Rosario Robles pisó Sedatu y el dispendio en publicidad repuntó 305%; dio...

Rosario Robles pisó Sedatu y el dispendio en publicidad repuntó 305%; dio 570 millones a 7 medios

27
0
SHARE

Rosario Robles Berlanga llegó a la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano en agosto de 2015, luego de ser la titular de la Sedesol.

El incremento en el gasto de publicidad en su primer año de funciones fue significativo. Esa secretaría, que había sido dirigida por los priistas Jorge Carlos Ramírez Marín y Jesús Murillo Karam, registró gastos de 3 millones y 2 millones de pesos en 2013 y 2014 respectivamente.

Rosario gastó en promocionar la agenda urbana, las acciones de vivienda y la vivienda para mujeres. Luego, en 2017, emprendió campañas costosas para difundir la reconstrucción de las viviendas tras los sismos de septiembre de 2017.

Ciudad de México, 12 de noviembre .– Luego de la llegada de Rosario Robles Berlanga a la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano(Sedatu), el incremento en el gasto de publicidad oficial se fue a las nubes: pasó de 99 millones 418 mil 191 pesos a 403 millones 133 mil 418 pesos, lo que representa un aumento del 305 por ciento.

En los siguientes dos años, aunque el gasto disminuyó en comparación con 2015, también fue 166 por ciento más en 2017 y 102 por ciento más en 2018.

En esos dos años, además, sólo se registraron dos campañas referentes a los sismos del 19 de septiembre de 2017: ese año se gastaron 265 millones 172 mil 156 pesos en promocionar la “Atención a emergencia y reconstrucción” y en 2018 la erogación 200 millones 942 mil 135 pesos en la campaña “Reconstrucción de Viviendas”.

En total, para promocionar sus acciones por los sismos, la Sedatu de Robles gastó 466 millones 114 mil 291 pesos.

El dinero se pagó por nueve campañas. Previas a la llegada de Rosario hubo cuatro: en 2013, se implementó la llamada “¿Qué es la Sedatu?”, que tuvo un costo de 3 millones 113 mil 997 pesos; en 2014, fue la de “Sedatu en sus funciones” y costó 2 millones 879 mil 875 pesos. En 2015 hubo dos: “Sedatu en sus funciones” y luego una que promocionó el Plan Nacional de Vivienda; en conjunto estas campañas costaron 99 millones 418 mil 191 pesos.

De acuerdo con una solicitud de información hecha por SinEmbargo –folio 0001500098918–, de 2013 a septiembre de 2018, la Sedatu ha gastado 974 millones 659 mil 772 pesos. Con Rosario Robles se gastó el 89.1 por ciento de esa cantidad, es decir, 869 millones 247 mil 709 pesos en tres años.

Por tipo de medios, tras la llegada de Rosario se optó por la promoción en televisión. En 2013, el presupuesto a televisión fue de cero pesos y se priorizó en agencias de información y análisis. En 2014, se pagó más a periódicos impresos y “otros medios” en los que están incluidos estudios de pre campaña y post campaña y en Internet.

En 2015, el gasto más alto fue para radio, con 41 millones 864 mil 116 pesos; le siguieron los periódicos, con 35 millones 687 mil 687 pesos, mientras que la televisión recibió 16 millones 010 mil 770 pesos.

Ya en 2016, con Robles Berlanga, el gasto para televisión da un brinco a 180 millones 245 mil 526 pesos, un incremento de mil 025 por ciento respecto al año anterior.

En 2017 se equilibró el pago a los tres principales tipos de medios con 61 millones de pesos para televisión, 68 millones para radio y 79 millones de pesos para periódicos.

Los casos polémicos de Robles no se limitaron a la Sedesol, sino que se repitieron en Sedatu.

Hace un par de semanas, la Auditoria Superior de la Federación (ASF) presentó siete denuncias penales contra funcionarios de esas dos oficinas por un monto de irregularidades de mil 900 millones de pesos. David Colmenares, titular del órgano fiscalizador, declaró que esa cantidad de dinero fue desviada a través de convenios que las dos dependencias, durante la administración de Rosario Robles Berlanga, hicieron con universidades y entidades públicas de radio y televisión.

En el ocaso de la administración de Enrique Peña Nieto, Rosario queda como una de las funcionarias que no fueron cesadas de su puesto y cumplirán seis años de actividades, a pesar de los constantes señalamientos de presunta corrupción.

Por Daniela Barragán

LEAVE A REPLY