Vinculación con los rusos es por ventaja en preferencias, expone AMLO

Vinculación con los rusos es por ventaja en preferencias, expone AMLO

415
0
SHARE
López Obrador durante su gira por Medellín, Veracruz. Foto: Yahir Ceballos

CIUDAD DE MÉXICO.- Con sondeos que lo colocan casi cinco a uno respecto a José Antonio Meade, precandidato presidencial del PRI, Andrés Manuel López Obrador consideró este sábado que la supuesta vinculación con el gobierno ruso tiene su origen en el posicionamiento que lo coloca a la delantera en las preferencias.

Lo hizo a través de su cuenta de Twitter: “¿Quieres saber por qué lanzaron la campaña vinculándonos con los rusos? Mira estas dos encuestas telefónicas del 16 y 17 de enero, una es de la empresa Saba y otra del Gabinete de Comunicación Estratégica, de Liébano Sáenz”.

Con el mensaje colocó dos gráficas, correspondientes a las dos mediciones mencionadas. Sin embargo, horas después, la encuesta que el precandidato atribuyó al Gabinete de Comunicación Estratégica, fue desmentida por Liébano Sáenz.

“La encuesta que el precandidato @Lopezobrador_ publica y atribuye al @GabineteMex no se corresponde con los estudios que nosotros hemos levantado y publicado en nuestra página. GCE no está realizando Trucking en esta campaña”, escribió Sáenz en su cuenta de Twitter.

La primera de Saba Consultores, una encuestadora asentada en Monterrey que dirige Salvador Borrego, expone la evolución de Morena, el PAN, las “alternativas independientes” y el PRI, desde el 31 de agosto al 17 de enero.

La gráfica muestra que la brecha, excepto por una ligera aproximación en septiembre y parte de octubre, se amplió, para resultar el pasado 17 de enero en 24.9% de las preferencias para el partido que lo postula, con un 11.1% para el PAN; 9.9% para independientes, y un lejano 9.3% para el PRI, que en la gráfica se muestra en picada desde octubre.

En el caso de la desmentida por el GCE, la gráfica se remonta al 12 de febrero de 2016 y muestra una tendencia de Morena que en esa fecha tendría 17 puntos en las preferencias, para resultar el 16 de enero, en 49 puntos, más del doble del PAN que tiene 21 puntos y casi cinco veces más que el PRI que registraría sólo 10 puntos.

El GCE es una consultora que, entre sus servicios, realiza encuestas. Es dirigida por los expriistas Liébano Sáenz y Federico Berrueto Pruneda, ambos destacados funcionarios durante la administración de Ernesto Zedillo, cuando el primero fue su secretario particular.

Por cierto, en ese puesto, uno de sus colaboradores fue Hugo Eric Flores Cervantes, actual dirigente nacional del Partido Encuentro Social (PES).

Respecto a la polémica sobre una supuesta intervención rusa en las elecciones mexicanas inició hace unos 10 días, luego de que Frida Ghitis, dijera en el diario The Washington Post, que John Ackerman, cercano a López Obrador –y cuya esposa, la académica especializada en temas de transparencia y anticorrupción, Irma Eréndira Sandoval, forma parte del gabinete con el que iniciaría su gobierno—es colaborador de Rusia Today, un medio considerado propagandista del gobierno de Valdimir Putin.

Aunque Ackerman ha justificado que en diferentes momentos que sólo concedió entrevistas a dicho medio de comunicación, y el gobierno mexicano desestimó tal posibilidad, el asunto fue retomado por varios columnistas y periodistas, así como por Javier Lozano Alarcón, el nuevo vocero de la campaña de José Antonio Meade, quien llamó al precandidato de la alianza Juntos haremos historia, “Andresmanuelovich”, expresión ironizada luego por el aludido en un video difundido a través de sus redes sociales.

En dicho video, transmitido desde un muelle veracruzano, López Obrador respondió a los señalamientos diciendo, sardónico, que estaba esperando un submarino ruso que le llevaría el oro de Moscú. Este sábado, en un tono más neutral, reviró con las encuestas mencionadas a los señalamientos.

Ayer viernes, el canciller ruso Serguéi Lavrov negó alguna injerencia en las elecciones mexicanas y condenó lo que llamó una “rusofobia”, que se emprende desde Estados Unidos.

POR ARTURO RODRÍGUEZ GARCÍA

LEAVE A REPLY