La corrupción desangra el presupuesto de Acapulco; 300 mdp se fugan

La corrupción desangra el presupuesto de Acapulco; 300 mdp se fugan

455
0
SHARE

Fue aprobado por una banda de regidores y síndicos corruptos que cuestan al pueblo 157 millones de pesos.

Acapulco, Guerrero.- Con una administración municipal sin resultados verificables, abrumadoramente mediocre y corrupta, el alcalde perredista de Acapulco, Evodio Velázquez tendrá a su disposición este año más de cuatro mil millones de pesos que manejará sin transparencia y sin que nadie que lo obligue a rendir cuentas; a este alcalde lo acompaña uno de los cabildos más caros y corruptos del país que cuesta a los ciudadanos 157 millones de pesos anuales sin que se vea por ninguna parte la utilidad de mantener a un grupo de políticos que no rinden lo que cobran.

El 2018 es el “Año de Hidalgo” para este alcalde perredista que ha sido exhibido múltiples veces de sinvergüenza. Si en 2017, presupuestalmente dejó en bancarrota el ayuntamiento de Acapulco, este año, donde toda la atención estará en el tema electoral, espera ir por más.

El presupuesto 2018 está diseñado de tal manera que deja agujeros por todas partes por donde se fugarán al año alrededor de 300 millones de pesos, como resultado de la corrupción. Como ocurre cada año, este no es la excepción, el aumento más significativo se da en el rubro de “servicios personales”, es decir los salarios, en el presupuesto 2018 se aumenta 35 millones pesos. Este año se destinaron mil 492 millones 787 mil 390 pesos. En 2017 fueron mil 457, millones 847 mil 091 pesos. El incremento se da sin ninguna valoración previa que lo justifique, es decir, rendimiento y efectividad del gasto.

Otra segmento del presupuesto que también incluye el mayor gasto, es el llamado “Modernidad, honestidad y orden en la administración pública”, un concepto donde no se ve la utilidad de la inversión, pues el ayuntamiento no muestra avances en esa materia. Este año dispondrán de mil 417 millones 223 mil 325 pesos, 298 millones más que en 2017 que fue de mil 119 millones 189 mil 077 pesos. Al igual que en todos los demás áreas donde crece el presupuesto, no existe análisis comparativo de rendimiento 2017-2018 para justificar el aumento.

Entre gastos de operación, sueldos, y modernidad administrativa se llevan poco más de la mitad de los 4 mil 034 millones, 103 mil, 850 pesos que se tienen destinados como presupuesto general para Acapulco. Violencia y feminicidios Contrario a lo anterior, disminuye en 3 millones 500 mil pesos, el gasto en las llamadas “Causas sociales de la violencia”, un concepto vago e ineficaz que supuestamente se basa en “programas integrales de desarrollo social, cultural y económico que modifiquen el entorno para propiciar la convivencia y la cohesión social, así como disminuir los factores de riesgo que facilitan fenómenos de violencia y de incidencia delictiva”, nada de esto ha ocurrido, pese a que en 2017 se destinaron 499 millones 092 mil 677 pesos, y para 2018, serán 496 millones 672 mil 832 pesos. ¿Si no se perciben cambios en las conductas delictivas en Acapulco, a dónde fue a parar tanto dinero? Pero además, este es otro programa arbitrario, sin medición, ni resultados.

La secretaría de la Mujer, destinó sus energía a realizar eventos y actividades de animación publicitaria para las fotos, más que a ocuparse a fondo del problema de la violencia.

Acapulco sigue siendo el municipio con mayor incidencia en feminicidios de Guerrero, a pesar del aumento del presupuesto para combatir esa violencia. En 2017 se etiquetaron 5 millones 676 mil 308 pesos, y para 2018 este presupuesto aumentó a 6 millones 191 mil 897 pesos.

El año pasado se destinó para la alerta de género 4 millones 973 mil 826 pesos. Nada de ese dinero gastado se notó en la realidad, los crímenes contra mujeres aumentan y siguen presente en Acapulco. No existen programas efectivos, ni personal profesional para realizarlos, en la secretaria de la Mujer, las titulares son improvisadas.

Para este 2018, el presupuesto para la alerta de género aumenta a 5 millones 394 mil 326 pesos, ahora hay más dinero pero siguen las mismas prácticas omisas y el mismo personal sin profesionalización.

Lo que destaca en este rubro son los 96 mil 263 pesos destinados para una unidad burocrática titulada “Dirección de investigaciones jurídicas de género”, no se conoce cuál es su rendimiento ni por qué se creó. El ayuntamiento es una entidad de gobierno, no hace investigaciones académicas, para eso está la universidad. Sin embargo, por ahí se fuga parte del presupuesto. Población marginada Otro apartado para tomarse en cuenta porque sin justificación previa también se incrementó, es el llamado “atención a la población marginada”.

Pasó de 120 millones 391 mil 074 pesos, en 2017, a 128 millones 496 mil 813 pesos, creció poco más de 8 millones. El apartado que el año pasado se llamó “Alimentación y nutrición”, desapareció sin ninguna explicación, ahí estaba el programa de La tiendita ahorradora, el plan electorero del alcalde y su mujer en su pretensión de lograr otro cargo de elección popular. No existe rendición de cuentas de cómo y en qué se gastaron 700 mil pesos que le destinaron el año pasado.

En Acapulco viven unos 20 mil habitantes de cuatro pueblos originarios de Guerrero, para este sector, uno de los más marginados, en el año 2017, sólo se le destinó un millón 055 mil 375 pesos, que pareció muy poco, esto porque el alcalde tenía intenciones de correr al director, hasta que lo logró. Luego colocó en su lugar a Iris Rosas Sereno, una afiliada a su corriente.

Sin embargo, en el presupuesto 2018, el gasto para los indígenas es realmente una ofensa, solo le destinan 223 mil 815 pesos. Así se muestra el despreció del alcalde perredista a ese grupo.

Durante el año pasado esa dirección estuvo sin titular varios meses, es prácticamente una dirección inexistente, sin programas y sin vínculos con los pueblos indígenas radicados, y así sigue.

Cultura para qué En el 2017 se destinaron para el “Crecimiento del acervo del patrimonio cultural del municipio” un millón 415 mil 862 pesos, pero el rubro aparece duplicado en el presupuesto de ese año, pues por otra parte se destinan 302 mil 545.00 para la misma cosa. Llama la atención la forma discrecional en que se usó este recurso pues no existe un reglamento, para reglas de operación para ese tipo de acciones.

Este es un concepto que debería estar dentro del presupuesto general de cultura, pero no aparece ahí. La adquisición de patrimonio cultural y artístico, incluye, obras de arte urbanas y para museos, la adquisición debe estar regulada por un comité de expertos, eso no existe en Acapulco, el alcalde es el que se asume como conocedor y dispone a su antojo del dinero público. Para este año, sin siquiera saber en qué consiste o cómo se utilizó el dinero en 2017 y cuáles fueron las adquisiciones y con qué criterio se hicieron, se destinan: 975 mil pesos.

El año pasado, la dirección de “fomento a la cultura” recibió el 11 millones 550 mil pesos. Para 2018 esa dirección tendrá un millón de pesos menos, recibirá sólo 10 millones 972 mil pesos desglosados de la siguiente manera: Apoyo a proyectos culturales 200 mil pesos. Feria Internacional del Libro Acapulco: 550 mil pesos.

Festejo del día de la Independencia 150 mil pesos; esta actividad no debería estar en esta unidad administrativa, sino en Educación o Presidencia.

Festival cultural Fandangro que realiza una amiga de la esposa del alcalde, Perla Edith Martínez, de nombre Guadalupe Rodríguez.

Este año recibirá 100 mil pesos del Fortamun, más 300 mil pesos de recursos propios del ayuntamiento, haciendo un total de 400 mil pesos, más que el apoyo etiquetado a Proyectos Culturales que es una necesidad formativa.

El Fandangro es el negocio de una pareja que nunca rinde cuentas de lo recibido, por eso están vetados en la Cámara de Diputados para recibir apoyos; aun así, el gobierno de Acapulco le entrega más dinero que para la escuela de iniciación artística a la que no etiquetó nada. Festival Internacional La Nao Acapulco, le fueron asignados 8 millones de pesos.

Administrativamente, ya no le toca hacerlo al actual gobierno, sin embargo, según dijo el director de Cultura, quieren dejar comprometido todo el presupuesto.

El alcalde y su hermano tienen negocios ahí y varios compromisos. Intervención de arte urbano en espacios públicos, es un programa que requiere evaluación y no está cuantificado su beneficio social, tiene 300 mil pesos.

Sábados culturales, un programa fracasado, hecho con la mentalidad de un niño de primaria y sin ningún beneficio social probado, tangible, le pusieron un millón 372 mil pesos.

Durante 2017 El robo o desvío del dinero público se justificó con actividades de una calidad ofensiva que para colmo fue avalada por miembros de una acomodaticia e hipócrita comunidad cultural.

Para la Escuela de Iniciación Artística el gobierno municipal no destinó presupuesto, prefirió darle 400 mil pesos a una asociación dudosa como el Fandangro y un millón de pesos a sábados culturales donde se han robado el dinero, que apoyar la formación artística de niñas, niños y jóvenes.

Presidencia, dinero a discreción El presupuesto asignado para Presidencia es de 97 millones 420 mil 793 pesos con 52 centavos; 6 millones 271 mil 545 pesos más que en 2017. Este es un dinero que maneja a su antojo el alcalde, sin dar explicación alguna.

Dentro de ese presupuesto es notorio el gasto de un millón 640 mil 728 pesos en la llamada Secretaría Técnica que lleva varios meses sin titular.

Allí despachaba el defenestrado ex secretario de Cultura estatal, Arturo Martínez Núñez, echado por el alcalde Evodio desde el año pasado. Para el culto a la imagen del alcalde, el gobierno destinó 38 millones 455 mil 135 pesos; un poco menos que lo gastado el año pasado. Este es un recurso que no se transparenta, su empleo se hace de forma arbitraria y patrimonialista por el propio alcalde.

El gasto de este dinero no tiene ningún efecto benéfico en los ciudadanos, termina siendo parte de los 300 millones de pesos que alimentan la corrupción de funcionarios y empleados.

Regidores y síndicos Regidurías y sindicaturas gastarán 166 millones de pesos. Regidores y síndicos no aportan nada al desarrollo de Acapulco. Muchos no llegan a sus oficinas, otros llegan por ratos pero sin hacer nada.

La primera sindicatura dispondrá de 13 millones 164 mil 685 pesos.

Mientras que la segunda sindicatura, a cargo de una regidora que sólo aparece cuando hay sesiones, el presupuesto será de 14 millones 665 mil 953 pesos.

Entre las dos regidurías se fugan 27 millones 830 mil 639 pesos que harían felices a cientos de jóvenes que cursan la universidad si recibieran ese apoyo.

El presupuesto para las Regidurías pasó de 121 millones 413 mil 803 pesos a 129 millones 451 mil 949 pesos. El aumento se dio en los conceptos de Gasto de Orden Social y Cultural y Ayudas Sociales a Personas que subió de 16 millones 800 mil a 19 millones 550 mil; además de sumar un concepto por erogaciones adicionales que es por 2 millones 538 mil 145 pesos.

El resto de los montos se mantienen igual al año pasado y es de las áreas donde se mantuvo el monto asignado para vida cara de 13 millones 204 mil pesos.

Otras dependencias de la Secretaría General que incrementaron su presupuesto son la Dirección de Registro Civil que subió cerca de 6 millones de pesos; la Secretaría General, Dirección de Asuntos Jurídicos, de Gobernación, Vía Pública, en la Subsecretaría General de Asuntos Políticos, Sociales y Religiosos, y Coordinación Técnicas de Protección Civil y Bomberos, en total el presupuesto es de 177 millones 775 mil 790 pesos.

Más robadera En el presupuesto 2018 también destaca el concepto de “gobierno inclusivo”, una cosa que no se sabe qué es, ni para qué sirve a los ciudadanos, sin embargo, el año pasado le destinaron 4 millones 773 mil pesos, y para 2018, le etiquetan 6 millones 877 mil 560 pesos, sin explicación alguna.

No se sabe quién es el responsable, en qué consiste y cuáles fueron sus resultados el año pasado, como para justificar ese aumento.

Como si fuera algo muy exitoso que le ha traído beneficios a los ciudadanos, le aumentan 2 millones 107 mil pesos para este año.

El año pasado se desviaron o robaron 515 mil pesos de los siguientes proyectos no realizados. Al llamado Instituto municipal de planeación, se le etiquetaron 120 mil pesos para foros ciudadanos de consulta y participación que no hubo.

También se destinaron 65 mil pesos para gestión y seguimiento de la construcción del teleférico, una obra de la iniciativa privada, en la que el gobierno no debía gastar nada. Asimismo, se destinaron 180 mil pesos al “International Acapulco model united nations”, hasta la fecha nadie sabe qué fue eso.

Y 150 mil peso para “convenios de colaboración social estratégica con la iniciativa privada”, tampoco está claro qué es eso, lo que sí es cierto es que todo ese dinero desapareció.

Otras joyas más que trae el presupuesto 2018, es el gasto de 528 mil 380 pesos en “prendas de seguridad y protección personal”, asignado a la Secretaría Particular, esto es un misterio para qué son.

En el análisis del presupuesto de Turismo del 2017, destacan dos programas fracasados, no realizados. La llamada “cartilla turística interactiva” con un costo de 250 mil pesos, que no existe, pero seguramente el dinero tampoco.

Así también, el programa llamado “cultura turística infantil”, al que le pusieron 100 mil pesos; fue una ocurrencia que sólo tuvo como fin robarse el dinero. ¿Por qué es tan cara la transparencia? ¿Por qué la inexistente transparencia y rendición de cuentas cuesta tanto a los ciudadanos? Para este segmento ubicado en el rubro denominado “Paz, justicia e instituciones sólidas”, gastarán 103 mil 642 pesos.

Además de la falta de transparencia hay otro rubro fantasmal llamado “Vinculación del gobierno con la ciudadanía en decisión de las políticas públicas”, al que asignan 5 millones 171 mil 455 pesos. Una política impracticable por el gobierno perredista más corrupto de Acapulco.

Por Hugo Nolasco, 27 Febrero 2018

LEAVE A REPLY