“Desastre antihigiénico”, en andador Bahía de Acapulco

“Desastre antihigiénico”, en andador Bahía de Acapulco

155
0
SHARE

No puede ser, que ironía, hasta en Ciudad Renacimiento la Comisión de Agua Potable y Alcantarillado del Municipio de Acapulco (CAPAMA) contamina a la Bahía de Acapulco, y es que así se llama el andador donde cae las aguas negras de su planta tratadora.

Como un “desastre anitihigiénico”, califican vecinos de este lugar a la planta tratadora de aguas residuales ya que diariamente esa planta se convierte en una fuente de contaminación del río de La Sabana que va a dar a la laguna negra de Tres Palos, denunció don Gabriel Morales Rodríguez.

Aquí es insoportable el olor a perro muerto, la lumbre que arrasa con basura y plumas de pollo por todas partes, la basura de plástico a todo lo largo y ancho del riachuelo, es el panorama cotidiano que se vive en esta parte de Ciudad Renacimiento y La Sabana.

“Yo quisiera que vinieran acá las autoridades, que vean con sus propios ojos este basural, este canal que tiene mucho escombro, se va tapar el río, va a inundar aquella parte”, se queja don Gabriel, mientras señala los muebles viejos que tira la gente, los animales muertos, los pedazos de madera, de cemento, de cubetas de sangre de animales recién sacrificados.

También en la accidentada bajada, pudimos ver que alguien tiró aquí sus libros, 14 tomos de una vieja enciclopedia “Salvat” color vino, que en los años setentas costaban 750 pesos. Pero como ya lo ilustraron, el dueño optó por mandarlas al canal.

Uno de los libros que quedó abierto porque le quedó zapato un viejo encima, tenía una gráfica, era la página 172, donde hablaba de la contaminación de los ríos, lagunas y mares. Ríos como el de La Sabana, y bahías como la Santa Lucía, pero no hablaba de estas bellezas naturales.

Tripas de pollo y cerdo, sangre gelatinosa…

Sin embargo, también reconoció que mucha gente tiene la culpa al tirar su basural a este canal, “no piensan en las consecuencias, en las enfermedades que nosotros mismos estamos propiciando a nuestra familias, a nuestros hijos, no entendemos que esto nos puede provocar enfermedades”.

Y efectivamente, cuando arribamos a este sitio apestoso, pudimos ver de como las señoras tiran desde la parte alta sus bolsas de basura; también hubo niños que sacaban sus botes de basura para tirarlos al riachuelo.

Para llegar allí pasamos un puentecito, debajo, es un defecadero, mucha ropa sucia es parte de este chiquero. A un lado, un túnel de agua tratada desemboca justo al paso del riachuelo. Aquí fácilmente saldrían al menos 10 carretones de basura, pero no es la Zona Dorada ni hay por aquí ningún fórum imperial.

En el trayecto, rumbo al canal, un señor cerró con una tranca el acceso a sus corrales y casa, allí había tripas de pollo, huesos de marranos con moscas verdes que parecían avispones, olía a sangre, había una mancha roja gelatinosa. El señor se encerró y encendió una bocina con música a todo volumen.

Reiteró su llamado a la CAPAMA, al Ayuntamiento y sus Servicios Públicos Municipales a que vengan a desengañarse a este canal que está a un lado del andador Bahía de Acapulco en Renacimiento, “para que no se echen la bolita como siempre pasa, ojalá vinieran todos, los de la CAPAMA principalmente, y que se repartan la chamba, pero queremos que vengan ayudarnos ya, que no estamos para discursos bonitos de que se está limpiando los canales y el río de La Sabana, y una muestra de que hay zonas muy sucias es precisamente ésta”.

Aquí los zapatos quedan nejos y jediondos, pero lo más grave y preocupante es que ya no crezca esta enorme olla de aguas negras, caldo de cultivo de diversas enfermedades de la piel sobre todo en niños y viejos.

Por Ignacio Hernández Meneses, 30 Abril 2019

LEAVE A REPLY