Félix Salgado, una candidatura incierta que se cae en cualquier momento

Félix Salgado, una candidatura incierta que se cae en cualquier momento

1261
0
SHARE

La candidatura de Félix no es nada segura, solo está viviendo horas extras mientras así lo quiera el gobernador Héctor Astudillo Flores. Los seguidores de Félix creen que porque Morena cometió el error de hacerlo su candidato ya en automático va ser gobernador. Es triste decirlo pero se equivocan ingenuamente, hoy como nunca antes, un candidato del PRI tiene tan fácil ganar la gubernatura de Guerrero.

La candidatura y la campaña de Salgado es incierta, dudosa. La carpeta de investigación que tiene la Fiscalía de Guerrero se puede judicializar en cualquier momento porque hay elementos para hacerlo. Claro eso no significa que Salgado va a ir a la cárcel, solo que deberá ser llamado a declarar, a defenderse ante la ley, porque es parte de las formalidades esenciales del procedimiento en un delito que se sigue de oficio, entonces, de acuerdo al artículo 38 constitucional, en ese momento se pierden los derechos políticos y adiós candidatura.

Así que pierden el tiempo todos aquellos que insultan y se pelean en las redes sociales defendiendo la candidatura de Salgado, aunque la mayoría de esas cuentas son bots.

Félix no tiene nada seguro. Su campaña es un chiste, un barquito de papel en una mar tempestuosa. Lo cierto es que hay una denuncia, hay una carpeta de investigación y esa carpeta está en manos de un gobierno del PRI que también busca ganar la gubernatura.

Entonces, da mucha ternura ver a los seguidores de Félix Salgado decir que es el Prian, la derecha, los enemigos de AMLO, los que no quieren que su candidato gane la elección en Guerrero. Dicen todas esas idioteces porque no quieren aceptar que ya no es el Félix de hace 20 años, que su candidato es un presunto agresor sexual y que su candidatura vive porque así lo quiere el gobernador Héctor Astudillo.

Esos machitos que se esconden en cuentas falsas de Facebook para insultar y denigrar a las mujeres, no quieren aceptar que Félix está acusado de violación y de acoso sexual. Como no quieren reconocer nada, buscan desplazar esa culpa diciendo que es el Prian, Pinocho, Calderón, o Figueroa los que no quieren que gane Morena con Félix.

Los machitos que siguen al “Toro”, creen que con hacer más ruido, con gritar más alto y repetir muchas veces toro, toro, van a poder borrar la acusación de presunta violación que su candidato se niega a enfrentar.


Están tan obsesionados con una candidatura endeble, frágil, incierta, que no ven que de nada les va a servir gritar muchas veces toro, toro, pues en cualquier momento, cuando el gobernador Héctor Astudillo lo considere prudente, ordenará judicializar la carpeta de investigación en manos de  la Fiscalía de Guerrero y hasta ahí habrá llegado la calentura del toro, toro. Y también hasta ahí habrá llegado electoralmente Morena porque no tiene candidato sustituto.

Como nunca antes el PRI tiene de lo más fácil ganar la elección en Guerrero.

Lo único que podría salvar a Félix es que Astudillo sacrificara a su candidato y a su partido y siguiera reteniendo la judicialización de la carpeta, pero eso quien sabe si se lo perdonen los priistas algún día, porque habrá entregado la gubernatura a Morena cuando casi estaba ganada.

¿Entonces cuál es la certeza que tienen esos machitos en una candidatura que solo va a durar hasta que Astudillo quiera? ¿O Acaso creen que hay otro plan?

Nadie duda que Salgado Macedonio pudo, alguna vez, haber sido un buen candidato de Morena, pero quizá hace 20 años, cuando no se había podrido tanto.

Ahora Salgado solo vive de explotar sus recuerdos. Por eso, en sus furtivos recorridos de campaña siempre anda echando mano del pasado, revive anécdotas de cuando era el “Señor Costales”; vive en el pasado, porque su presente es una mierda que él mismo se encargó de fabricar.

Los que siguen a Félix Salgado creen que por insultar más, por burlarse de las víctimas y de las mujeres que protestan están haciendo que Macedonio sea mejor candidato y se imponga sobre los demás aspirantes, deben saber que están haciendo todo lo contrario; con esa actitud, solo demuestran que en efecto, Salgado es un candidato sexualmente enfermo, que es culpable y que es un cínico que no siente empatía verdadera por nadie.

Los seguidores de Félix, machitos inseguros, solo replican el lenguaje repugnante, sexista, degradante que les enseñó el señor Toro.

Salgado vive en el pasado porque su presente es una mierda. En sus discursos que ahora tiene que leer porque una vida loca lo dejó sin capacidad de memorizar, dice que no habrá represión a estudiantes ni a “luchadores sociales”, dos cosas que desde que pasó la tragedia de Ayotzinapa nunca se volverá a repetir. Ni siquiera el gobierno priista de Astudillo ha reprimido a nadie. Eso es ya parte de lo que Guerrero ha superado, es el pasado.

Pero Félix vive en el pasado. Se siente luchador social, pero ¿alguien se ha preguntado, de qué diablos es luchador social Félix? ¿Cuáles son los logros de sus luchas sociales? ¿Acaso ser uno de los hombres más ricos de Guerrero? ¿Ser dueño de un periódico que compró saqueando el gobierno de Acapulco? ¿Ser dueño de varias propiedades en Acapulco? Propiedades que pidió se mantengan ocultas. ¿De qué es luchador social?

Vivir en el pasado, en la memoria es fuga de la realidad, ¿de que le puede servir a Guerrero un personaje que por no enfrentar su presente incómodo se refugia en ese otro que ya fue? ¿De qué le puede servir a Guerrero un personaje que no podrá convencer a ningún empresario para que invierta en el estado? ¿Acaso creen que Carlos Slim querrá tomarse una foto con el Toro sin Cerca, o los empresarios chinos y japoneses? ¿Quién va invertir en Guerrero con un gobernador como Félix?, pero esta es la historia que sigue.

Por Elvira Santiago, 19 Marzo 2021

LEAVE A REPLY