Le faltaron 24 puntos para un examen perfecto a la aspirante con...

Le faltaron 24 puntos para un examen perfecto a la aspirante con mejor resultado para ingresar a la UAG

599
0
SHARE

Ella es egresada de Técnico en Enfermería de la Facultad de Enfermería 2 en Acapulco y su promedio fue de 10

Con 18 años de edad, a Andrea Bautista Antúnez únicamente le faltaron 24 puntos, pues obtuvo mil 276 de los mil 300, para tener un resultado perfecto en el examen de ingreso para la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Guerrero (UAG) y para ello dedicó dos horas al día durante tres meses para estudiar en materias que sabía que no eran su fuerte, como química.

Ella es egresada de Técnico en Enfermería de la Facultad de Enfermería 2 de la UAG y su promedio fue de 10. Estudió la primara en la escuela José Agustín Ramírez y la secundaria en la Técnica 1 y ahora su meta es la escuela de Medicina, para especializarse en Cardiología.

Su padre es contador y su mamá trabaja en una tienda de conveniencia. Andrea, además de hacer examen para estudiar Medicina en la UAG, también presentó en la UNAM y en la Universidad de Cuernavaca.

En una visita a la redacción de El Sur, acompañada de su mamá y hermano, Andrea cuenta que se siente muy feliz de haber obtenido el porcentaje más alto de ingreso que se haya dado en la escuela de Medicina y agrega: “Me siento orgullosa de mí, tenía la confianza en que iba lograr ingresar por como sentí el examen, pero también me sorprendí un poco al ver que estaba en el primer lugar. No sabía que iba quedar hasta arriba”.

Añade que confiaba en que lo había hecho bien, pero también estaba el hecho de que muchos jóvenes intentaban ingresar a Medicina y llegó a pensar que a lo mejor estaban más preparados que ella.

Dijo que durante tres meses se dedicó a estudiar con unos libros que le consiguió su papá y “más que nada concentrándome en las materias que sentía que iba tener más problemas, con los que me sintiera menos segura”.

Reconoció que antes del examen sentía que química le iba ser difícil, porque siempre le ha costado trabajo comprenderla, pero “en el momento del examen me di cuenta de que no era tan complicada como pensaba que iba ser”.

Sobre si el día del examen llegó nerviosa, Andrea Bautista señaló que no, “no soy de las personas que justo ese día se pongan nerviosas, me gusta estar como relajada y tranquila, confiar en el esfuerzo y los conocimientos que ya tienes van a rendir frutos, ese día estaba relajada”.

Andrea sonríe emocionada cuando se le pregunta qué sintió el día en que apareció la lista y ella estuvo a 24 puntos de tener el puntaje perfecto y responde que no revisó luego la relación de los aprobados, que fueron sus amigas quienes le empezaron a decir que revisara, “estaba muy nerviosa porque en verdad me quería quedar, abro la lista y me sorprendo que estoy hasta arriba y no me di cuenta que era el primer lugar, nada más vi que estaba y no vi el promedio, y ya, me puse feliz y fui a buscar a mi mamá para darle la noticia”.

Recordó que después vio a detalle la lista y se dio cuenta que estaba por promedio y que había sido el más alto, que sólo quedó a 24 puntos de ser el puntaje perfecto.

Cuando se le preguntó que si podría saber en qué falló en las preguntas y dijo que tal vez en preguntas de razonamiento en español, porque en las lecturas se tenía dos respuestas, “supongo que podrían ser de esas, porque la verdad es que estaba segura de lo que había respondido en la mayoría de las materias”.

Andrea Bautista dijo que está contenta de haber logrado ingresar a Medicina porque es una buena escuela, que hizo examen en la UNAM, pero obtuvo 90 aciertos de los 108 o 109 que piden y que en la Universidad de Cuernavaca quedó en los 150, que son aceptados con buen promedio, pero decidió por la UAG, donde el 21 de agosto inicia clases.

La alumna destacada reconoce que todavía no se lo cree y que está muy feliz, al igual que sus papás, que “no caben de la emoción que ingrese y con el mejor puntaje a Medicina”.

Señaló que se dicen muchas cosas de la escuela de Medicina y de la misma UAG en Acapulco, que eso repercute en otros lugares como cuando estuvo en Cuernavaca donde le comentaron que a la UAG entras si tienes palancas o una gran cantidad de dinero para soltar, pero que eso no le inquietó, porque su mamá siempre le ha dicho “que yo no me fijara en eso, que ya había estudiado técnico en enfermería, que sí tenía el conocimiento iba entrar, y lo hemos comprobado con Medicina y Enfermería”.

Aconsejó a los jóvenes que quieren entrar a la UAG que no se dejen guiar de todo lo que se dice de la UAG, porque “porque nosotros mismos de una u otra manera le damos esa mala fama a nuestra propia escuela.

Yo estudie Técnico en Enfermería y la verdad siento que sí son buenas escuelas, tenemos buenos maestros y tenemos buenos jóvenes que pueden lograr grandes cosas, entonces puede que alguien con palanca te ayude, pero si tú en verdad quieren entrar a un lugar y es tu sueño y te pones a estudiar con tiempo, en verdad te esfuerzas, vas a tener una buena retribución, vas a quedar en la escuela que quieres, ya lo comprobé, no es necesario tener como todos dicen palancas para entrar ni dinero”.

Andrea se considera una joven inteligente y que sabe que para lograr lo que quieres se tiene que poner esfuerzo, te preparas con tiempo y dejar a un lado la diversión, “se debe de tener el compromiso de prepararte y concentrarte en lo que de verdad quieres y ya veras que lo puedes lograr”.

Dijo que está feliz de estar en la UAG, que la facultad de Medicina es una buena escuela en donde va aprender mucho y que sabe que no se va arrepentir de haber cambiado la oportunidad de estudiar en Cuernavaca e insistió en que los jóvenes no piensen en que para lograr ingresar a una escuela se necesitan palancas o dinero, a lo mejor eso ocurre, pero “lo que debemos es concentrarnos en lo que queremos, en poner el esfuerzo y lograr ingresar a la escuela que decidamos”.

Por Karina Contreras/El Sur, Agosto 14, 2017

LEAVE A REPLY