Sigue la violencia y corrupción con gobierno de Morena en Acapulco

Sigue la violencia y corrupción con gobierno de Morena en Acapulco

218
0
SHARE
ARO

Adela Román, igual que Evodio, prefiere el culto a la personalidad que dar resultados creíbles.

Acapulco sigue de malas y peor. Cambió el gobierno, pasó de un alcalde corrupto y nepotista del PRD, a una alcaldesa de Morena que repite las mismas prácticas. El culto a la personalidad del gobernante es la costumbre que se impone.

Sin proyecto, Adela Román ya gobierna a golpes de ocurrencia mientras las ejecuciones siguen bañando de sangre ese puerto turístico. Esta semana quemaron la casa y asesinaron a una residente francesa, y ayer asesinaron a una oftalmóloga jubilada, no se trata de crímenes entre delincuentes como siempre lo hacen ver; ambos tienen en común la extorsión que está acabando con la economía porteña.

La inseguridad y el crimen siguen aterrorizando a Acapulco porque el nuevo gobierno municipal no tiene ningún plan de seguridad para los ciudadanos. La alcaldesa está esperando que el gobierno federal y estatal le resuelvan este problema, mientras ella se toma fotos dando banderazos a acciones comunes que su equipo de prensa publicita en los diarios con los que ya pactó convenios y hasta visitó, como si fueran grandes logros, continuando con el mismo culto a la personalidad del tristemente célebre Evodio que también creyó que podría llegar a gobernador.

Está claro que el voto dado por los ciudadanos a Morena fue para que no se repitieran las mismas prácticas de gobierno, pero al parecer eso no lo entendió la nueva alcaldesa, ni los regidores y síndicos, empecinados en continuar por la misma ruta que hundió al exalcalde perredista. Contra toda expectativa de cambio, impuso un gabinete de mediocres fundado en sus relaciones amistosas y de acuerdos inconfesables. También ha dado poder a uno de sus hermanos para que haga y deshaga en el gobierno municipal, hasta la fecha no se deslinda de esos señalamientos.

Adela Román arrancó su gobierno con la misma opacidad que los anteriores. Su primera acción fue iniciar con un programa de bacheo encargado a una empresa de la que no se sabe por qué razón se le concedió este contrato, cuánto cuesta y cómo se va a pagar. Lo mismo ocurre con el programa de entrega de agua gratuita donde se utilizan camiones cisternas de empresas de las que no transparentan costos, ni la forma en que fueron contratadas.

La opacidad es la regla en el nuevo gobierno morenista de Acapulco, pues incluso, en la oscuridad la alcaldesa Román ha nombrado a directores y coordinadores de área. Sólo por causalidad, los ciudadanos se enteran de quiénes son los nuevos funcionarios de las direcciones. Por ejemplo: nombró en la coordinación de asesores, un área hacha para “aviadores”, a Eloy Cisneros Guillén, un político que al mismo tiempo cobra en la Universidad Autónoma de Guerrero (UAGro, donde tiene plaza, allí Cisneros metió a la nómina que está a punto de reventar, a sus amigos del Frente Progresista.

Otro que también cobra en la UAGro y en el nuevo ayuntamiento de la cuarta trasformación, es el recién nombrado director de Comunicación Social, Xavier Rosado, un exempleado de un periódico local que antes estuvo en la Secretaría de Turismo de Guerrero, donde también cobraba dos sueldos.

Apenas esta semana el señor Rosado publicitó su estrecha relación laboral con la Universidad al publicar: “Muchas gracias a mi directora América Bautista por entregarme hoy el dictamen de mis horas base en la Escuela Superior de Derecho (ESDA). Gracias también al Sr. Rector de esta casa de estudios, Dr. Javier Saldaña Almazán por brindarnos la estabilidad laboral prometida en su campaña. Gracias también al Dr. Meridión Estrada Damian, por su gestión y seguimiento para esta mejoría permanente en mi trabajo académico. Aquí reitero mi compromiso de trabajar con entusiasmo para la excelencia de nuestra querida escuela”. Los regidores, si para algo sirven, deberían de revisar nombramientos como estos que además de facciosos, pues tienden a inclinarse por medios donde han trabajado, son ilegales.

Otros de los nombramientos dados en la opacidad que los regidores deben revisar es el caso de Magdalena Valtierra, en la dirección de asuntos indígenas. Valtierra es una de los líderes de las mafias del comercio ambulante de indígenas radicados en Acapulco, que se amparan bajo la supuesta defensa de sus derechos pero en realidad son grupos de control y coacción. Magdalena, preside la Asociación de Mujeres Indígenas y Afromexicanas de Acapulco, está enfrentada al otro grupo llamado Unión de Indígenas Radicados en Acapulco (UIRA), que en 2014 tomaron las oficinas de Asuntos Indígenas del Ayuntamiento, para exigir la destitución de Magdalena Valtierra, entonces también directora, puesta por el exalcalde Luis Walton.

Esta líder de ambulantes indígenas, es una cuota que paga Adela Román al Frente Progresista Guerrerense (FPG) que encabeza Eloy Cisneros.

Dice Andrés Manuel López Obrador que si el gobernante es honesto todos los demás que están bajo sus órdenes deberían de serlo. El problema con Acapulco es que la situación es al revés, pues el ejemplo de la alcaldesa es el que se está replicando. En Cabildo, los regidores se autoasignaron comisiones sin análisis y sin hacer público lo que allí pasa. Incluso, hay dos regidoras que han pedido permiso para que las dejen cobrar dos sueldos, el de regidora y el de sus anteriores empleos. Como en el anterior Cabildo, los regidores sólo sirven de comparsa y acuden como damas de compañía a los actos comunes de la alcaldesa donde posan para las fotos… Así con ¿qué calidad moral van a oponerse a que la regidora Margarita Rivera, del Partido Socialista de México, haya pedido permiso para ceder su espacio a la esposa de Ramiro Solorio, de quien ha sido empleada desde hace muchos años?. Pues no hay forma, todo sigue siendo la misma corrupción y simulación de siempre. Adiós a la cuarta transformación en Acapulco…

DE REFILÓN

El gobernador de Guerrero don Héctor Astudillo Flores, está tirando la casa por la ventana con su tercer informe de gobierno. No con poco esfuerzo, el mandatario guerrerense ha sabido vencer muchas adversidades políticas, entre ellas la de la violencia, un tema que lo acosa siempre. Aunque son poco palpables los avances en su gobierno, la campaña mediática que inció busca visibilizarlos. Aún le quedan tres años para consolidar logros y generar nuevas perspectivas. Destaca en estos anuncios la inversión realizada en varias obras y proyectos; si se suman esos millones, seguramente sobrepasan lo presupuestado anualmente. Sería interesante conocer cómo ha cumplido el gobierno estatal con sus compromisos y deudas, este es un tema pendiente. Mientras que goce su fiesta de tres años…

Por Carlos Nava, 13 Octubre 2018

LEAVE A REPLY