Evodio desapareció 5 millones de pesos de Protección Civil

Evodio desapareció 5 millones de pesos de Protección Civil

83
0
SHARE

La corrupción ha invadido todas las dependencias del ayuntamiento de Acapulco, ante el desastre administrativo encabezado por el alcalde Evodio Velázquez Aguirre, quien dejará un boquete financiero a recuperar en dos años.

En esta ocasión el coordinador de Protección Civil, Sabas Arturo de la Rosa Camacho, reveló que desaparecieron más de 5 millones de pesos que estaban destinados para equipamiento de monitoreo, remodelación de la oficina y uniformes para el personal de dicha oficina, dinero que nunca se aplicó.

De acuerdo con un documento en manos de Enfoque Informativo Guerrero, para la Secretaria General se le asignaron 17 millones  749 mil pesos para realizar diversas acciones entre estas la propia dirección de Protección Civil, que le aprobaron la cantidad  de 14 millones 482 mil pesos, pero que no hubo mejoría alguna.

Para el caso de adquisición de uniformes para Protección Civil y Bomberos por la cantidad de un millón 186 mil pesos, pero no fueron entregados durante el periodo en que fueron programados, provocando inconformidad  de los tragahumo.

Asimismo, para el Centro Municipal de Atención de Desastres y Protección Civil la cantidad autorizada fue de 5 millones de pesos, que a la fecha no se ha movido un solo clavo en beneficio de la infraestructura.

De igual forma para el programa de Detección de Amenazas y Prevención de Riesgos ante fenómenos perturbadores, se asignó la cantidad de 8 millones 308 mil pesos,  como parte de Fortamun.

Inclusive para la dirección de Bomberos la cantidad aprobada por cabildo fue de 3 millones 256 mil pesos, pero tampoco se ha visto reflejado en el mejoramiento del equipo o del parque vehicular, lo que ha impedido un buen desempeño en la prestación del servicio de auxilio a la población, en especial cuando se presenta un desastre o un siniestro.

Hasta el momento el parque vehicular  del cuerpo de Bomberos, está conformado por una ambulancia, una pipa de agua,  una camioneta así como deficiente equipo de protección para los trabajadores de esa oficina.

Ya tiraron o vendieron los camiones pluma para atender auxilio e incendios en hoteles de más  de 30 pisos, porque nunca les dieron mantenimiento, lo mismo ocurre con las motobombas que cuando llegan al incendio ya no llevan agua para atender el problema.

Durante estos años se ha perdido la relación multilateral y de ayuda con Canadá y Estados Unidos, quienes hacían donativos para el puerto de Acapulco, pero no han tenido la capacidad de gestión para que lleguen esos beneficios que tanto se requieren,  solamente porque ponen de argumento que la reparación de esas unidades motrices articuladas sale muy cara.

Adicionalmente, se ha perdido la oportunidad para bajar los recursos económicos de la federación y los pocos que llegaron se gastaron en otros menesteres, situación que pone en alta vulnerabilidad de la población acapulqueña.

Ante adversidad y las carencias los bomberos de Acapulco realizan sus tareas,  aún con la falta del equipo apropiado para sofocar los incendios.

De la Rosa Camacho reconoció que la actual administración que encabeza Evodio Velázquez Aguirre no les entregó presupuesto suficiente para equipo.

El encargado de la Protección Civil dijo que se necesitan al menos 25 millones de pesos para que los bomberos del puerto estén al cien en su equipo y puedan realizar su trabajo.

“Se requieren ambulancias nuevas, las que se tienen son latosas, también cuatro equipos de reacción rápida, dos pipas de agua, cinco vehículos tipo pick up y unidades de rescate”, expresó el coordinador.

Bomberos del puerto de Acapulco no está preparado para atender un incendio de gran magnitud, afirmó el regidor Israel Barajas Rojas, quien explicó que trabajan con el poco equipo que tienen y a veces improvisan, ante la falta de apoyo para contar con las herramientas que requieren para realizar su labor.

La presente administración municipal no inyecte los recursos para mejorar las condiciones laborales del personal de Bomberos, pues cuentan con equipo ya obsoleto y algunos ya cumplieron su ciclo de vida, pero aún los usan en los servicios que prestan a la población.

A pesar de las carencias que padecen, reconoció que como pueden atienden las llamadas de auxilio que reciben, principalmente las que tienen que ver con los reportes de incendios a casa habitación y ahora hasta de vehículos.

“Afortunadamente no se han registrado siniestros en alguno de los grandes hoteles, pues no lo quiero ni pensar y estoy consciente de que hace falta mucho por hacer y que ese será el reto de la próxima administración municipal”, dijo.

Las condiciones en que se encuentran los “traga-humo”, no es propio en este gobierno, pues esto se viene arrastrando desde hace años y a la fecha, siguen operando con viejos camiones cisternas y con dos unidades teleféricas, que no tienen gran alcance, pero no les queda de otra que trabajar con lo que tienen.

Los bomberos seguirán jugando un rol especial en la prestación de auxilio a la población, pues no sólo atienden siniestros, sino también desde un enjambre, un accidente automovilístico o rescates en la mar.

Por Víctor Hugo Robles Mújica, 24 Agosto 2018

LEAVE A REPLY