Nuevo gobierno de Morena repite los vicios de Evodio

Nuevo gobierno de Morena repite los vicios de Evodio

524
0
SHARE
Evodio en el Forum Mundo Imperial

La alcaldesa electa Adela Román derrocha dinero público en toma de protesta ostentosa donde también la hizo el perredista

Acapulco, Guerrero.– Lo que comienza mal, sino se corrige, seguramente empeora. Ese es el caso de Acapulco con su nueva alcaldesa propuesta por Morena, aferrada en repetir las mismas prácticas políticas que los ciudadanos reprobaron con su voto el 1 de julio, prácticas que llevaron a la ruina a ese puerto turístico.

Las señales enviadas por Adela Román a los acapulqueños no son alentadoras, ni van en congruencia con la llamada cuarta transformación que propone López Obrador. Sus formas de actuar son una repetición de los mismo vicios del alcalde perredista Evodio Velázquez, incluso su toma de protesta, sin transparentar el gasto, será en el mismo lugar donde asumió el perredista pese a críticas recibidas. Una pésima señal que envía la alcaldesa, es su pretensión de tomar protesta en el foro Mundo Imperial, en un salón que cuesta 250 mil pesos, más gastos de movilización, pese a que ella misma ha reconocido que recibirá un gobierno en crisis y que pretende solicitar un rescate financiero para Acapulco.

Los ciudadanos han expresado su molestia y la falta de congruencia de Román Ocampo por esta decisión, pues esa no es la austeridad de la que se habla. Además, de que existen espacios públicos disponibles para llevar a cabo ese acto sin que represente más gasto y más deuda al gobierno municipal.

Sobre este asunto, no faltarán los alcahuetes de siempre, pagados o no, que salgan a decir que está bien que Adela Román haga su toma de protesta en ese sitio privado con cargo al presupuesto de todos porque se lo merece. Lo mismo dijeron sobre la excesiva seguridad que porta, y sobre el gabinetillo que propone. Con Adela, existe una tendencia peligrosa a la autojustificación de errores y a satanizar la crítica.

Esa es la misma práctica que usó el gobierno de Evodio durante tres años para pretender justificar sus malas decisiones que terminaron por hundir más a Acapulco. El resultado de cerrar los ojos a la crítica y no corregir a tiempo puede verse en cómo está entregando el gobierno el perredista. Esa tendencia a la autojustificación solo confirma que las cosas no van bien para el próximo gobierno, ni para los ciudadanos. No existe cambio sin autocrítica. Por donde se vea, la toma de protesta de Adela Román en el foro mundo imperial con un ayuntamiento endeudado, es una mala decisión. El mensaje que envía la alcaldesa es de incongruencia, y su negativa a corregir, es la expresión más pura de una personalidad autoritaria, muy reprobada en estos tiempos.

A esta misma actitud corresponde su propuesta de gabinete enviado para que los regidores, sin ninguna autocrítica, ni corrección, lo aprueben. En lugar de buscar el apoyo de su fracción de regidores de Morena, la alcaldesa fue a buscar el respaldo del gobernador Héctor Astudillo para que ordene a los regidores del PRI que le aprueben su gabinete, junto con perredistas y uno que otro seudo morenista que supone que ser autocrítico es malo. Algunos de los regidores de Morena no están a la altura del momento histórico que les ha tocado, quizá porque su inferioridad mental les impide darse cuenta y simplemente repiten lo mismo que han hecho los ediles que van de salida, compartiendo el descrédito de Evodio Velázquez. La película es la misma.

Lo lamentable de todo, también es el caso de Morena como partido, que en lugar de fijar un llamado a la corrección y a la congruencia con los principios de ese partido, sus líderes, igual como lo hicieron los perredistas con el gobierno de Evodio, hacen declaraciones solo para justificar las conductas políticas que la sociedad está reprobando. Destaca, sin embargo, la posición crítica y congruente del representante electoral, Sergio Montes Carrillo, quien parece ser el único que realmente pretende que Morena gobierne con los principios que le dan identidad.

No hay nada malo en reconocer que no siempre se tiene la razón, ni que las decisiones tomadas no fueron las mejores, una de las grandes virtudes vitales de la política, es la aceptación de las equivocaciones y reencauzar el rumbo viendo siempre hacia un mejor futuro. Pero es mucho pedir en el caso de los políticos guerrereses quienes piensan que reconocer fallas los debilita debido a una pésima autoestima.

Entonces, lo que veremos a mediano plazo será la reedición de malos gobiernos, la aprobación de un gabinete de mediocres, la toma de protesta en el Mundo Imperial, planes de gobierno repetitivos, un cabildo que no honre el momento histórico que le tocó, pretextos para no cumplir con el mandato ciudadano, más las frivolidades comunes a cualquiera de los anteriores gobiernos municipales, y lo que se acumule en los próximos tres años. ¡Viva la cuarta transformación en Acapulco!.

Por Carlos Nava, 24 Septiembre 2018

LEAVE A REPLY