Como un papanatas llegó a alcalde muchos otros aspiran a sucederlo: Walton...

Como un papanatas llegó a alcalde muchos otros aspiran a sucederlo: Walton es un ingrato

856
0
SHARE

Para nadie es un secreto que llegar a ser alcalde de Acapulco significa salir millonario, sea o no sea capaz, tenga o no tenga el perfil, sea nativo o sea turista, pero que tenga ganas de serlo y una sed de poder y dinero que ofrece sin reparo alguno la clase política acapulqueña.

Si llegó Evodio a la alcaldía a enriquecerse a lo bestia, cualquiera que se lo proponga puede aspirar y llegar a sucederlo.

A Luis Walton Aburto no le bastó con ser presidente municipal del municipio que le vio nacer, crecer, reproducirse, acumular una incalculable fortuna atribuida al desempeño de su profesión, pero enriqueciendo a muchos al llamarlos a colaborar en su gestión.

No le bastó todo eso y ahora manda a traer a sus cuates hasta Coahuila, para que se metan a la pelea y busquen lo que debería ser para los acapulqueños.

Todo lo positivo que habíamos encontrado en él se diluye con el solo propósito de heredar a Acapulco la afrenta de que otros vengan a saquearlo con tal de cumplir compromisos personales que de la misma manera debe solventar.

Es ser muy ingrato para con la patria chica que le ha dado todo, una vida llena de abundancia material para muchos envidiable. Walton no va a ver cristalizar sus diabólicos planes por obvias razones, porque los acapulqueños preferirán votar por el payaso de Televisa o por la esposa de uno de los saqueadores contumaces de este sufrido y aguantador municipio.

Finalmente creemos sucederá al mañoso y cínico alcalde que padecemos, aquel que entregue más limosnas a manera de despensas de todos los que se apunten para obtener botín tan codiciado por entes tan despreciables, porque bien vale un plato de moros con cristianos a cambio de un ya muy devaluado voto acapulqueño.

 

A Fondo Guerrero, 21 noviembre 2017

LEAVE A REPLY