Zeferino, amigo, Adela está contigo

Zeferino, amigo, Adela está contigo

356
0
SHARE


De Frente.


— “Pues aquí estábamos. Chupando tranquilos cuando, de pronto, llegó el gendarme”, dicen que dice un dicho.

Sentados, veíamos el desfile de malvados, perversos, malos gobiernos, candidatos adelantados y los anhelos de un sindicato, que no es sindicato, cuando, de sopetón, la realidad nos alcanzó: en el 2019 fueron asesinadas cuatro personas cada hora. Una cada quince minutos.

1.
El lunes al mediodía, el periodista Omar Villegas Soto, quien encabezó una planilla para participar en la elección de dirigente del Sindicato Nacional de Redactores de la Prensa, delegación 25, de Acapulco, interpuso una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, en contra de la Fiscalía General de Guerrero.

¿Por qué?

Desde hace casi dos meses, Don Omar, y otro grupo de disidentes a la actual dirigencia de ese sindicato, protestan en el edifico que denominan la Casa del periodista. Están inconformes porque les cometieron fraude en la elección y cuando, quisieron protestar en el CEN de esa agrupación, descubrieron que la citada agrupación es patito: no cuenta con registro ante las instancias laborales del país.

Su protesta ahí sigue y exigen que, el propietario de esa casa, el gobierno de Guerrero, reconozca que el inmueble debe ser utilizado por todos los periodistas de Acapulco, y no tan sólo por un grupo minoritario que, para acabarla de amolar, se ha quedado sin periodistas entre sus afiliados.

Los inconformes, disidentes del SNRP, han sido acusados de despojo por malvados con muchísimas relaciones en los órganos de procuración y administración de justicia.
Tan largo e influyente es el brazo de esos malvados, que el pasado viernes lograron que una diligencia normal se convirtiera en un acto de intimidación, en el que participaron una veintena de elementos de la policía ministerial, portado fusiles de asalto y patrullas con las torretas encendidas.

La maldad uniformada que huye cuando los malos aparecen, acudió a poner un susto a los disidentes del SNRP, cuyas armas son las plumas, las libretas, las cámaras y las grabadoras.

— ¡Qué malos y peligrosos son esos periodistas para mover a un mini ejército de ministeriales en su contra! ¡Cuidado con ellos!

Por esa maldad, Don Omar Villegas Soto interpuso una queja ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos. Por el abuso de autoridad y excesivo uso de fuerza armada pública usada para amedrentar a un grupo de reporteros ciudadanos.

2.
— ¿Vieron la cara de la regidora Elbjorn?
La regidora Elbjorn, electa por el Partido del Trabajo, convocó a rueda de prensa para dar a conocer un informe de sus actividades.

Los reporteros se sorprendieron cuando descubrieron que la rueda de prensa sería con ella… y el ex gobernador, Zeferino Torreblanca Galindo. La cara de todos fue de ¿juaaat?

En contraste, la cara de la regidora evidenció su enojo. ¿De qué estaba enojada?

Los perversos dicen que le robaron cámara a la hora de ofrecer su informe de actividades ante los medios ¿Será?

3.
De que el de Adela Román es un mal gobierno, pocos lo pueden negar. Cuatro jefes de prensa, sin un programa claro de finanzas, evidencias de nepotismo, influyentismo, abusos de los asesores y escándalos que llevaron a un debate en medios sobre la ética en el manejo de videos sexuales filtrados en redes, son evidencia clara que algo anda mal, pero muy mal por ahí.

Pasa lo mismo con el presidente municipal de Chilpancingo, Antonio Gaspar, quien mata de sed a sus ciudadanos, no tiene un jefe de prensa que le ayude a limpiar pifias y, para colmo, le ha dado asilo al ex presidente municipal de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, quien, desde ahí y posiblemente con los recursos que, dicen no hay en la capital del estado, se promueve como candidato a la gubernatura.

Ni a cuál irle.

4.
Ya se los dijo San Andrés, cuando estuvo de gira por La Montaña: “Se van a ir al carajo”. Pero, lástima, no le escucharon.
Ya hemos escrito por aquí que el fondo de una botella, el de un vaso, el de un autobús tienen un significado en el castellano: culo.
Y he aquí que, por la costera Miguel Alemán, vemos el retrato de Doña Adela Román, en anuncio pagados y pegados en el culo de los camiones urbanos. El desplante publicitario de Adela no es menos que los recorridos y giras, de otros tantos, que promueven sus candidaturas a la mínima provocación. Todos, pero todo, son de MORENA.

Que no se hagan patos. Que no hagan como el Tío Lolo. Que no hagan como que la Virgen les habla. Andan en abierta campaña, a pesar que los tiempos electorales están muy pero muy lejos.
Ya veremos si San Andrés se las cumple y los manda al carajo.

5.
En esas estábamos, como se dijo al inicio de ésta entrega. En esas cuando apareció, como sacado de la nada, el ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo, para acusar de todo lo que ya sabemos, pero con su tradicional amargura a flor de piel ¿Qué reacciones obtuvo con su reaparición?
Primero, la cara de enojo de la regidora, usada para su reaparición, fue evidente. Ella estaba enojada. Luego las ironías, acusaciones y recuerdo de algunos despojos, tiñeron las redes.

A grado tal fue la reacción en contra del ex gobernador que, por un instante, olvidamos a los malvados, a los sindicatos que no son sindicato, a los adelantados, los anuncios en el culo de los camiones con la cara de ya saben quién y al pésimo gobierno de Acapulco. Carajo. Olvidamos, incluso, que cada quince minutos matan a uno en México.

Por eso. Por la momentánea amnesia que nos provocó Don Zeferino, debieran darle las gracias éstos pícaros actores a quienes, por un instante, éste singular político, sacó de la crítica y les dio caballeroso trato de íntimos amigos.

Por ello el título del artículo: Zeferino, amigo, Adela está contigo es más que vigente.

— ¿Quién fue el filósofo que escribió, dijo y cantó: Pero qué necesidad?

Por Miguel Ángel Mata Mata, 21 Enero 2020

LEAVE A REPLY