La fiesta de Félix o el adelanto del hipotético gobierno de la...

La fiesta de Félix o el adelanto del hipotético gobierno de la pachanga

280
0
SHARE


ACAPULCO, Gro., 12 de enero de 2020.- Ya ven que el hambre es canija pero más el que la aguante. A los primeros que despacharon con platos de unicel prohibidos por contaminantes —disposición votada por los diputados de Morena—, fue el contingente de La Montaña: un montoncito de tortillas de máquina, un envoltorio en papel aluminio, un baño de salsa verde. Y listo.

Son las 2 de la tarde y esta gente traída desde los cerros, no más de cien, está que se muere de hambre. Llegaron desde las 8 de la mañana. Así que les dan su comida y que se encaraman en el camión de regreso pa’ su tierra a donde llegarán por la noche. Les pregunto a qué vinieron: no saben, pero vinieron. Aún no inicia este no mitin de cumpleaños cuando ellos ya partieron. Al menos se hizo una obra de caridad, en la celebración del cumpleaños del senador Félix Salgado Macedonio, se les dio de comer a tanto menesteroso.

Después de las 2 de la tarde en el sonido local un locutor anuncia la llegada del festejado al Jardín Sur del Centro de Convenciones rodeado de un grupo de amigos y socios con los que gobernó la alcaldía de Acapulco y que fungen gustosos como grupo de seguridad, mientras recorre el espacio verde bajo los rayos de sol de una tarde aún joven.

En la bola que lo sigue saludando a los invitados que ya hacen cola en los puestos de comida: barbacoa, pozole, tacos, etc. Damián Terrazas, cercano a Zeferino Torreblanca Galindo y uno de los organizadores, al menos promotor del evento entre los periodistas, me dice emocionado y señala a alguien entre el montón de gente que rodea a Salgado Macedonio:

—Mira, ahí está Sergio Meyer— me dice el fundador del Frente Cívico de Acapulco, como sí el encueratriz y ex Garibaldi del nefasto PES fuera Jim Morrison.

—Igual de frívolo que el que va a terminar de candidato del PT y del PES al gobierno de Guerrero en 2021— le dije con ironía. Creo que no escuchó ante el infame ruido generado por las bocinas.

En el periplo, el senador recibió regalos, desde un cuadro kitsch donde jinetea un toro, una cabeza disecada de un becerro, bolsas rosas de Liverpool, artesanías, flores naturales y de plástico. Después del recorrido, con unas dos decenas de seguidores, toma el escenario.

Antes, la imagen para la foto, sin sonrojo, como presidenta del DIF, el político sensible ante las desgracias. Félix, el actor, cantante, se conmueve y se deja fotografiar con un discapacitado. El momento con todo el betún y su drama no alcanza para un capítulo de La Rosa de Guadalupe.

Haciendo gala de manejo del escenario, como estrella del género de los corridos mariguaneros, aclaró que esto era una reunión de amigos en la que prevalecían “los artistas” que habían ido, sin cobrar un peso, a festejarlo y a complacer al público, otro segmento que sólo fue al baile y para ver al cantante de Los Yonic’s, que hace mucho dejó de cantar con la voz que lo caracterizaba.

El festejado, micrófono en mano, se autodenomina “el jefe de jefes” y canta una estrofa del himno al narco que popularizaron Los Tigres del Norte.

Y una serie de personajes de la cultura del pasado le acompañan: priístas y perredistas que no han entregado cuentas claras a su paso por la administración pública. El encargado de acompañarlo y como responsable de la seguridad del senador en el evento parece ser el ex secretario de Gobernación del entonces presidente municipal Juan Salgado Tenorio, Arturo Salinas Sandoval. Él, con un equipo de uniformados con pullover blancas que dicen “orden” con letras negras en la espalda, pero imponen todo lo contrario.

También se pudo ver a muchos personajes para el olvido, pero que el encuentro casual los hace inevitables, como el diputado local Marco Antonio de la Mora Torreblanca y el ex candidato a diputado Eddie Palacios, ambos de ese partido que no es verde ni es ecologista.

También llegó Ramiro Solorio Almazán, su hermano Jorge Hernández Almazán y una larga lista de políticos impresentables, incluyendo, algunos ex presidentes municipales.

El festejado y destapado como candidato a gobernador de Guerrero a la hora de iniciar el evento, pidió a sus invitados que dejaran las filas y la disputa por un lugar cercano donde servían a lo que habían ido, a comer. Nadie hizo caso ante el olor de la barbacoa. Y frente al escenario no hubo más de 100 personas que soportaron los microdiscursos de los oradores y los pesados rayos del inclemente sol acapulqueño del mediodía.

Arriba en el escenario, a lo lejos pude ver al diputado local Antonio Cabada, quien exaltó esta forma de hacer política en Morena, sin reunionitis, dijo, la búsqueda de nuevos consensos. ¡Válgame Dios! Como solitaria representante del sector cultural estuvo América del Río, que para no variar se soltó unas rimas cortadas en su florido jardín poético. Y para cerrar este pasaje, el senador no puede resistir la tentación del show bussines e interpretando los deseos de sus seguidores vía mensajes telepáticos complació a la concurrencia con un desentonando cover de los melosos Muecas: “No te guardo rencor, pues, al contrario/Tus mentiras me hicieron adorarte/Te pedí tu amor y me lo diste/Qué ironía, pues sólo me fingiste…”, etc. Aplausos obligados.

Después de las 3 de la tarde continuó la participación de “los artistas” que tocaron sin cobrar (¡palabra de Félix!), lo que terminó siendo como un déjà vu “artístico y cultural” de lo que sería un hipotético gobierno con su estilo personal de gobernar: fiesta grupera, desorganización, tacos de barbacoa, refrescos, acarreos, regalos, música, bailes folclóricos, poesía vernácula, chicas guapas “a la moda”, la pura pachanga, y siempre rodeado de amigos, socios, dispuestos a decir “sí señor”, “de a cuánto” , “lo que usted diga”, “gobernar bien”, como me dice uno de los invitados, “gobernar como ya lo hicimos en Acapulco”. El nivel sonoro del lugar no me permitió responderle. Todo, todo, como indican los preceptos morales y políticos de la 4T y tropicalizados en Guerrero. ¡Ver para creer!

Por Misael Habana de los Santos

LEAVE A REPLY