Alarmas y advertencias por COVID-19 no funcionan en Acapulco

Alarmas y advertencias por COVID-19 no funcionan en Acapulco

627
0
SHARE

El ayuntamiento no aplica ninguna medida preventiva ni acciones para proteger a cientos de bañistas que atiborran las playas. La alcaldesa solo pide no politizar la crisis.

Las alarmas y advertencias para cuidarse del contagio del Coronavirus salen sobrando en Acapulco donde cientos de turistas, la mayoría nacionales, disfrutan del calor y el agua salada con la creencia de que las altas temperaturas matan al virus.

La disposición de cerrar bares, discotecas, restaurantes y plazas comerciales en Acapulco para evitar la propagación del Covid-19 apenas duró unas horas. Los empresarios y hoteleros decidieron mantener abiertos sus comercios. Horas después, la alcaldesa Adela Román Ocampo (Morena) se desdijo: “El cierre es opcional” y lo dejó a la conciencia de cada propietario.

El anuncio sólo tuvo efecto la noche del jueves, primer día de la disposición, pues los bares y restaurantes en la Costera lucían semivacíos.

La Secretaría de Salud en Guerrero ha identificado a cuatro infectados con Covid-19, tres de ellos en Acapulco. Todos los casos se dieron por el arribo de personas que ingresaron contagiados al estado.

Este sábado los turistas disfrutaron de las playas acapulqueñas sin filtros de revisión ni ninguna otra medida que haya aplicado el gobierno municipal. La alcaldesa Adela Román ha pedido que nadie se aproveche de la emergencia por el virus pero ella misma ha escenificado actos para promocionarse, como la instalación del Comité Municipal de Salud que como se pudo apreciar este día en las playas no tiene ninguna utilidad.

“No es hora de querer obtener ganancias en momentos de crisis. Es momento de la unidad y de darnos la mano”, dijo la alcaldesa

En su mensaje, Román Ocampo señaló que “no es tiempo de politizar las acciones ante una emergencia que puede cobrar vidas de acapulqueños y dejar en situación crítica la economía de muchas familias y empresas”.

No obstante los llamados y las declaraciones y el culto a la personalidad usando la emergencia, no existen medidas sanitarias efectivas para proteger a turistas que visitan sin ningún control sanitario este destino de playa.

Ayer, en Acapulco la vida transcurrió casi de forma cotidiana. En la costera Miguel Alemán el flujo de los autos por momentos se intensificó, aunque el dirigente de transportistas, Fernando Palacios Nájera, expresó que después del anuncio de los del nuevo coronavirus en el estado, 25% de los usuarios desaparecieron.

Las playas no estaban vacías; los turistas desde muy temprano comenzaron a llegar y los prestadores de servicios esperaron que durante la tarde y noche arribaran más.

Los restaurantes lucieron con apenas 25% de sus mesas ocupadas, y en los hoteles las reservaciones cayeron 30%.

Los únicos que han abandonado a Acapulco por el coronavirus fueron los canadienses. Estos extranjeros son de los pocos que no han dejado de visitar el puerto.

Bajo Palabra Guerrero

LEAVE A REPLY