Habitantes de Pueblo Hidalgo, Guerrero, retienen más de un día a 10...

Habitantes de Pueblo Hidalgo, Guerrero, retienen más de un día a 10 policías y dos funcionarios

60
0
SHARE
Foto: El Sur

Los funcionarios y trabajadores del Ayuntamiento precisaron que los retenidos son el Subdirector de la corporación policíaca, Francisco Villar Morales, el titular de Protección Civil, Javier Hernández Ramírez, dos mujeres policías, y el resto son policías y trabajadores de Protección Civil.

San Luis Acatlán y Chilpancingo Guerrero, 12 de junio.- Entre los 12 retenidos desde el lunes por habitantes de Pueblo Hidalgo se encuentran el Subdirector del Seguridad Pública, el director de Protección Civil y diez policías, dos mujeres entre ellos.

Por la mañana los pobladores informaron que eran el director de Seguridad Pública y 11 policías y agentes de Tránsito, pero antes de las 2 de la tarde se permitió a reporteros ver a los retenidos.

Los funcionarios y trabajadores del Ayuntamiento precisaron que son el subdirector de la corporación policíaca, Francisco Villar Morales, el titular de Protección Civil, Javier Hernández Ramírez, dos mujeres policías, y el resto son policías y trabajadores de Protección Civil.

MANTENDRÁN RETENIDOS HASTA QUE ALCALDE RESUELVA

Funcionarios, policías municipales y trabajadores de Protección Civil de San Luis Acatlán, permanecían ayer retenidos por habitantes de la comunidad de Pueblo Hidalgo, quienes el lunes irrumpieron con palos y varillas en la cabecera municipal y se llevaron a 12 personas, a manera de presión para que el alcalde Agustín Ricardo Morales les entregue 13 millones de pesos para obras.

Vía telefónica, el comisario municipal Timoteo Paulino aseguró que solamente se llevaron a siete personas y justificó la actitud de los pobladores por el “enojo” que sienten en contra del presidente municipal por el incumplimiento de una minuta de acuerdos que firmó junto con los integrantes de su cabildo en marzo pasado, en la que se compromete a entregarles 13 millones de pesos para obras de su comunidad.

A su vez, el alcalde, el priista Agustín Ricardo Morales, también por teléfono, declaró que la petición de la gente de Pueblo Hidalgo está fuera de la ley y que no es la ruta correcta para entablar el diálogo. Dijo que ha informado a los gobiernos estatal y federal de la situación que se vive en ese municipio, “para que en su momento tengan participación en la toma de decisiones”.

Los primeros reportes informaron que unos mil hombres y mujeres de Pueblo Hidalgo irrumpieron con palos y varillas en la cabecera y tomaron por espacio de dos horas el Palacio Municipal y posteriormente se llevaron retenidos a 12 personas, entre funcionarios, policías municipales, agentes de Tránsitos y trabajadores de Protección Civil.

Asimismo, se dijo que golpearon al Oficial Mayor del Ayuntamiento Uriel Álvarez Pacheco, a quien sus familiares trasladaron a Acapulco para su atención médica.

Mediante un reporte de la Policía Municipal, se informó que los manifestantes se llevaron a ocho policías municipales, entre ellos al subdirector de la corporación, Francisco Villar Morales y de las oficinas de Protección Civil al director Javier Hernández Ramírez, y por separado al subdirector de Tránsito Jorge Nazario Vázquez.

El reporte refiere que también se llevaron el armamento y los cartuchos de la Policía Municipal, así como las cuatro patrullas.

El comisario municipal Timoteo Paulino, declaró ayer que la actitud de la gente de Pueblo Hidalgo fue por el enojo en contra del presidente municipal Agustín Ricardo, dijo que los ha engañado muchas veces y se ha negado a cumplir la minuta de acuerdos que firmó en marzo pasado.

El medio día de ayer informó que estaban en espera del alcalde o de diputados locales para reanudar el diálogo y liberar a los trabajadores que se llevaron.

Reclamó que el alcalde se ha negado a dialogar con ellos desde que la semana pasada bloquearon la carretera Acapulco-Pinotepa Nacional en el puente de Marquelia “y nunca se presentó.

“Nosotros no tenemos la intención de violentar, él es el que provoca y se burla de nosotros, estuvimos mucho tiempo esperando su llamada, pero nunca se preocupó del pueblo, por eso el pueblo ya está molesto”, respondió cuando se le preguntó su opinión por las acusaciones en contra de la gente de Pueblo Hidalgo por la violencia que ejercieron en San Luis Acatlán.

“Pueblo Hidalgo tomó la decisión de detener algunos de su gente para obligarlo a dialogar”, justificó, y advirtió que los van a tener hasta que el alcalde les cumpla.

Admitió que se llevaron a los funcionarios y a trabajadores porque no encontraron al presidente municipal que era a quien iban buscando, “por eso la gente se trajo a los policías”.

Aseguró, sin embargo, que se llevaron solamente a siete personas y que “el presidente municipal es chismoso”, al informar que fueron 12.

También dijo que esperan que suba el gobernador Héctor Astudillo Flores para que compruebe que “Pueblo Hidalgo es respetuoso, y que incluso, “por eso se quieren aprovechar de nosotros”.

Por separado, en un comunicado, los habitantes de Pueblo Hidalgo aclararon que las acciones del lunes en la cabecera municipal “son resultados de la actitud negativa del presidente municipal… quien desde al principio nos ha estado mintiendo”.

Asimismo garantizaron a los familiares de los detenidos el respeto a su integridad física “ya que solo es una medida de presión para hacer valer nuestro derecho”.

Denunciaron que el de Ricardo Morales “es un Gobierno insensible ya que estuvimos tres días en plantón en la carretera federal Acapulco-Pinotepa a la altura del puente Marquelia sin que se nos atendiera”.

Aseguraron que Pueblo Hidalgo siempre estuvo abierto al diálogo, “por tal razón dimos ocho días para que el presidente se comunicara con nosotros, sin embargo no lo hizo, al contrario, tomó represalias en contra de la comunidad al negarse a brindar seguridad a los pagadores del programa de Bienestar, asimismo la asistencia social, dado que no festejó el Día del Niño ni de las Madres en nuestra comunidad”.

En relación con los vehículos y el materiales “decomisados”, informaron que están “en resguardo” de la comunidad y que serán entregados hasta que el presidente atienda las demandas de la comunidad.

Por su parte el alcalde Agustín Ricardo, insistió que fueron 12 los detenidos por la gente de Pueblo Hidalgo, y añadió que ayer estaban en espera de tener un acercamiento con los dirigentes de ese pueblo para conocer cuál es su situación de salud.

Reconoció que familiares de algunos de ellos pudieron platicar y estar con ellos ayer.

El Alcalde insistió que no comparte la actitud violenta que asumieron, y que “no es la ruta correcta para poder entablar el diálogo y la conciliación que se requiere para el desarrollo de las comunidades”.

Añadió que el gobernador Héctor Astudillo Flores tiene conocimiento de la situación, “hemos informado a los dos niveles de gobierno del estado que guarda el municipio, para que en su momento tengan participación en la toma de decisiones”, explicó.

Informó que ayer por la mañana llegó la Policía Estatal para hacerse cargo de la seguridad en la cabecera municipal y que había una coordinación con la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitaria (CRAC), quienes dijo que no tienen injerencia en el conflicto porque Pueblo Hidalgo hace años que se salió del sistema comunitario.

Para el alcalde priista, el conflicto tiene un “trasfondo político” porque dijo que más allá de la petición de los pobladores de querer manejar su propio presupuesto y que el presidente municipal les entregue en efectivo el recurso, que, insistió “está fuera de la ley”. Sostuvo que hay inconformidad de un grupo por los resultados de la elecciones pasadas para presidente municipal y dijo que la gente de ese pueblo apoyaron al candidato de Movimiento Ciudadano.

EL OFICIAL MAYOR SIGUE EN OBSERVACIÓN

La esposa del Oficial Mayor Uriel Álvarez Pacheco, Angélica Urí, informó que el funcionario sigue en observación en una clínica de Acapulco por los golpes que recibió la tarde del lunes cuando pretendía llevárselo la gente de Pueblo Hidalgo.

Aseguró que los médicos le dijeron que los golpes le afectaron un riñón y la cabeza.

Informó que su esposo recibió golpes con varillas y palos en distintas partes del cuerpo cuando fue sacado de una bodega del Ayuntamiento donde se encontraba la tarde del lunes.

Dijo que los agresores le preguntaron que por qué se escondía y que él reconoció que porque tenía miedo que lo agredieran porque eran muchos, y fue cuando comenzaron a golpearlo. Dijo que según su esposo alcanzó a identificar al ex regidor del partido Movimiento Ciudadano César de Aquino y a una señora a la que solamente conoció de vista.

En tanto, el ex presidente municipal por parte del Movimiento Ciudadano, Javier Vázquez García y ex candidato a diputado federal por ese distrito, se deslindó de los hechos, luego de que el alcalde priista ha responsabilizado a gente de ese partido.

“Nada tengo que ver con el movimiento generado por los habitantes de la comunidad de Pueblo Hidalgo”, dijo en un mensaje relacionado con esos hechos.

Sin embargo, refirió que no niega que los habitantes de ese pueblo son sus amigos “desde hace muchos años”, y destacó que en su periodo de presidente municipal mantuvo una relación de respeto y colaboración con todos ellos, “a quienes les gestioné recursos extraordinarios por más de quince millones de pesos”.

Y luego opinó que “la política, no se ejecuta a través de la oposición o fuerza de ninguna de las partes”, sino siempre a través de la conciliación”.

Vázquez García, llamó como ex presidente municipal “y preocupado por los lamentables hechos que se dieron el 10 de junio a los principales actores a que de inmediato, con intervención de autoridades estatales, inicien una mesa de negociación para solucionar el presente conflicto”, pues dijo que a nadie conviene la división y menos la violencia.

Por Zacarías Cervantes

LEAVE A REPLY