Entrega Sedatu fraccionamiento inhabitable a damnificados por Ingrid y Manuel

Entrega Sedatu fraccionamiento inhabitable a damnificados por Ingrid y Manuel

541
0
SHARE

• Constructora se retiró y solo construyó 59 de 96 viviendas, en el “Nuevo Azinyahualco”

Chilpancingo, Gro. 16 de Agosto del 2017.- La Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu), entregó hace aproximadamente 15 días 59 viviendas, de 94 que debería conformar el fraccionamiento para los damnificados por los fenómenos meteorológicos “Ingrid” y “Manuel”, de la comunidad de Azinyahualco, municipio de Chilpancingo.

El comisario de la localidad, Carlos Morales Anota, ubicada en la sierra del municipio, relató que hace aproximadamente 15 días, el Arquitecto Gabriel Miranda, encargado de la obra, acudió para entregar las llaves a las familias que alcanzaran alguna de las viviendas ya terminadas.

Las 59 viviendas fueron sorteadas y asignadas a igual número de familias, y pretendió que los beneficiarios firmaran de recibido, a lo cual no accedieron, hasta que se garantice que se introducirán los servicios que contempla el proyecto, y se construya el total del fraccionamiento.

El Plan Nuevo Guerrero, anunciado en 2014, tras la visita del presidente Enrique Peña Nieto contemplaba la construcción de 94 viviendas, dos iglesias, comisaría, centro de salud y dos escuelas, para preescolar y primaria, un parque y espacios recreativos, además de sistema de agua potable y pavimentación de calles.

A cuatro años de distancia de la catástrofe, sólo son las 56 casas, decepcionante, a decir del propio comisario, quien considera que al haberse tratado de un plan de emergencia, por el riesgo que significa vivir en Azinyahualco, hay un nulo interés por los tres órdenes de gobierno para consolidar la reubicación.

“Las casas son muy sencillas, que de acuerdo a los planes de construcción, se terminan en no más de dos semanas, pero ni siquiera así las terminan, y mucho menos las entregan”, lamentó el señor Morales Anota, quien por cierto fue de los principales gestores de esta obra.

En un recorrido por el fraccionamiento, ubicado en la localidad de Zoyatepec, a 40 minutos de Azinyahualco, se puede notar el poco avance que hay en esta obra, donde no se cuenta con energía eléctrica, agua potable, las calles no están pavimentadas y muchas de las viviendas “terminadas”, tienen problemas estructurales.

Para los habitantes de Azinyahualco, una de las preocupaciones, es que se les pretenda entregar el fraccionamiento en estas circunstancias, y sin que les den ninguna garantía de que se ejecutará la segunda etapa “si para esto se llevaron cuatro años, cuantos años más tendremos que esperar?”, se preguntan.

Las lluvias arrecian en los siguientes meses de agosto y septiembre, y como cada año después de Ingrid y Manuel, para los pobladores son de incertidumbre, pues el dictamen del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred), es una zona de alto riesgo.

Esperaban, dijo don Carlos, que al menos las casas estuvieran al 100 por ciento, y aún sin energía eléctrica, agua potable o sin calles, tendrían una opción a donde evacuar en caso de una nueva contingencia, como en 2014, que permanecieron tres meses en un albergue en El Ocotito.

“Son insuficientes, ni siquiera se adaptan a nuestro modo de vida, no hay espacios para ejercer la agricultura, no hay en que trabajar, no tienen espacios para traspatios, poner granjas u hortalizas” dijo.

Por estas razones, determinaron que no podían recibir las viviendas en estas condiciones, porque pretendían entregárselas incompletas e inhabitables y sobre todo de una forma informal, sin que estuviera presente ninguna autoridad de la Sedatu, o del Gobierno Federal.

“El Arquitecto no es la autoridad indicada para hacer la entrega de las viviendas, estamos esperando a que venga por lo menos el delegado, y haya un compromiso por escrito y firmado de que se va terminar al 100 por ciento el fraccionamiento”, fue la exigencia del actual comisario.

Hace más de ocho días que la empresa se retiró, argumentaron que se había terminado el recurso de la primera etapa, y que no había vehículos para trasladar el material, hasta el predio, argumento que es hasta sospechoso, pues incluso a los trabajadores les deben quincenas pasadas.

Decepcionados de sus gobernantes

El fraccionamiento y su construcción son apenas uno de los pocos problemas que esta comunidad abandonada por los tres órdenes de gobierno padece; desde 2011, solicitaron la construcción de una unidad de riego, para fortalecer la agricultura, de donde dependen el total de sus habitantes.

Los caminos de terracería están completamente destrozados, hace dos años que el municipio no aporta ni un peso para su rehabilitación, a pesar de que el presidente municipal de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, asume que ha destinado recursos, la realidad es completamente distinta.

Por si los funcionarios involucrados, pensaron en administrar la tragedia, para los habitantes de Azinyahualco, los políticos han perdido toda credibilidad, y en 2018, van a encontrar a un pueblo agraviado e inconforme.

El presidente municipal, después de asumir el cargo, jamás regresó a la comunidad, su último y único recorrido, fue como candidato, relatan los pobladores, quienes aseguran no habrá votos para nadie, el próximo proceso electoral.

Por Bernardo Torres/API (Agencia Periodística de Investigación)

LEAVE A REPLY