos vamos a seguir en brazos caídos”.

Siguiendo con su sinfonía de desesperación, Evodio Velázquez pidió que le permitieran hacer unas llamadas para conseguir apoyos, “porque soy el alcalde y estoy dando la cara, porque estoy enfrentándome a su enojo que es normal, otros se esconden”.

Agregó “y vale madre que mañana me agarraron a tubazos los medios de comunicación que no les di chayote a algunos y otros son con sus debidas excepciones porque este dialogo que estamos teniendo lo van a  buscar transgredir, pero eso a mí me vale madre”; “está bien que te valga madres pero ya paganos”, refutaron los trabajadores.

Ante la furia de los trabajadores, Evodio Velázquez emprendió huida argumentando que haría unas llamadas para buscar recursos, invitando a los trabajadores a desayunar unos tacos de canasta mientras seguían los gritos y cuestionamientos de donde quedan los ingresos de la paramunicipal”.

“Alcalde, ya déjese de choco aventuras; un joven muy talentoso y todo, pero le faltó”

En la huida emprendida por Evodio Velázquez, una trabajadora integrante del sindicato independiente de la paramunicipal tomó el micrófono y cuestionó al alcalde en donde se quedaron los ingresos de la Capama.

“¿Dónde están los ingresos, donde se fueron?, porque tenemos nosotros que sufrir las consecuencias de una administración tan nefasta. Nuestras familias están esperando y no es posible compañeros; los ingresos ahí están mensualmente y no es una administración de retraso de una quincena, en toda la administración ha habido retrasos”, reclamó la trabajadora desatando una ola de aplausos y reconocimiento de los trabajadores, ante un Evodio cabizbajo y pensante.

La trabajadora reprochó que en la Capama siempre hubo distingo de trabajadores de primera, segunda y hasta tercera “y eso no es posible compañeros, la Constitución dice que se nos debe trabajar en tiempo y forma y no es posible”.

Reclamó que si no se iba a cumplir con la minuta firmada en días pasados donde se acordaron pagos puntuales, porque no se les avisó “para que nos preparamos y nos organizamos”.

“Ya estas estrategias y estas chocoaventuras no se valen presidente y usted joven, muy talentoso pero le faltó”, expuso la fémina entre medio de aplausos de los trabajadores, ante un Evodio pensante.

Cuestionó a Evodio que si en la Capama no funcionaba la recaudación y las finanzas, porque no hizo cambios, “porque si el director de Finanzas no respeta al director general, no nos respeta a nosotros porque por eso tenemos un director general que se lo pasan por el arco del triunfo compañeros y eso no se vale”.

“Usted es el director del Consejo, usted sabe que la nómina se infló, usted sabe que la nómina no puede estar tan inestable, esa es una falta de responsabilidad y son los culpables la administración y los funcionarios porque todos los trabajadores hacemos nuestro trabajo y estamos aquí en domingo atendiendo y en días festivos y los trabajadores que han sido mas golpeados son los operativos y no se vale compañeros”, señaló la trabajadora a un enrojecido Evodio.

Las palabras de la fémina no cesaron, “sabemos que estamos en una situación muy difícil pero usted se comprometió y usted sabía el toro que se iba a echar; aquí usted es el presidente las 24 horas del día y no se puede hacer a un lado y no nos puede venir a decir que usted nos va a echar la mano porque usted tiene la responsabilidad de toda la comuna porteña, de todos y cada uno y así que no juegue con nosotros, nosotros queremos solución y queremos saber en donde están todos los ingresos, “y donde esta el pago de la luz y el pago de todos los impuestos y todavía salen que tenemos jefe de recursos humanos, somos tontos pero no tanto”, haciendo aparecer los aplausos de los presentes ante un atónito presidente municipal.

Una vez más, Evodio Velázquez respondió que esta dando la cara y que buscaría mecanismos “y venir a recibir insultos no es el papel del alcalde”; “no son insultos, son verdades”, le refutaron una vez más.

Acto seguido el alcalde y demás funcionarios se encerraron en las oficinas de la dirección de Operación, mientras afuera se quedaron los trabajadores consumiendo su orden de tacos de canasta.

Luego, 35 minutos después, a las 11:35 de la mañana, Evodio Velázquez y compañía regresaron a la escena donde fue recibido por gritos y abucheos, donde dijo que a través de la Secretaría de Finanzas se destinó un recurso de dos millones de pesos, con los cuales se comprometió que hoy a medio día, quedaría dispersada el cien por ciento de la nómina a las doce del día.

Ante dicho compromiso, los trabajadores acordaron regresar a laborar bajo la advertencia de que si no había pago, regresaría el paro laboral.

Por Eduardo Salgado Sánchez

LEAVE A REPLY