Las ‘incongruencias’ de MC… y de Ricardo

Las ‘incongruencias’ de MC… y de Ricardo

766
0
SHARE
Registro como precandidato a la alcaldía de Acapulco, Ricardo Mejía Berdeja

En conferencia de prensa, el precandidato naranja de Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja (Torreón, Coahuila; 29 de junio de 1968), anunció pomposamente, como proyectos prioritarios, novedoso y casi exclusivos de su gobierno, que Acapulco merece servicios públicos de calidad, como “agua, drenaje, alcantarillado, tratamiento y disposición de aguas residuales, alumbrado público, limpia y recolección de basura, mercados, centrales de abasto, panteones, rastros, calles, parques y jardines, así como seguridad pública”, cosas que, evidentemente, solo una administración naranja, como la qué él pretende encabezar a partir de julio de este año, podrá hacer realidad.

Sin ahondar ni polemizar en detalles, ni desacreditar sus propuestas, ¿qué no fue lo mismo que ofreció el gobierno de su patrón y caudillo Luis Walton Aburto, en 2012?

¿Y qué pasó?

¡Luis Walton, inclusive, había anunciado que los acapulqueños jamás volverían a bañarse a “jicarazos”, porque el abasto de agua potable estaría garantizado en su gobierno! Y la realidad lo hizo estrellarse contra la pared: “Acapulco padeció el mismo desabasto de agua potable que en los anteriores gobierno del PRI y el PRD”.

¿Entonces, cuales son las innovaciones que promete Mejía?

¿Hizo pacto, acaso, con Harry Potter para que le preste su varita mágica para hacer realidad sus promesas de campaña?

¿O hizo, acaso, un pacto secreto con los narcotraficantes y el crimen organizado para que durante su mandato hagan una tregua y se lleven sus enfrentamientos y ejecuciones a otras ciudades, hasta que culmine su mandato?

Cuando Convergencia (padre del MC) gobernó Acapulco (2012-2015) las playas presentaban las mismas escenas de ríos y arroyos de aguas residuales aún en zonas potencialmente turísticas, y nadie, ni Luis Walton, se preocupó tanto por desaparecer el agua con estiércol que fluía y sigue fluyendo a las playas del puerto.

En materia de alumbrado público, ¿cómo piensa Ricardo Mejía solucionar el problema si hasta las calles aledañas a las oficinas centrales de Movimiento Ciudadano se hallan entre penumbras!

¿Significan las propuestas de Ricardo Mejía una bofetada al gobierno de Luis Walton, que no pudo con los mismos problemas anunciados pomposamente para el casi inminente próximo gobierno naranja?

¡En materia de Seguridad, Luis Walton hasta permitió que la cofradía nacional de “La Hermandad”, organización policial al servicio del hampa y el crimen organizado, según la documentación oficial al respecto, rigiera el mando y control de la Policía de Acapulco!

¿Cómo diablos promete MC lo que no podrá combatir con palabras y promesas?

¿Sirviendo ‘secretamente’ a los intereses del PRI y de Héctor Astudillo pretende MC cumplir tantas promesas descabelladas?

¿Hay rastro municipal en Acapulco? ¿Lo hubo en el gobierno de Luis Walton?

¿Cómo le hará Ricardo Mejía para cumplir tantas promesas incongruentes?

¿Olvida Mejía que que el municipio que pretende gobernar es uno de los más peligrosos del planeta y en completa crisis finaniera?

¿Es MC un partido político solvente como para poner de sus propios recursos para hacer realidad las promesas de Ricardo Mejía Berdeja, en caso de que el gobierno del estado o la federación ‘pichicateen’ los recursos federales, como lo ha hecho con los anteriores y actuales gobiernos del PRI, PRD y hasta MC?

En contraparte, nadie puede ocultar el hecho de que Luis Walton, el gobierno naranja, fue uno de los mayores deudores del ISSSPEG y de la CFE por el uso de energía eléctrica en CAPAMA.

Asimismo, con todo y la honestidad y transparencia anunciadas, Convergencia (hoy MC) también abultó la Nómina Oficial del Ayuntamiento de Acapulco casi 20 millones de pesos más que Manuel Añorve y atiborró de aviadores algunas dependencias de gobierno, y sus representantes cobraban los mismos o mejores sueldos que sus antecesores, a quienes criticaban de saqueadores y corruptos.

¿Qué promesas novedosas ofrece Ricardo Mejía que no hayan ofrecido ya Manuel Añorve, Alberto López Rosas, Félix Salgado Macedonio, Evodio Velázquez y hasta el mismo Walton Aburto?

Si Ricardo Mejía se cree el único inteligente se equivoca: “¡Acapulco tiene memoria y también ciudadanos inteligentes!”.

Al priísta Rogelio de la O Almazán (1993-1996), considerado el alcalde más corrupto de la historia de Acapulco, lo criticaron por sus obras de “alto impacto” consistentes en el embellecimiento de la Av. costera Miguel Alemán y zonas turísticas con “parques y jardines” que, curiosamente, Ricardo Mejía promete como novedades de su gobierno.

Acapulco no necesita las mismas promesas de siempre ¡necesita hechos! Necesita gobernantes cultos, pero capaces, congruentes con la realidad y, sobretodo, con valor, no solo inteligentes, porque gobernar Acapulco ya no es fácil. Quien piensa lo contrario, se equivoca.

A Acapulco ya se le ha prometido “agua todos los días”; a los acapulqueños hasta se les dijo que nunca más volverían a bañarse “a jicarazos”, ¡pero agua potable es lo que realmente falta en Acapulco!

¿Cómo ofrecer abastecimiento de agua potable con una red de agua y drenaje tan arcaica e ineficaz como las promesas que Mejía retoma como innovadoras?

La Seguridad Pública es un asunto delicado…

A menos el oriundo de Torreón, Coahuila, ya tenga pacto con el próximo Presidente de la República o algún otro pacto notariado con Héctor Astudillo, el “señor del orden y la paz” fallidos, podría creérsele, entonces, a Ricardo Mejía que el color de la sangre derramada en Acapulco, aún desde el régimen de Luis Walton (2012-2015), podrá convertirse de rojo a naranja durante su régimen, de otro modo prometer no empobrece, pero tampoco es sano pretender ganar una elección a base de mentiras y promesas fallidas.

No obstante, hay que darle crédito a Mejía, ¡es el único precandidato culto y bienintencionado que se ha atrevido a abordar temas delicados que otros políticos asumen como broma, por eso se perfila como el precandidato más serio y competitivo de las próximas elecciones para renovar el Gobierno de Acapulco.

A modo de conclusión: ¿Qué le urge más a Acapulco: “calles, parques, jardines, o seguridad pública”?

Está a tiempo de reconsiderar sus promesas, mejor dicho, de documentarlas y proponer solo lo que sea factible proponer. De lo demás no hay duda: “¡Ricardo Mejía Berdeja es el rival más fuerte que enfrentarán en julio a Morena y al PRI!”.

P.D. Son observaciones, crítica constructiva… sin daños a terceros.

 

 

Por Ángel Blanco, 02 febrero 2018

LEAVE A REPLY