No estaba preparado para gobernar

No estaba preparado para gobernar

136
0
SHARE

El Presidente ganó con plenos merecimientos y 30 millones de votos, pero no estaba preparado para gobernar.

Lo suyo –y de algunos miembros del equipo que le acompaña–, siempre fue obstaculizar, polarizar, destruir.

Ahora en la Presidencia sigue en lo mismo.

AMLO

Su retórica en favor de los pobres no pasa la prueba de los hechos en su gobierno.

Con toda seguridad lo anhela, pero no sabe cómo y hace exactamente lo contrario. Su soberbia le impide corregir. No estaba preparado para la enorme responsabilidad que es gobernar México.

La economía va a crecer este año 0.6 por ciento, y la población crece a un ritmo de 1.2 por ciento anual.

El resultado de que la población crezca al doble que la economía es muy claro: seremos un país más pobre.

Creceremos 0.6 por ciento a pesar de un entorno externo favorable. La debacle es por errores de nuestro gobierno.

Y ya somos un país más violento y ensangrentado, porque no hay una estrategia para disminuir la criminalidad.

En ocho meses han demostrado que México podía estar peor en violencia, porque llegaron al poder con pura retórica y nada de planes.

“Vamos a atacar las causas de la violencia, que son la pobreza y el bajo crecimiento económico”, repitió una y otra vez el ahora Presidente. Entusiasmó a muchos. A millones.

A la hora de la verdad la economía cayó por errores suyos y la criminalidad deja un reguero de cadáveres por todo el país. Más que antes.

El Presidente no tiene políticas públicas que entusiasmen a la inversión. Todo lo contrario, la inversión fija (la productiva) cayó 6.9 por ciento en mayo, el peor comportamiento en una década, desde la gran depresión global.

No hay atractivos para invertir, y con ello crear empleos, mover la economía, propiciar una mejoría en la calidad de vida de la población.

En sentido figurado, López Obrador sigue bloqueando pozos petroleros.

Bloqueó el gasoducto que conecta Texas con Tuxpan, ya terminado, para recibir gas texano –el más barato del mundo– y que con eso nuestras centrales eléctricas, que funcionan con carbón y petróleo, migren a una energía más limpia y económica.

De hecho, son siete gasoductos los que el Presidente tiene boqueados.

¿Quién se va entusiasmar con invertir en México si el gobierno se niega a pagar lo que ya estaba firmado en contratos?

Los errores de la presidencia de la República ponen en riesgo la firma del Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos y Canadá.

El gobernador de Texas le envió una carta al presidente López Obrador el 25 de julio (publicada la semana pasada en El Financiero), en la que le pide terminar cuanto antes la revisión de contratos de los gasoductos y destrabar su operación.

“De violar normas del TLCAN –le dice el gobernador Abbot al Presidente–, o incumplir contratos, arriesgaría la ratificación del T-MEC” (por sus siglas en español).

México no crece porque su Presidente no quiere.

Hay rechazo a la inversión privada en energías renovables, en petróleo y en gas. Cero concesiones.

La cancelación del aeropuerto fue la gran estocada a la confianza, y le siguieron el freno a la reforma energética y la impugnación de los contratos de gasoductos indispensables y ya terminados.

Tan sencillo que sería corregir y relanzar el despegue del país, pero no se hace a pesar de la evidencia.

La inflación es muy baja, excelente. Pero está así porque no hay demanda.

De acuerdo con la información dada a conocer por el Inegi la semana anterior, el consumo de los hogares registró en mayo el crecimiento más pobre en 10 años: 0.28 por ciento.

Claro que no hay inflación. Se frenó el consumo.

Y no se consume por desconfianza en un gobierno errático. Mejor se guarda lo que se tiene y se gasta lo indispensable, por lo que pueda ocurrir.

En los cinco primeros meses del año el índice de confianza del consumidor retrocedió -3.0 por ciento.

¿Invertir? ¿Gastar? Desde luego que no. Todo está paralizado.

Jonathan Heath, integrante de la Junta de Gobierno del Banco de México, explicó hace unos días que la inversión fija bruta en la industria de la construcción está por debajo de la observada en la crisis de 2008-2009.

Durante 2017-2018 las exportaciones mexicanas crecieron 10 por ciento en promedio anual. Y ahora sólo crecen a 3.7 por ciento.

Por qué caen las exportaciones mexicanas si la economía de Estados Unidos, nuestro principal comprador, ha caminado a muy buen paso (creció 3.1 por ciento en el primer semestre).

Desde que inició este gobierno, ya no vamos de la mano con el crecimiento de Estados Unidos.

Sí, vamos rumbo a ser un país más pobre y más violento.

A la iniciativa privada se le ponen trabas por atavismos ideológicos del Presidente y algunos de sus colaboradores.

¿Cómo vamos a crecer así?

La pobreza se supera con empleo formal, que da seguridad social, prestaciones, acceso a la vivienda y al crédito.

Pero si no hay confianza en el gobierno (porque no corrige ni corregirá sus graves errores), no hay inversión. Y sin inversión no hay empleo, ni consumo, ni crecimiento.

Una lástima. Dieciocho años tras la Presidencia, pero nunca se preparó para gobernar.

Por Pablo Hiriart, Agosto 2019

LEAVE A REPLY