Zeferino “El Narcisista”

Zeferino “El Narcisista”

503
0
SHARE

”El poder es peligroso, enlentece la percepción, nubla la visión, aprisiona a su víctima, por muy bien intencionada que sea, y la aísla en un aura de infalibilidad intelectual contraria a los principios democráticos”. Franklin Roosevelt.

Esta verdad transcendental, se encarna en la persona de Zeferino Torreblanca Galindo, el éxito electoral en las elecciones para elegir al presidente municipal de Acapulco en 1999, le nublo la visión, enalteció su percepción, invistiéndose en una burbuja de para normal, omnipotente en las características de la enfermedad que desarrolla el virus hubris.

El escenario político, social, económico estaba urgido de un cambio en el gobierno, a los acapulqueños el antecedente del huracán Paulina el 9 de octubre de 1997, nos mantiene con ánimo de impotencia, de luto, de tragedias.

Precisamente Juan Salgado Tenorio, presidente municipal de Acapulco 1996-1997, era el responsable de la seguridad de los acapulqueños en el tiempo de que el Huracán Paulina, sorprendió dormidos sin que el presidente municipal tomara medida alguna para prevenir la tragedia a que vivimos en el puerto.

Lo que si aprovecho el gobernador Ángel Aguirre Rivero, fue la oportunidad de nombrar a su primo Manual Añorve Baños, presidente municipal de Acapulco en lugar de Juan Salgado Tenorio para que terminara su trienio.

En nada le importo al Ángel Aguirre que Manuel Añorve Baños, haya sido Síndico Procurador anteriormente, había que aprovechar el daño de Huracán Paulina para ejercer el nepotismo que ha perfeccionado a la fecha.

Bajo esta animadversión ciudadana, la efervescencia fresca del PRD, vio en Torreblanca Galindo la vía para que los votantes ejercieran un castigo al viejo sistema político del PRI y derrotar a los caciques.

La visión se le nublo a Z, después de ese caos trienio, no se necesitaba ser iluminado para poner orden en el municipio, administrar con el ABC, transparentar los recursos, estabilizar los recursos.

Zeferino pensó que él era iluminado, en el primer sorbo se embriago de hubris, se contamino del poder, fue absorbido por la metamorfosis de la omnipotencia, omnipresencia, indispensable, iluminado para salvar a los acapulqueños, a Guerrero.

En ese sindroma de la enfermedad progresiva del poder se puede entender su frase “que si el presidente Andrés Manuel López Obrador se lo pidiera se “sacrificaría”, pues consideró que Acapulco necesita alguien que aplique “una política de choque” y que “tenga la vida resuelta”, “que no tenga necesidad”. Zeferino ya no es humano, transcendió al infinito, a la quinta esencia donde no hay necesidades.

“El poder no cambia a las personas, solo revela quienes son realmente”. Ex presidente de Uruguay, José Mujica.

Zeferino, viene de una generación de “los pañales de seda”, por eso no acepta sus fracasos. Educado para administrar la riqueza heredada de sus padres, en el Colegio Mc Gregor, La Salle, Tecnológico de Monterrey, le desconecta de la realidad de los acapulqueños, de los guerrerenses, con más identidad de jalisciense que paisano.

Los negocios levantados con la cultura del esfuerzo de sus padres, “El Súper Súper”, “La Negrita” quebraron en manos del “iluminado” Zeferino. Este es la realidad.

Llega al gobierno para reponerse y para enfermarse de hubris, de poder en estado de gravedad. No lo transformo el poder le mostró como realmente es: fracasado pero hoy con poder se siente “iluminado”.

No fue capaces de administrar los negocios heredados, como puede administrar los recursos del municipio, estado, si no pudo cuidar lo propio, como puede cuidar lo ajeno.

Es de una generación que no ha luchado, todo lo recibió con facilidad, es una generación sin esfuerzo, sin lucha, sin convicciones, es el resultado de una generación que ha empobrecido Acapulco en sus negocios, muy lejos de sus antecesores, que si forjaron con para obtener lo que el perdió, no tienen capacidad de gobernar, no asumen responsabilidades.

“Todo poder cae a impulsos del mal que ha hecho. Cada falta que ha cometido se convierte, tarde o temprano, en un ariete que contribuye a derribarlo.” Concepción Arena.

Es urgente que el ofrecido al “sacrificio” haga urgentemente una auditoria de su conducta en la vida pública, en lo insondable revise las derrotas en 2015, 2018 para regresar a la presidencia municipal de Acapulco por el PAN y el PT.

La sociedad acapulqueña ha rechazado el estilo híbrido, anodino de gobernar de Zeferino Torreblanca Galindo, le dice con el rechazo en las urna, que NO es iluminado, que no es de éxito, que él es el enfermo de poder al grado de hubris pero nuestro rechazo es la medicina para su mal, no es lo que él se cree.

Veamos varios ejemplos del fracaso del encaminado al holocausto electoral en la voluntad de AMLO:

El responsable del cambio de uso de suelo, es el Cabildo de Acapulco del trienio 1999-2002, siendo presidente municipal Zeferino Torreblanca Galindo, el autoriza el plan director de La Zona Metropolitana de Acapulco de Juárez.

A partir de la aprobación del plan que ordena el cambio de uso del suelo de los terrenos pertenecientes a La Laguna de Tres Palos, al río de La Sabana, humedales del sector que el Plan denomina Diamante, las empresas constructoras obtuvieron la licencias de Construcción por medio del Tribunal de lo Contencioso y Administrativo del estado de Guerrero, otra más por conducto de la demanda del amparo federal en razón de que si ya existe la autorización del cambio del uso del suelo, la autoridad administrativa municipal está obligada a expedir la licencia de construcción.

El huracán “Manuel” le descubrió su incapacidad con muertos, perdidas del patrimonio de empresas y de familia.

Los millones de pesos para la rehabilitación de la Escénica, así como los millones para el pago de las cámaras de vigilancia de la ciudad, así como el pago de los camiones recolectores de basura no fueron entregados, no se pagaron. Y nunca apareció el dinero.

Jamás, ningún presidente y corrupto priista gasto tantos millones de pesos en publicidad para proyectar su imagen a la gubernatura del estado con dinero de los acapulqueños. Lo clásico publicidad por eficacia.

Ya como gobernador, Z y su clan magnificaron sus errores y llevaron a la etapa terminar su enfermedad marcando profundamente los síndromes de hubris.

Zeferino Torreblanca traicionó al a Cuauhtémoc Cárdenas por Fox, a AMLO por Calderón, al PRD por el PAN, es más traiciono a su propio Padre.

Zeferino Torreblanca Galindo enfermo de poder es un traidor, si lo es.

Por Alfredo López Rosas, 23 Enero 2020

LEAVE A REPLY