Para México es clave avanzar en combate a la corrupción: José Ángel...

Para México es clave avanzar en combate a la corrupción: José Ángel Gurría

95
0
SHARE
José Ángel Gurría

Hay casos de éxito como la compra de medicinas; en otros temas debe pasar del papel a la acción.

Las políticas anticorrupción sí funcionan. Ya han funcionado en México, en la misma Pemex, cuando José Antonio González Anaya asumió la dirección, y bajo su responsabilidad, otorgaron 90% de los contratos por concurso y 10% por asignación directa.

Eso significa que sí se puede y que las mejores prácticas anticorrupción que recomienda la OCDE sí funcionan, aseguró el secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría.

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) lleva años enfatizando a México que es hora de pasar del papel, al respeto del Estado de Derecho. “Incluso en la administración de Enrique Peña Nieto, remarcamos el mensaje. Le llamamos integridad, transparencia y lucha anticorrupción. Pero nosotros contribuimos a pasarles las mejores prácticas anticorrupción del mundo. Y es el país y sus funcionarios quienes las deben echar a andar”, dice Gurría.

Durante su visita oficial a México, la primera en la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador, explica a El Economista que la principal recomendación que manejan en la entidad sobre este tema es la denuncia y castigo de los gobiernos a empresas que corrompen a terceros países en la búsqueda de contratos.

Pero, destacó, hay otra forma de corrupción, que es cuando en el gobierno hay corrupción. Entonces hay que combatirla desde dentro. Con diagnósticos y con penalidades, aseveró.

Fiscal anticorrupción, un avance

¿Será que la OCDE no ha sido tan enfática para México en el tema de corrupción?

La OCDE tiene 25 años de haber generado, negociado y puesto en vigor la Convención Internacional Anticorrupción donde más de 42 países son miembros. Llevamos no sé cuánto tiempo diciendo: ahora tenemos que pasar el tema del Estado de Derecho de la transparencia. Le llamamos integridad, transparencia y la lucha anticorrupción. Pero llevamos denunciando por años. Nosotros en la OCDE contribuimos a pasar las mejores prácticas de leyes anticorrupción del mundo. Es un tema que conocemos bien y sin querer darnos golpes de pecho, hemos sido consistentes en recomendar a México pasar del papel y buenas regulaciones a la práctica.

Una observación constante que ha surgido en los últimos meses es que algunos organismos no hablaron en su momento de la corrupción prevaleciente…

Incluso en la administración de Peña Nieto, cuando Aurelio Nuño fue jefe de la Oficina de Presidencia, hizo muy buen trabajo en este tema. Se lanzaron las leyes anticorrupción, se discutieron y promulgaron. Y luego… años sin nombrar al fiscal anticorrupción. Y nada tenía que ver con el Ejecutivo. Resulta que no se ponían de acuerdo las fuerzas políticas, porque querían que el tema de la anticorrupción y todos los reguladores fueran por cuota. Cuando lo que se quiere es que todos los reguladores y los anticorrupción sean absolutamente autónomos, independientes y que no representen a los partidos, sino a la sociedad y a sí mismos con su conocimiento y experiencia.

Ahora ya hay fiscal anticorrupción…

Claro. Y pienso que al menos ya vamos de gane, porque ya tienes algún responsable que puede decir cómo debe ser. Ya tiene un nombre, y apellido el puesto. Llevamos años diciendo: qué bueno que tengan al mejor sistema anticorrupción en los libros, pero ni siquiera habían nombrado al fiscal, ni a los consejeros. ¡Pues cómo es posible! Ni tampoco habían nombrado cómo se replica a nivel estatal el sistema. Ahora, ya tenemos al fiscal.

Sensibilidad y respuesta a recomendaciones

El funcionario dice que en su visita anual a México, y cada vez que presentan este mismo estudio económico, la respuesta de las autoridades y del gobierno en turno es de sensibilidad y conciencia.

Nosotros trabajamos con gobiernos. No con partidos. Y en esta administración vemos esa misma sensibilidad, conciencia y preocupación.

Entienden perfectamente el tamaño del reto que enfrentan en varios frentes: pobreza y desigualdad. Pemex, pensiones y productividad.

El secretario Gurría dice que no ha tenido oportunidad de coincidir con el presidente Andrés Manuel López Obrador cuando ha venido al país. Pero afirma que la OCDE seguirá trabajando con México en las prioridades que el gobierno y el sector privado le indiquen.

Explica que recientemente el Consejo Coordinador Empresarial les solicitó su participación en la reestructura del organismo, en la creación de grupos especializados en temas como empleo o regulación, pues pueden ser interlocutores del gobierno, y de otros actores de la vida económica y social del país como son también los sindicatos.

 

Por Luis Miguel González Yolanda Morales

LEAVE A REPLY