El SAT de EPN y Calderón perdonó las fábricas de chatarra en...

El SAT de EPN y Calderón perdonó las fábricas de chatarra en años que México se hundió en obesidad

245
0
SHARE

Esta semana, mientras en la Cámara de Diputados se aprobaban históricas modificaciones a la Ley General de Salud en materia del etiquetado en alimentos y bebidas, la organización Fundar difundió la lista con los nombres de personas y empresas beneficiadas por el Servicio de Administración Tributaria en los años 2007-2015.

La lista incluye a nueve empresas que pertenecen al grupo ConMéxico, un consejo que cabildeó por más de 12 años un etiquetado “a modo”, en medio de una crisis de obesidad que alcanzaba al 32.4 por ciento de los mexicanos. Grupo Lala, Conservas La Costeña, Grupo Peñafiel, Bacardí y Compañía, Colgate-Palmolive, Grupo Herdez, Ferrero, Nestlé y Bimbo fueron las favorecidas por el SAT, órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público.

Ciudad de México, 5 de octubre.– Las empresas de la industria de las bebidas azucaradas y chatarra no solo fueron favorecidas por los dos últimos gobiernos con un etiquetado “a modo”, también recibieron condonaciones por 3 mil 769 millones 615 mil pesos, mientras la obesidad aumentaba afectando al 32.4 por ciento de los mexicanos.

Al menos nueve de las 39 empresas asociadas del Consejo Mexicano de la Industria de Productos de Consumo, A.C. (ConMéxico), que agrupa a las corporaciones líderes en los mercados de alimentos y bebidas no alcohólicas, bebidas alcohólicas y productos de cuidado personal y del hogar, aparecen en la lista liberada por el Servicio de Administración Tributaria (SAT) a la organización Fundar, Centro de Análisis e investigación para que se hicieran públicos los datos de las personas físicas y empresas a quienes se les condonaron o cancelaron adeudos fiscales en el periodo que abarca del 1 de enero de 2007 al 4 de mayo de 2015.

Esta semana, en un hecho histórico y luego de más de 12 años de lucha por parte de organizaciones, la Cámara de Diputados modificó la Ley General de Salud para que sean obligatorios sellos de advertencia en productos que contengan altos niveles de azúcares, sodio, grasas saturadas y calorías.

La aprobación al proyecto de decreto fue unánime: 445 votos a favor y ni uno en contra.

Diputados de Morena se manifestaron en la tribuna a favor del llamado etiquetado frontal. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro.

Durante años y especialmente los dos últimos sexenios –el del panista Felipe Calderón Hinojosa y el del priista Enrique Peña Nieto–, las organizaciones de la sociedad civil acompañadas por organismos e instituciones internacionales, incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS), lucharon porque en México se tuviera un etiquetado claro, pero las legislaturas pasadas –2012-2015 y 2015-2018– desecharon iniciativas de ley presentadas en un claro contubernio con las empresas de la industria chatarra, en especial las agrupadas en ConMéxico.

Así lo denunciaron en distintas ocasiones organizaciones como El Poder del Consumidor que preside Alejandro Calvillo.

“Fue justamente venderse frente a los intereses de las corporaciones. No lo podemos comprobar económicamente, pero en los hechos toda esta cuestión de brindarse favores mutuamente, lo vemos mucho con esto de las puertas giratorias”, dijo en entrevista.

Estas empresas que contribuyeron en parte a la epidemia de la obesidad en México no solo se favorecieron con un etiquetado “a modo”, ahora sabemos que también fueron condonadas con millones de pesos por el SAT.

Durante años y especialmente los dos últimos sexenios –el del panista Felipe Calderón Hinojosa y el del priista Enrique Peña Nieto–, las empresas de comida chatarra y bebidas azucaradas se vieron favorecidas. Foto: Cuartoscuro.

Grupo Lala (2 mil 787 millones 780 mil 136 pesos), Conservas La Costeña (821 millones 146 mil 406 pesos), Grupo Peñafiel (78 millones 615 mil 360 pesos), Bacardí y Compañía (30 millones 603 mil 425 pesos), Colgate-Palmolive (18 millones 244 mil 754 pesos), Grupo Herdez (15 millones 677 mil 264 pesos), Ferrero (12 millones 964 mil 701 pesos), Nestlé (2 millones 487 mil 522 pesos) y Bimbo (2 millones 095 mil 432 pesos) fueron las favorecidas por este órgano desconcentrado de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

“Es una muestra más de muchos contubernios de estas empresas y el Gobierno, lo vimos desde cómo se les aprobó el etiquetado, algo que diseñó la industria; también en los acuerdos que tenían desde hace muchos años en donde se metían con programas al interior de las escuelas promovidos por Coca Cola y Pepsico”, explicó Calvillo.

Para María Leticia López Zepeda, directora de la Asociación Nacional de Empresas Comercializadoras de Productores del Campo (ANEC), estas condonaciones demuestran la corrupción de los gobiernos y su falta de interés por atender a la población de México en un problema de salud tan grave como la obesidad.

“Esto nos demuestra tres cosas: una es que el Gobierno mexicano no tenía una política de salud; el segundo es que ellos le apostaron la política pública a las empresas privadas, o sea privilegiaron el negocio; el tercer problema es que entraron en contubernio, que es donde entra la condonación de impuestos”, aseguró.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016 (ENSANUT), a nivel nacional, arroja que sólo el 17 por ciento de la población lee el etiquetado y conoce la cantidad de calorías que debe consumir al día.

Durante 2017, el 88.6 por ciento de los mexicanos que fallecieron (622 mil 647) fue debido a una enfermedad, de acuerdo con las cifras de Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Las tres principales causas de estas muertes fueron ocasionadas por enfermedades del corazón (141 mil 619), la diabetes mellitus (106 mil 525) y tumores malignos (84 mil 142). Todas relacionadas con una mala alimentación.

El sistema de etiquetado vigente en México –el que vemos en la parte inferior de los paquetes– es el de Guías Diarias de Alimentación (GDA), que consiste en mostrar los porcentajes de azúcares totales, grasa saturada, otras grasas, sodio y calorías de una porción del producto respecto a las cantidades recomendadas en una dieta de 2 mil kilocalorías. Pero con el nuevo etiquetado todos los productos incluirán etiquetas con advertencias como: “Alto en calorías”, “Alto en sodio” y “Alto en grasas saturadas”.

La Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016, a nivel nacional, arroja que sólo el 17 por ciento de la población lee el etiquetado y conoce la cantidad de calorías que debe consumir al día. Foto: Victoria Valtierra, Cuartoscuro.

La modificación a la Ley General de Salud falta que sea revisada en el Senado, en donde las empresas de ConMéxico ya comienzan a cabildear.

“Las empresas de ConMéxico tienen un poder enorme, pero hay un costo alto para el Senado si decide apoyar a la industria porque en Diputados fue la votación unánime para avalar el etiquetado”, destacó Calvillo de El Poder del Consumidor.

En esto coincide Leticia López Zepeda, de la ANEC: “Nosotros esperamos que también pase en el Senado, que se puede detener en cuestiones técnicas es muy previsible, pero prevemos que se va a aprobar, los senadores tienen que ponerse del lado de la población”.

 

https://infogram.com/empresas-asociadas-de-conmexico-1h8n6mvk3jqm6xo

LAS CONDONADAS

La más beneficiada fue la empresa Lala, de Eduardo Tricio Haro, con 2 mil 787 millones 780 mil 136 pesos perdonado en impuestos, la segunda empresa con el monto más grande condonado de todas, no solo de ConMéxico, las que aparecen en la lista del SAT.

Grupo Lala, que cuenta con marcas como Lala, Nutri Deli, Plenia, leche Monarca, Chiquitín, Boreal y Mileche, fue condonada a través de Grupo Lala (2,429,955,994), Lala Derivados Lácteos (3,557,347), Lala Guadalajara (62,499,623), Lala México (125,433,775), Lala Monterrey (127,426,958), Lala Torreón (38,888,409) y Distribuidora Lala de Quintana Roo (18030).

Conservas La Costeña, la empresa de productos enlatados como chile, frijoles, salsas, mayonesa y vegetales, es otra de las condonadas por el SAT con un total de 821 millones 146 mil 406 pesos.

Grupo Peñafiel, la compañía de bebidas número tres en México, fue condonada con 78 millones 615 mil 360 pesos en el año 2013.

El 11 de abril de 2017 -ya en el último tramo de su Administración- el entonces Presidente Enrique Peña Nieto se permitió un chiste al inaugurar una planta de la refresquera Peñafiel en Tecámac, Estado de México. Dijo que la marca mexicana era suya por ser “Peña-fiel“. La declaración le valió, como muchas otras veces, una serie de memes en las redes sociales.

Sin embargo, en el registro histórico de compras de los sistemas Compranet y el POT sólo se encuentra en su administración el contrato del 13 de diciembre de 2012 por 15 mil 261 pesos para Diconsa que incluso fue pactado un sexenio antes, con Felipe Calderón Hinojosa. No hay nada más que esa adquisición en los años en que gobernó Peña Nieto.

De acuerdo con una investigación de SinEmbargo de la periodista Linaloe R. Flores, la etapa en que más le compró el Gobierno mexicano a esa marca fue de 2009 a 2013, cuando Felipe Calderón Hinojosa era el Primer Mandatario. Ello, pese a que las autoridades sanitarias de Estados Unidos habían lanzado la primera advertencia sobre el arsénico en la bebida. Los Peñafiel se adquirieron para Diconsa que abastece abarrotes en las regiones más pobres de México.

Entre 2009 y 2012, el Gobierno federal firmó 48 contratos para Diconsa por 4 millones 569 mil 246 pesos. Para reuniones de trabajo en Nacional Financiera (Nafin) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE) se hicieron 15 pedidos en ese mismo periodo por 982 mil 519 pesos.

Otra de las empresas de ConMéxico que consiguió beneficios del SAT fue Bacardí y Compañía, la firma de bebidas alcohólicas fundada en Santiago de Cuba, fue condonada con 30 millones 603 mil 425 pesos.

La multinacional Colgate-Palmolive, dueña de marcas como Suavitel, Fabuloso, Ajax, Colgate y Palmolive, obtuvo una condonación de 18 millones 244 mil 754 pesos en el año 2013.

Grupo Herdez, fundado en 1914 en la ciudad de Monterrey, Nuevo León, como distribuidora de productos de tocador y artículos para el cuidado personal, fue condonada por el SAT por un monto de 15 millones 677 mil 264 pesos.

La compañía, cuyo director Héctor Hernández-Pons Torres se vio envuelto en un escándalo en 2018 luego de que se pronunció públicamente sobre el tema electoral aconsejando a sus colaboradores a prepararse por si la economía mexicana da un viraje, también fue beneficiado con contratos del Gobierno federal en el sexenio de Peña Nieto.

A través de Diconsa el Gobierno federal le dio a Grupo Herdez más de dos mil 90 contratos por adjudicación directa por un monto de 208 millones 418 mil 568.46 pesos, de acuerdo con una revisión en el Portal de Obligaciones y Transparencia y la página Compranet.

En la lista de las empresas de ConMéxico beneficiadas por el SAT se suma Ferrero, dueña de marcas como Kinder Sorpresa y Nutella. La firma fue condonada con un monto de 12 millones 964 mil 701 pesos.

Le sigue en la lista la multinacional suiza de alimentos y bebidas Nestlé, fue condonada por el SAT con 2 millones 487 mil 522 pesos.

También aparece Bimbo, la panificadora mexicana más grande del mundo. La empresa de la familia Servitje fue condonada por un monto de 2 millones 095 mil 432 pesos.

Por Guadalupe Fuentes López

LEAVE A REPLY