La “austeridad republicana de la 4T” afecta directamente al Issste

La “austeridad republicana de la 4T” afecta directamente al Issste

387
0
SHARE

El ISSSTE: un Instituto de Inseguridad y Riesgos Sociales  para la Derechohabiencia y sus propios trabajadores.

Austeridad Republicana no debe ser un atentado contra la vida y la salud de las personas.

Nuevo lema: Viva el acoso laboral! Muera el reconocimiento profesional!

Según nuestra Constitución Política la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficiencia, son elementos clave que deben regir el servicio público de la nación.

El respeto es un valor intrínseco al trabajo, el cual, acorde a la Ley Federal del Trabajo, no solo es un deber social, sino también un derecho.

La honestidad es el principio básico por el cual debiera regirse la vida institucional del ISSSTE  de acuerdo con el Estatuto Orgánico del mismo.

De facto, ninguno de estos preceptos y valores democráticos es puesto en práctica en el ejercicio del servicio público en alguna de las instituciones gubernamentales de México, incluyendo el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado.

Y es que el desabasto de fármacos, los pagos pendientes a jubilados, las irregularidades en torno a la bolsa de trabajo y la asignación de plazas, la gestión ineficiente de infraestructura y más servicios médicos de vanguardia, el acoso laboral y la pésima atención a los derechohabientes, son tan solo algunos de los principales problemas que la Institución en todo el país y especialmente en Tamaulipas ha enfrentado por muchos años y continúa enfrentando sin mejorar en nada, mas bien empeorando en el 2019.

Violando con ello no solo los derechos de aquellos que deberían de recibir un servicio médico de calidad, sino también los derechos de aquellos que contribuyen a prestar servicios de salud a los ciudadanos, sin lo mínimo indispensable para desempeñar sus funciones de manera eficiente y conforme a los principios, manuales de procedimientos y demás regulaciones establecidos por las normas jurídicas oficiales del Estado y para las buena práctica.

Esto constituye, sin duda, una violación reiterada y prologada a los Derechos Humanos tanto de los derechohabientes a quienes

se les niega una atención de calidad, pero también del personal médico y de enfermería; a los cuales se les ha imposibilitado no solo el derecho a un trabajo digno sino también a ejercer su profesión en condiciones adecuadas para lograr salvar y prolongar la vida.

Por lo anterior el ISSSTE, debería cambiar su denominación y convertirse en el “Instituto de Inseguridad y Riesgos Sociales para la Derechohabiencia y sus Propios Trabajadores”.

Existen unidades  médico hospitalarias en todo el territorio nacional como es el caso de la Clínica Hospital “Dr. Baudelio Villanueva Martínez” en la ciudad fronteriza de Reynosa, donde es posible apreciar el esqueleto y los “podridos dentros” del edificio,  el sótano inundado, sin elevadores, desmantelado un piso de hospitalización en su totalidad y el otro único en función, sin tomas de succión y oxígeno y camas inservibles con basura como colchón, ventanales contaminados en su interior con excremento de palomas.

Falta de personal médico básico y especializado; personal de enfermería con sobrecarga de trabajo; sin equipamiento médico, sin recursos materiales, aire acondicionado cero, sin calefacción, baños y sanitarios inservibles e indignos, sin sillas de trabajo para los turnos nocturnos, mucho menos un área digna de descanso. Seguro es de no creerse pero basta con darse una vuelta a cualquier hora por esta Unidad.

No hay vigilancia adecuada para la seguridad del personal, continuamente hay intromisión de personas extrañas y ajenas a la Institución hasta altas horas de la noche; las cámaras están en el área de recursos humanos dispuestas para exacerbar el acoso laboral y la invasión a la privacidad de las personas que allí se desempeñan; los trabajadores son perseguidos como criminales y no les brindan una pizca de reconocimiento profesional; pero en lugares donde verdaderamente esas cámaras de vigilancia son necesarias, como el estacionamiento, el acceso principal, la entrada a urgencias y los patios traseros, allí brillan por su ausencia.

El nuevo lema del ISSSTE es “Viva el acoso laboral! Muera el reconocimiento profesional!” porque aquí los médicos y enfermeras, están tan expuestos y vulnerables como los derechohabientes. ¿Y los responsables de tales atrocidades? Porque en este contexto se juega más que una nómina o un presupuesto austero, se juegan las vidas de millones de derechohabientes. La austeridad republicana no debe ser un atentado contra la vida y la salud de los mexicanos.

¿Dónde están y quienes son aquellos que tienen la obligación de administrar y distribuir los recursos para lograr un funcionamiento optimo de cualquier Unidad Médica? ¿Y los diferentes sindicatos, cuyos miembros acuden a recibir atención medica? ¿Y los contrapesos que se supone que velan por los intereses del personal de la institución?

Dónde está el Sindicato de trabajadores del propio ISSSTE? Al parecer no hay nadie, porque a pesar de que sus nombres son bien conocidos y la responsabilidad que tienen para con la Institución, la población amparada y sus trabajadores es invaluable; las represalias en contra de estos son francas y más al constatar tales aberraciones.

El Sinodal de Tamaulipas

LEAVE A REPLY