HERMANOS DELINCUENTES DE POLÍTICO PERREDISTA CONTROLAN 10 MUNICIPIOS DE GUERRERO

HERMANOS DELINCUENTES DE POLÍTICO PERREDISTA CONTROLAN 10 MUNICIPIOS DE GUERRERO

1221
0
SHARE

Chilpancingo, Guerrero.- Del 1 de enero de este año hasta el 1 de septiembre, los municipios que integran el llamado “Corredor de la Muerte”: Chilapa, Zitlala y Tixtla, han registrado 205 asesinatos, informó el colectivo de desaparecidos Siempre Vivos.

Tan sólo el municipio de Chilapa se registraron 173 homicidios en los primeros ocho meses del año, alcanzando una tasa de 191 por cada 100 mil habitantes, mayor a la tasa de Acapulco, recientemente denominada la “capital de los asesinatos”.

“Si Acapulco es la capital de homicidios, Chilapa es la ‘megacapital’ de homicidios, pero evidentemente Chilapa no es zona turística y está rodeada de indígenas, pobreza y otros sectores vulnerables”, indicó José Díaz Navarro, vocero del colectivo Siempre Vivos.

En conferencia de prensa con otros colectivos de desaparecidos en Chilpancingo y Acapulco, indicaron que de acuerdo con reportes obtenidos por fuentes de seguridad estatal y nacional, los municipios de Tixtla y Zitlala tienen 19 y 16 asesinatos del 1 de agosto al 1 de septiembre.

No obstante, aclaró que en el caso de Tixtla hay “datos engañosos”, debido a que en muchas ocasiones, habitantes de ese municipio son raptados ahí y posteriormente aparecen en Chilpancingo u otras zonas.

“Hoy venimos a anunciar que Chilapa se levanta, se levanta de muchas cosas, exige un alto a la violencia y crímenes que día a día tenemos en nuestra ciudad, se levanta para pedir ayuda nacional e internacional”, sentenció.

Finalmente, reiteró que Chilapa tiene una emergencia humanitaria y que no hay apoyos por parte de autoridades para con los familiares de víctimas de desaparición en Guerrero, ni de sus instituciones.

Organigrama de “Los Ardillos”

Entre otros temas, el vocero del colectivo dio a conocer que la violencia en Chilapa arreció en 2007, cuando la célula delictiva de los Beltrán Leyva; “Los Rojos”, que dominaban la zona de la parte baja de La Montaña, sufren una fractura y uno de sus líderes se une con la banda “Los Ardillos”, que dirige Celso Ortega Jiménez.

Se trata de Constantino Chino García, brazo derecho del ex secretario de seguridad municipal de Chilapa, Silvestre Carreto, actualmente preso por delincuencia organizada, quien en 2007 se une a las las de “Los Ardillos” y provoca la confrontación entre bandas en el municipio.

“Son los hermanos del político Bernardo Ortega Jiménez, quien aspira a dirigir el PRD en Guerrero, los que desde 2015 desplazan totalmente a ‘Los Rojos’ en Chilapa, a costa de una fuerte pugna y toman el control.

“Los delincuentes hermanos Ortega Jiménez empiezan a tener distintos matices esta situación de violencia. El líder de las células delictivas en Chilapa es Celso Ortega Jiménez e Iván, que son líderes de los Comunitarios Por la Paz y la Justicia y de la CRAC en Rincón de Chautla y San Jerónimo Palantla”, explica Díaz Navarro.

De igual manera, armó que Celso Ortega es quien controla las policías municipales de Quechultenango y Mochitlán, y actualmente tiene fuerte injerencia en la corporación de Tixtla, así como la Policía del Estado, que realiza labores en esa zona de la entidad.

El pasado mes de abril, Bajo Palabra informó el modo de operación de las policías de Mochitlán y Quechultenango, que siirven a “El Jefe”, quien tendría una casa de seguridad en Mochitlán y de acuerdo con Díaz Navarro, “hasta una oficina en Qechultenango”.

“Todos esos policías están al servicio de ‘Los Ardillos’, la cabeza es Celso Ortega Jiménez y todo esto lo sabe Bernardo Ortega, quien quiere dirigir el PRD, pero no es sólo su problema, nos afecta en Chilapa porque de los homicidios que tenemos, un 90 por ciento son cometidos por sus hermanos.

Osorio Chong y Bernando Ortega

“En la historia de Guerrero, los hermanos Ortega Jiménez son los más sanguinarios, los más violentos, los más crueles que hemos tenido y que siguen operando impunemente en Chilapa y toda esa región, porque ya son como 10 los municipios que controlan”, criticó.

Actualmente, Antonio Ortega Jiménez estaría preso en una prisión federal en Chiapas, mientras que sus hermanos Celso e Iván continúan las operaciones del grupo criminal que fundó su padre, Celso Ortega Rosas, alias “La Ardilla”.

Ante esto, Díaz Navarro pidió a las autoridades detener a quienes ha causado la ola de violencia en Chilapa, “si dicen que no sabían quiénes son, ya se los dije”, mencionó sobre los señalamientos hacia Celso Ortega y Zenén Nava por la confrontación en la zona, que ha dejado 500 desaparecidos en 10 años, de acuerdo con cifras del colectivo.

 

Redacción Bajo Palabra 04 septiembre 2017

 

LEAVE A REPLY