Historias de poder y un misterioso personaje en el ISSSTE

Historias de poder y un misterioso personaje en el ISSSTE

122
0
SHARE

Le decíamos la semana pasada que al interior del ISSSTE anda muy activo un personaje bien conocido dentro del sector de la distribución de medicamentos en el país. Y es muy ubicado porque formó parte importante de la empresa Fármacos Especializados (FESA), una de las estigmatizadas, inhabilitadas y casi aniquiladas por el actual gobierno.

Nos referimos a Luis Miguel Chong Chong, un mexicano de origen chino que en su momento representó a México en competencias mundiales de judo. Se conoce como un hombre de negocios brillante que hizo mucho dinero a partir de su paso precisamente por FESA de donde salió por ahí de 2010.

Pero su historia viene desde 2001, cuando el señor Chong Chong fue nombrado titular de la Unidad de Control Técnico de Insumos del IMSS. Esta UCTI manejaba en ese entonces el Catálogo Único de Proveedores Aprobados y Rechazados (CUPPAR).

Su posición era relevante porque todos los insumos que compraba el IMSS, y por extensión el ISSSTE, debían estar en CUPPAR. De lo contrario, aun cuando existiera contrato y pedidos, los proveedores no podían hacer entregas en los almacenes del IMSS.

Poco después, fue nombrado director de Innovación y Desarrollo Tecnológico, y por alguna razón, la mencionada UCTI terminó otra vez bajo su control en la nueva Dirección a su cargo. Es decir mantuvo su enorme poder con opción de grandes negocios.

Cuentan los que saben que desde esta Dirección se daban o retiraban las valiosas inclusiones al CUPPAR de acuerdo con la necesidad de algunos laboratorios, la mayoría de ellos representados por Fármacos Especializados que básicamente maniobraba con medicamentos de patente.

Años más tarde, se desligó a la UCTI de la Dirección de Innovación y Desarrollo Tecnológico y prácticamente desapareció, aparentemente debido a las continuas quejas por la poca transparencia en las operaciones de dicha Unidad.

Luis Manuel Chong Chong terminó saliendo del IMSS, estuvo en alguna otra dependencia y luego pasó al sector privado; se convirtió en director general de Proinmune, una empresa de FESA donde el dueño Francisco Pérez le dio un poder absoluto al grado de que terminó en fuerte enfrentamiento con los herederos Francisco y Antonio Pérez Fayad. Pero antes de irse pasó a crear la filial Servicio Integral de Logística y Distribución (Silodisa) logrando un fabuloso contrato por nada menos que 1,300 millones de pesos anuales para hacerse cargo de almacenar y llevar los medicamentos y material de curación a todas las Unidades Médicas del ISSSTE. Ese contrato multianual se entiende que se renovó varias veces. Pero hoy después de 11 años, finalmente ya podrá darse por terminado y el ISSSTE acaba de emitir convocatoria para licitarlo.

Teniendo serios aprietos económicos, es increíble que el ISSSTE se mantuvo atado a ese contrato multimillonario por tantos años e inclusivo pagando doble por la distribución de medicamentos. Teniendo su propio acuerdo de distribución con Silodisa, no podía aprovechar el mismo servicio incluido en las compras consolidadas donde el ISSSTE ha participado -ni las que hacía el IMSS en sexenios pasados.

Lo raro es que con esa historia detrás hoy nuestro personaje Chong Chong anda muy activo dentro del ISSSTE. No tiene cargo, pero se dice que lo dejó bien recomendado Pedro Zenteno antes de irse a Birmex para ver lo de la distribución de fármacos para 2021. La duda aquí es: ¿Y toda esta historia AMLO la sabe?

Invitación express de UNOPS

Estamos a dos meses de que inicie el 2021 y sigue el nerviosismo sobre cómo se resolverá el desabasto de medicamentos en México. Sabiendo que estas compras se hacen con varios meses de anticipación -porque esta industria produce en base a pedidos-, no se entiende por qué tanta lentitud en los procesos, ahora también de parte de UNOPS. El organismo firmó con Insabi desde agosto-septiembre, y hasta noviembre está empezando a indagar sobre disponibilidad de inventarios; y no para la megacompra anual sino apenas para la del primer trimestre.

Emitió una invitación a farmacéuticas para checar si pueden surtir entre enero y marzo una lista acotada de grupos terapéuticos: 10 claves para anestesia, 16 para cardio, 23 antiinfecciosos, 36 oncológicos (aquí la duda es si dada la urgencia, a Pisa como principal proveedora mexicana de oncológicos le permitirán surtir, pues la causa de su inhabilitación es administrativa), 13 soluciones y 37 entre analgésicos, antiinflamatorios y otros. Pero la pregunta desesperante es ¡¿por qué no arrancan ya con la megacompra que tendrá que surtirse en abril del 2021?!

Por Maribel Ramírez Coronel, 09 Noviembre 2020

LEAVE A REPLY