BASTA DE CORRUPCIÓN Y SIMULACIONES EN EL SNRP

BASTA DE CORRUPCIÓN Y SIMULACIONES EN EL SNRP

92
0
SHARE

¡Que se haga pública la “planilla rosa”!, exigencia mayoritaria
#SNRP25: ‘LER’ PARA SER CULTOS

1).- No solo el PROTAGONISTA, sino quienes hubieren PARTICIPADO con él.
2).- No hay RESPETO de la “planilla rosa” al Resolutivo del CEN ni a los Estatutos.

Para quienes sostienen sus sospechas que la “planilla rosa” que lidera Ernesto Caballero Zamora es una genial impostura y viola los estatutos y acuerdos electorales asumidos por el CEN del SNRP es que se comparten –subrayados– los puntos más destacados de la resolución del Comité Ejecutivo Nacional (con fecha 15 de julio de 2019), tras de las sanciones impuestas a José Julio Vázquez Hernández, depuesto secretario general de la Delegación XXV del SNRP, con sede en Acapulco.

Comité de Transición: el C.P. Alfredo Hernández Fuentes jamás ha sido periodista, actualmente es empleado del Gobierno de Acapulco que presiden Adela Román Ocampo. Ernesto Caballero igual fue empleado del Ayuntamiento, en la vocería de CAPAMA.

Ernesto Caballero Zamora, que aspira limpiar la Delegación XXV de falsos periodistas y de personajes con antecedentes penales que dañan la imagen del SNRP, sus Estatutos y desprestigian el gremio periodístico, se ha negado a hacer pública su planilla porque “es posible que quienes la integran no son periodistas y representan la continuidad y perpetuidad de la corrupción que el mismo CEN del SNPR ayudó a extirpar al destituir a Julio Vázquez como secretario general de (dicha agrupación)”.

Quienes se inconforman exigen que el proceso actual se cancele porque, de entrada, el Comité de Transición no cumple con las normas estatutarias, pues algunos de sus integrantes “no son periodistas sino empleados del actual gobierno de Morena que preside Adela Román Ocampo”.

Peor aún, algunos de la “planilla rosa” que encabeza Ernesto Caballero “cuentan con antecedentes penales” muy serios, graves y temibles, y otros que aparecen en la “foto del recuerdo” han sido señalados por colaborar directa o indirectamente con el crimen organizado.

Aunque quienes defiende la “planilla rosa” argumentan que estos señalamientos son meros infundios, se les concedería la razón “si Ernesto Caballero accediera a actuar conforme a los Estatutos, conforme a derecho, conforme a legalidad, e hiciera pública su planilla que tantas sospechas e impugnaciones ha causado” no solo entre los aspirantes a los que les obstruyeron sus registros –Minerva Divina Castro Flores y Omar Villegas–, sino entre los mismos socios del SNRP y periodistas ajenos a esa organización que creían que con la penosa salida de José Julio Vázquez y su camarilla y la llegada de #Neto Caballero se acabaría con la corrupción, el pisoteo de los Estatutos y las decisiones arbitrarias contra socios del mismo SNRP que no se someten a los designios personalistas, ajenos al reglamento que rige dicha organización.

¡Grande fue la sorpresa ver a #Chicha Vázquez ‘apadrinar’ la planilla de Ernesto Caballero, cuyo color rosa fue el mismo que distinguió el reinado de Julio como secretario general de la Delegación XXV del SNRP!

Los inconformes no exigen mucho de Ernesto Caballero, solo que “haga pública su planilla y/o la depure”, si quiere mantener sus legales aspiraciones de candidato. Caso contrario, si se sigue negando a esta demanda sustentada en Estatutos, #Neto Caballero simplemente no va por el camino correcto ni está siendo en líder idóneo que muchos anhelaban para restituir la honorabilidad del SNRP Acapulco.

La exigencia de hacer pública la planilla que encabeza Ernesto Caballero es para verificar que la “Planilla Rosa” se apega a los resolutivos del CEN, de fecha 15 de julio de 2019, y los Estatutos mismo del SNRP.

Por eso el llamado de alerta se extiende al Comité Ejecutivo Nacional para que enmiende esta situación y, de paso, se libere de las sospechas de los aspirantes que no pudieron registrarse, “SUPUESTAMENTE porque el CEN del SNRP ya había decidido imponer a Ernesto Caballero Zamora” como “candidato de unidad”, cuya ‘imposición’ sólo provocó el efecto adverso: “desunión y sospechas” no tanto por Caballero, sino por la planilla que le impusieron sus ‘patrocinadores’, motivos por los cuales argumenta no puede hacer pública porque así se lo han exigido quienes lo apadrinan.

Sin todo lo anterior son sospechas infundadas, Caballero y su planilla merecen una disculpa y un reconocimiento público, pero si se niega a hacer valer la “legalidad”, la “transparencia”, es porque “cuando el río suena…”.

¡No más un SNRP como guarida de delincuentes, ni simuladores del periodismo, ni transgresores de la legalidad, ni periodistas cómplices (o al servicio) de la ‘oscuridad’ y la hostilidad periodística!

www.acapulcopress.com

LEAVE A REPLY