La educación en la Sierra de Guerrero; a pico y pala

La educación en la Sierra de Guerrero; a pico y pala

830
0
SHARE

Chilpancingo, Gro. 16 de Agosto del 2017.- Además del incumplimiento en la reconstrucción, el abandono de los tres niveles de gobierno se hace también sentir en el sector educativo de los pueblos de la sierra de Guerrero, donde la Reforma y nuevo modelo educativo, no han surtido ningún efecto.

Al llegar a la localidad, en busca del comisario, se encontraban “retajando” un predio donde se construirán dos aulas provisionales de madera para albergar a los 17 alumnos del telebachillerato, que iniciará labores de su segundo ciclo escolar e unos días.

Unos 10 ciudadanos, a pico y pala, preparaban el terreno, para iniciar con la construcción, a pico y pala, y retirando la tierra en carretillas, incluso uno de los maestros del recién creado plantel escolar, Oscar Jaimes Arzate.

¿Quién los está apoyando para construir estas aulas?—Nadie, fue la respuesta tanto del profesor, como del comisario; ninguna autoridad apoyó con un peso para la construcción y con sus propios medios siguen trabajando, luego de tres días en que se han ido turnando.

A kilómetros de ahí, otro grupo de ocho pobladores, corta un árbol de más de 30 metros de altura, en una zona de aprovechamiento forestal, para extraer la madera que requerirán para recubrir y techar las dos aulas.

Los señores Estreberto, Martín y Pedro, se apresuran a decir que se cortó un árbol solamente, no por deforestar, sino porque con ello se ahorrarán alrededor de 20 mil pesos, que ninguna autoridad quiso aportar para la compra de madera y material para construcción.

Desde hace cuatro años, una y otra solicitud, fueron ingresadas al Ayuntamiento de Chilpancingo, Instituto Guerrerense para la Infraestructura Física Educativa (IGIFE), de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG), pero en ninguna hubo respuesta.

La respuesta en todos los niveles de gobierno, es que no hay recursos, que regresen después, que dejen su solicitud y les comunicarán cuando haya respuesta, y así pueden pasar meses y años.

Así, sin apoyo, se encuentran los 385 planteles de Telebachillerato que han sido abiertos en los últimos años, como una alternativa para personas de bajos recursos, pues el Instituto de Bachillerato del Estado de Guerrero (IBEGRO), sólo cubre el pago de docentes, más no de infraestructura u otros gastos.

A pico y pala, cortando madera con motosierras, esperan que en un mes las dos aulas estén listas, en un esfuerzo porque sus hijos no dejen truncos sus estudios, en un afán de que se preparen y como únicos recursos, la fuerza de sus manos.

Por Bernardo Torres/AP (Agencia Periodística de Investigación)

LEAVE A REPLY