El diseño del NAIM, de Foster y el yerno de Slim, iba...

El diseño del NAIM, de Foster y el yerno de Slim, iba a costar 1,841 mdp. Ya no. Ya está 46.18% más caro

150
0
SHARE

El 4 de septiembre de 2014 en Los Pinos hubo fiesta. Estaban ahí el Presidente Enrique Peña Nieto, sus miembros del gabinete más cercanos y los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero. Ese día se anunció que ellos serían los encargados del diseño arquitectónico del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM).

Un Comité Honorario de Expertos eligió la propuesta de Foster y Romero y les otorgó un contrato por Adjudicación Directa por mil 841 millones 753 mil 116 pesos.

Cuatro meses después, la Secretaría de Hacienda decretó un recorte presupuestal que obligó a cancelar varias obras de infraestructura. De eso no supo nada el NAIM, ya que con una especie de blindaje al asegurar que se contaba con “la capacidad financiera”, el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México le aprobó dos aumentos al costo del proyecto: el primero, el 8 de marzo de 2016, y el segundo, el 2 de marzo de 2017.

TERCERA DE UNA SERIE

Ciudad de México, 1 de mayo.- El contrato para el desarrollo arquitectónico y de ingeniería del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que está en manos de los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero elevó su precio original 46.18 por ciento.

En sólo un año, el consorcio conformado por esos dos arquitectos, firmó con el Grupo Aeroportuario de la Ciudad de México (GACM) dos convenios modificatorios en los que se acordó un primer aumento en marzo de 2016, por 434 millones 297 mil 453 pesos, y el segundo, en marzo de 2017, por 441 millones 995 mil 921 pesos.

El precio inicial del proyecto se firmó por mil 841 millones 753 mil 116 pesos. Hoy, el contrato ya cuesta 2 mil 692 millones 364 mil 463 pesos.

El precio actual del diseño del Nuevo Aeropuerto Internacional de México. Foto: GACM

Un mes después de que se fijara el precio que hasta hoy se mantiene, el Presidente Enrique Peña Nieto acudió al lugar en el que se construye el Nuevo Aeropuerto, en el Municipio de Texcoco, Estado de México, para supervisar los avances de la construcción, en compañía de los arquitectos Norman Foster y Fernando Romero, del Secretario de Comunicaciones y Transportes, Gerardo Ruiz Esparza, y del Director General del GACM, Federico Patiño Márquez.

El Presidente dijo ese día: “me siento muy orgulloso y me motivan los avances. Los mexicanos debemos sentirnos muy orgullosos de lo que estamos edificando. Ésta será la gran puerta de acceso del mundo a México, la proyección de la grandeza y esplendor de nuestro país”.

Del precio no se dijo nada.

Un año después, ya con el Aeropuerto como un tema polémico de las campañas presidenciales, Carlos Slim Helú salió en defensa del proyecto. El empresario es uno de los más beneficiados en contratos y también es suegro de Fernando Romero, uno de los arquitectos maestros.

En la conferencia de prensa a la que convocó habló de la modernidad que traería el proyecto, pero no tocó el tema del aumento del precio.

De acuerdo con las cifras que la SCT y el GACM han actualizado, el valor total del NAIM ya ronda en los 186 mil millones de pesos, frente a los 120 mil millones de pesos que era su valor inicial.

Hasta el momento se tiene comprometido ya un presupuesto de 117 mil millones de pesos, pero la obra se mantiene en la Fase Preliminar.

El contrato para la elaboración de proyectos ejecutivos para la construcción del Edificio Terminal de Pasajeros, Torre de Control y Centros de Control de Operaciones, se entregó al consorcio de Foster y Romero por Adjudicación Directa.

Fue Aeropuertos y Servicios Auxiliares (ASA) el encargado de iniciar dicho proyecto y conformó un Comité Honorario de Expertos –en el que estaba otro yerno de Slim, Arturo Elías Ayub– que de entre ocho propuestas arquitectónicas eligieron esta.

Se decidió que el contrato se otorgaría por Adjudicación Directa por motivos de “Seguridad Nacional”. Pero en el contrato se admite que la asignación fue realizada “en gran parte” con base en el prestigio de la firma FR EE en México y F+P como experta en el diseño arquitectónico de aeropuertos a nivel internacional”.

El reconocido arquitecto inglés Norman Foster y el arquitecto Fernando Romero, yerno del empresario Carlos Slim, quien también tiene inversiones multimillonarias en el proyecto del Nuevo Aeropuerto. Foto: YouTube

EL CONTRATO INICIAL

Tres meses después de que el Presidente presentó el proyecto del NAIM, el Grupo Aeroportuario firmó el contrato con Foster y Romero el 1 de diciembre de 2014.

https://es.scribd.com/document/377818090/15#download&from_embed

Es un contrato plurianual con Servicios Smart Free a tu Nivel S.A. de C.V. y Havaux y Foster +Partners Limited, que cubre todos los diseños, dibujos, modelos, planos, especificaciones, detalles de diseño, fotografías, folletos, informes, actas de reuniones, materiales CAD y cualesquier otros materiales provistos por el consorcio FP-FREE S. de R.L. de C.V.

Sobre el monto del contrato, se especifica que el contratista está obligado a realizar los servicios hasta su total terminación bajo los precios unitarios, “entendiendo éstos como la remuneración y pago total que debe cubrirse por los servicios totalmente terminados y ejecutados en el plazo […] el monto total del presente contrato es de mil 841 millones 753 mil 116 pesos” sin IVA.

En el contrato se nombra a Fernando Romero y a Norman Foster, los arquitectos maestros, quienes durante la vigencia del contrato serán insustituibles y guiarán criterios y direcciones de diseño para la prestación de los servicios de manera conjunta.

Sobre el ajuste de costos, se señala que cuando ocurran circunstancias de orden económico “no previstas”, que determinen aumento o reducción de los costos directos  conforme al programa de ejecución, se debe determinar la procedencia del ajuste prescrito.

Y que si el costo aumenta, el GACM será el responsable de promoverlo mediante la presentación de un escrito de la solicitud, estudios y documentación que la soporten.

El contrato otorgado a los despachos de Foster y Romero cubre los diseños, dibujos, modelos, planos, especificaciones, detalles de diseño, fotografías, folletos, informes, actas de reuniones, materiales CAD y cualesquier otros materiales provistos por el consorcio FP-FREE. Foto: YouTube

Los incrementos o decrementos de los costos deben ser calculados con base en los índices de precios al productor y comercio exterior/actualización de costos de obras públicas que determine el Banco de México. Si no están ahí tendría que realizar una investigación de precios por mercadeo directo o en publicaciones especializadas nacionales o internacionales considerando al menos tres fuentes distintas o utilizando los lineamientos y metodología que expida el Banco de México.

Sin embargo, se acordó que los arquitectos ajustarían los diseños, modelos, especificaciones o planos generados con motivo o derivado de la prestación de los servicios al presupuesto inicial bajo el cual realizaron la propuesta, “el cual podrá ajustarse de común acuerdo entre las partes”.

De acuerdo con la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas, está estipulado que cuando “la modificación implique aumento o reducción por una diferencia superior al 25 por ciento del importe original del contrato o del plazo de ejecución, en casos excepcionales y debidamente justificados, la dependencia o entidad solicitará la autorización de la Secretaría de la Función Pública para revisar los indirectos y el financiamiento originalmente pactados y determinar la procedencia de ajustarlos”.

El primer aumento fue de 23 por ciento y el segundo de 24 por ciento. Del costo total ya es de 46 por ciento, pero tanto los arquitectos como el GACM, señalaron que no resultaba procedente, ya que otro artículo de la misma ley, les permite “convenir otros mecanismos de solución de controversias para resolver sus discrepancias sobre la interpretación o ejecución de los contratos”.

Desde la firma del contrato se han celebrado cuatro convenios modificatorios:

Primer Convenio Modificatorio. 23 de diciembre de 2014.

En este documento se incluyó a Nacional Financiera (Nafin) como fiduciaria del “Fideicomiso para el Desarrollo del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México”. Quedó con la obligación de realizar los pago de los servicios que se mencionan en el contrato “siempre y cuando los recursos del patrimonio del fideicomiso sean suficientes y estén disponibles”.

Segundo Convenio Modificatorio. 8 de marzo de 2016.

El 22 de enero de 2016, los arquitectos informaron que “surgió la necesidad de realizar mejoras y trabajos por conceptos no previstos […] debido a que entre otras, existieron condiciones de cambio inesperado en las proyecciones de demanda en la actualización del plan maestro del NAICM; existió la necesidad de incorporar necesidades de Grupos de Interés; y cambios en los pronósticos de la demanda y de la superficie del edificio terminal”.

En consecuencia, se acordó modificar los siguientes puntos:

–Ampliar el plazo en la cantidad de 152 días naturales, que sumado al plazo original, serían ya mil 612 días naturales. Un aumento del 10.41 por ciento en tiempo.

–Sumar una cantidad de 434 millones 297 mil 453 pesos. Lo que era una aplicación del 23.58 por ciento.

El GACM respondió que para ambas solicitudes tenía la capacidad jurídica y que disponía de la organización y los elementos suficientes para cumplir con ellas.

El costo total quedó en 2 mil 276 millones 050 mil 569 pesos más IVA y la nueva fecha de conclusión quedó para el 1 de mayo de 2019.

Tercer Convenio Modificatorio. 31 de agosto de 2016.

Cinco meses después, se modificó la entrega del Proyecto Ejecutivo del Edificio Terminal del 31 de agosto de 2016 al 31 de enero de 2017, es decir, 153 días más.

Cuarto Convenio Modificatorio. 2 de marzo de 2017.

Esta última modificación, hasta el momento, también tocó los plazos y el monto pactados.

Se solicitó aumentar el precio por 441 millones 995 mil 921 pesos por las siguientes causas:

Modificación de la distribución de pisos: 5 millones 789 mil 432 pesos

Diseño esquemático y diseño de la ingeniería civil y área frontal del lado tierra del NAICM: 164 millones 903 mil 024 pesos.

 

 

  1. Desarrollo de diseño  y diseño de la ingeniería civil y área frontal del lado tierra del NAICM: 144 millones 289 mil 163 pesos
  2. Documentos constructivos y diseño de la ingeniería civil y área frontal del lado tierra del NAICM: 103 millones 063 mil 668 pesos.
  3. Evaluación de amenaza de explosión en lado tierra y análisis de explosión para el edificio terminal de pasajeros FASE 1: 5 millones 987 mil 953 pesos.
  4. Evaluación de amenaza de explosión en lado tierra y análisis de explosión para el edificio terminal de pasajeros FASE 2: 17 millones 962 mil 706 pesos.

El monto extra aprobado representó un aumento del 24 por ciento respecto del monto original.

Respecto del monto original, ya es un incremento de 47.58 por ciento, pero en el Convenio se especifica que las partes estuvieron de acuerdo con modificar el monto del contrato.

El costo final quedo en 2 mil 692 millones 364 mil 464 pesos, que es la cantidad que ya es pública en el portal del GACM.

Se acordó cancelar el concepto de obra de “Accesos y Carreteras”, lo que dejó un presupuesto sin ejercer de 11 millones 293 mil 929 pesos. Tampoco resultó procedente aplicar 14 millones 388 mil 097 pesos para la Ingeniería Civil y Aérea Frontal del Lado Tierra del NAICM y se consideró la reducción al monto del contrato por la cantidad de 25 millones 682 mil 027 pesos.

Por Daniela Barragán, 01 Mayo 2018

LEAVE A REPLY