La Cofece advierte a los dueños del futbol: “si no cooperan, habrá...

La Cofece advierte a los dueños del futbol: “si no cooperan, habrá consecuencias”

60
0
SHARE
Cruz Azul. Investigación en curso. Foto: Eduardo Miranda

Desde el 29 de junio último, todo el futbol mexicano está bajo escrutinio de la Comisión Federal de Competencia Económica, que persigue de oficio los convenios y actos que representen prácticas monopólicas absolutas. ¿Qué detonó el caso? Sergio López Rodríguez, el funcionario que encabeza las indagatorias, aún no lo revela, pero sí advierte a quienes no quieran colaborar: “El personal de esta comisión puede acceder a domicilios y obtener copias de información digital y física. Contamos con equipo forense que conectamos a las computadoras y copiamos los discos duros y nos traemos la información para analizarla”.

Los dueños de los equipos de todas las divisiones profesionales del futbol mexicano, sus directivos, cuerpos técnicos, jugadores y sus promotores, representantes o agentes, entre otros integrantes del balompié, están bajo investigación de la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) por probables prácticas monopólicas absolutas.

Desde el 29 de junio último, la autoridad investigadora del gobierno busca confirmar sus sospechas de que en este deporte se cometen acuerdos entre “agentes económicos competidores entre sí” para manipular precios y cantidades o coordinar posturas en el mercado de fichajes que tienen efectos nocivos sobre jugadores, aficionados y la economía. Se trata de actos que violan la Ley Federal de Competencia Económica. 

Es así que la indagatoria de oficio alcanza a los 18 equipos de la Liga MX, 16 de la Liga MX Femenil, 64 de la Liga Premier (segunda división) y 217 clubes de la tercera división.

Este caso destaca porque tiene bajo la lupa a una industria que viola sus propias reglas: la Federación Mexicana de Futbol permite conductas que prohíbe la Federación Internacional de Futbol Asociación (FIFA), máxima autoridad del balompié mundial, como son los dobles contratos (usualmente utilizados para pagar menos impuestos) y el pacto de caballeros con el que se ha llegado a vetar a jugadores y a entrenadores. 

Así, la ley consigna que dichas prácticas monopólicas absolutas sean castigadas con multas equivalentes a 10% de los ingresos de las empresas señaladas, sanciones contra personas físicas e inhabilitaciones por cinco años para ejercer puestos directivos.

El Código Penal Federal también castiga dichos acuerdos: el artículo 254 bis establece que la persona que realice una práctica monopólica absoluta comete un delito y corre el riesgo de ir a prisión por un periodo de cinco a 10 años.

En entrevista con Proceso, Sergio López Rodríguez, titular de la Autoridad Investigadora de la Cofece, área que encabeza las indagatorias sobre el futbol mexicano, explica que todos los involucrados están obligados por la ley para colaborar en el caso. Y advierte: “Si no cooperan, habrá consecuencias”.

Los dientes de la Cofece

De acuerdo con López Rodríguez hay evidencias de que en el mercado de fichajes de jugadores de futbol “los competidores se podrían estar poniendo de acuerdo para violar la ley”.

El funcionario expone que están solicitando información a la Federación Mexicana de Futbol, a los equipos, a jugadores y a sus representantes para fortalecer su hipótesis. Advierte que podría no ser fácil… 

Sin embargo, asegura que aunque los sujetos obligados se desistan a colaborar, la Cofece tiene las herramientas legales para obtener información, como solicitar informes escritos, citar a personas para que declaren o realizar verificaciones mediante órdenes de visita. 

Además, “el personal de esta comisión puede acceder a domicilios y obtener copias de información digital y física. Contamos con equipo forense que conectamos a las computadoras y copiamos los discos duros y nos traemos la información para analizarla”, agrega el fiscal.

El funcionario también dice que su oficina puede acreditar prácticas monopólicas –incluso– de pruebas indirectas porque en 2015 la Suprema Corte de Justicia de la Nación reconoció que dichos actos suelen realizarse en secreto o de manera encubierta para dificultar el hallazgo de evidencia. 

“No necesito tener el contrato si dispongo de las pruebas indirectas que concatenadas me lleven a suponer que existe (el señalamiento) y es suficiente para ­imputar. Basta con allegarme de pruebas mediante las cuales cuente la historia si son competidores, si se comunicaron y se pusieron de acuerdo.”

Recompensa para el arrepentido

López Rodríguez destaca que la ley también premia a quienes acuden a la comisión para confesar que se pusieron de acuerdo para manipular el precio de un fichaje. De ser así, el informante se compromete a cooperar plenamente en la investigación y no pisará la cárcel. 

“Es parte del Programa de Beneficio de Reducción de Sanción y de Inmunidad. En vez de recibir la multa que le corresponde –el 10% de sus ingresos– el castigo sería sólo de un salario mínimo”, dice.

El programa no sólo aplica para el primer arrepentido. Quienes posteriormente acudan a la Cofece obtendrán beneficios en función del orden en el que se presenten: al segundo informante le corresponde 50% de reducción de la multa y al tercero, 30%; un cuarto informante tendrá 20% de descuento. 

Hasta el miércoles 14, cuando este semanario habló con la autoridad investigadora, ninguna persona bajo sospecha había acudido a la Cofece para colaborar.        

Diligencias

El lunes 5, elementos de la Comisión Federal de Competencia Económica, escoltados por patrullas de la Gendarmería Nacional, acudieron simultáneamente a las sedes de los quipos América y Cruz Azul. Los elementos de seguridad de las instalaciones del conjunto de Coapa se rehusaron a recibir la notificación de la autoridad.

Una hora después, los funcionarios fueron autorizados a pasar. De acuerdo con medios que cubrieron las actividades de las Águilas, los representantes de la Cofece abandonaron las instalaciones por una puerta trasera. 

–¿Hay voluntad y disposición de los equipos para colaborar?

–Todos están obligados a cooperar. Lo que le puedo decir es que ejerzo mis facultades y cada quien toma su postura. Tienen una obligación de cooperar. Si no lo hacen, hay consecuencias.

“Si no me aportan datos, existe lo que se conoce en la ley como medida de apremio: o me dan la información o te ­impongo una multa por no haber proporcionado lo que la comisión requiere. La comisión verá de dónde la obtiene, si recurrimos a información pública, a un distribuidor o a una tercera fuente de acceso.”

–¿Las partes involucradas están cooperando? –se le insiste

–Estamos desahogando la etapa, haciendo uso de nuestras herramientas de investigación…

El miércoles 7 la Cofece confirmó sin dar detalles que ya había iniciado de oficio una indagatoria sobre los equipos profesionales del futbol nacional por la posible comisión de prácticas monopólicas absolutas durante el régimen de transferencias.

De acuerdo con el comunicado del organismo, publicado en el Diario Oficial de la Federación, las pesquisas durarán entre 30 y 120 días hábiles. La dependencia precisó que el periodo de las investigaciones puede ampliarse hasta en cuatro ocasiones. Es decir, esta etapa del caso podría durar dos años y medio.

Río revuelto en el Cruz Azul

La investigación de la Cofece resucitó casi de inmediato la pugna interna en la Cooperativa La Cruz Azul y las denuncias contra su director general, Guillermo Billy Álvarez, quien también preside al equipo de futbol de la empresa. 

El lunes 12 ocurrieron manifestaciones de los cooperativistas, como la encabezada por el grupo conocido como CruzHada, integrado por las esposas de los mandos medios de la cementera. 

Entre consignas contra Billy Álvarez y exigencias para que las indagatorias se realicen con profundidad en el club cruzazulino, las cruzhadas aprovecharon la coyuntura para exigirle cuentas a su director general, a quien reiteradamente le piden renunciar. 

“¡Que Guillermo Álvarez Cuevas rinda cuentas de los fideicomisos, como se lo notificó el juez! ¡CruzHada contra la fabricación de delitos! ¡Auditen a la familia Álvarez-Garcés!”, se leían en las pancartas exhibidas en el corporativo del Cruz Azul.

La agrupación de la CruzHada surgió en septiembre último, luego de que varios socios de la cooperativa denunciaron la existencia de una red de corrupción contra Víctor Manuel Velázquez Rangel, director comercial, y José Antonio Marín Gutiérrez, presidente del Consejo de Vigilancia de la cooperativa. Ambos son cabezas visibles de la disidencia que intenta expulsar a Guillermo Álvarez.

Las decisiones en la cooperativa corresponden al Consejo de Administración, presidido por Raúl Antonio Enríquez López, entidad que también está controlada por el Consejo de Vigilancia y la Dirección Comercial. De acuerdo con fuentes consultadas, este último consejo y la CruzHada cuentan con el apoyo del Sindicato Mexicano de Electricistas, del exsecretario de Gobernación Miguel Ángel Osorio Chong, de su hermano Eduardo y del empresario Noé Paredes.

Cuando al titular de la Autoridad Investigadora de la Cofece se le expone que en el equipo del Cruz Azul corren versiones sobre que el exsecretario de Gobernación Osorio Chong está detrás de la investigación, el fiscal responde que “el tema es nuestro”.

 Sergio López Rodríguez aclara que “es una información de oficio que surge porque estamos monitoreando. Hay investigaciones que se generan por denuncias, pero aquí arrancamos de oficio.

“¿Cómo nos enteramos? En lo particular hubo un tema que nos llevó a indagar un poco más y a obtener elementos que nos dieron una causa objetiva. Hay un indicio de que alguien puede estar violando la ley. Debido a la misma ley no le puedo decir exactamente cuál fue el indicio.”

También detalla que la investigación contra el futbol mexicano es una de las 27 que mantiene la Cofece; es decir, representa sólo 5% de los asuntos que lleva. 

“Cada caso tiene su trascendencia para la comisión. En este momento estamos analizando si hay prácticas monopólicas absolutas en el mercado del gas LP, en la emisión de bonos de deuda del gobierno mexicano, de posibles manipulaciones de licitaciones en el sector salud, investigaciones relacionadas con el sector energético en cuanto a la comercialización y distribución de la gasolina”, añade.

El equipo de la autoridad investigadora está integrado por 140 personas. De ellas, 30 se encargan de revisar las prácticas monopólicas absolutas, como las que indagan en el futbol mexicano.

“Este caso puede tener dos finales: proponerle al pleno de la comisión el cierre, porque no hay nada, o le propongo el dictamen de probable responsabilidad. Ahí termina lo mío cuando hago la propuesta”, dice López.

Por RAÚL OCHOA,

LEAVE A REPLY