Nuevo enfrentamiento en la Sierra de Guerrero deja al menos ocho heridos

Nuevo enfrentamiento en la Sierra de Guerrero deja al menos ocho heridos

49
0
SHARE
El camión que fue atravesado para bloquear la carretera Xochipala - El Mirabal en la Sierra. Foto: Especial

CHILPANCINGO, Gro.- Al menos ocho personas resultaron heridas tras un nuevo enfrentamiento armado que se registró ayer en las inmediaciones del poblado de Carrizal de Bravo, municipio de Leonardo Bravo en la franja serrana de la entidad.

Mientras que el obispo de la Diócesis Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel advirtió que será muy difícil que se pacte una tregua navideña entre los grupos armados de Chichihualco y Tlacotepec, argumentando que “el dinero y la ambición” es más fuerte que el deseo de paz y vivir en armonía en la Sierra.

El hecho violento provocó el cierre del tramo carretero Xochipala-El Mirabal del municipio de Eduardo Neri donde sujetos armados atravesaron un camión de la empresa Coca Cola para obstruir el paso de automovilistas, indican reportes oficiales.

La balacera fue protagonizada por los grupos armados denominados Policía Ciudadana de Chichihualco y la guardia comunitaria de Tlacotepec y se enfocó en los poblados de Filo de Caballos y Carrizal de Bravo donde se mantiene el conflicto que ha provocado el desplazamiento forzado de familias completas.

Al respecto, el alcalde del municipio de Leonardo Bravo, Ismael Cástulo Guzmán, confirmó la refriega, pero señaló que no tenía información sobre la situación en esa zona donde prevalece la violencia.

No obstante, fuentes oficiales confirmaron que la balacera habría dejado al menos ocho personas heridas, quienes fueron atendidas por servicios médicos procedentes de Tlacotepec y resguardadas por soldados.

Obispo urge a atender la crisis

Por su parte, el obispo católico de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza, reiteró su llamado a las autoridades para que atiendan la crisis humanitaria que se vive en la Sierra.

El prelado visitó a las familias desplazadas por la violencia que permanecen hacinadas en la cancha techada, habilitada como albergue, en el poblado de Chichihualco, municipio de Leonardo Bravo.

También, exhortó a la feligresía católica a apoyar a los desplazados y su mensaje a las víctimas fue: “al mal tiempo, buena cara”.

Rangel Mendoza opinó que es muy difícil que se pacte una tregua navideña entre los grupos armados de Chichihualco y Tlacotepec, argumentando que el dinero y la ambición es más fuerte que el deseo de paz y vivir en armonía.

Por EZEQUIEL FLORES CONTRERAS, 

LEAVE A REPLY