Morena, un partido de mentirosos que se traiciona y miente a sí...

Morena, un partido de mentirosos que se traiciona y miente a sí mismo

372
0
SHARE

Seis meses le bastaron a Mario Delgado Carrillo, Ricardo Monreal, Marcelo Ebrard y Félix Salgado Macedonio para pasar del “desbarajuste” (como llamó Andrés Manuel en octubre pasado, al partido que fundó), a la destrucción del Movimiento de Regeneración Nacional, aunque ellos se cuenten la historia al revés y digan que agentes externos pretendan la aniquilación de la Cuarta Transformación en México.

Para muestra basta un botón:

Con solo analizar el proceso interno de selección de su candidato a gobernador en Guerrero, es suficiente para confirmar la no transparencia de sus reglas de selección, la opacidad de sus gastos internos, del totalitarismo político del partido-poder, de la aniquilación de los que se atreven a cuestionarlo y de la negación a rendir cuentas de los recursos públicos a las instancias fiscalizadores, que son sagrados y son del pueblo.

Morena mintió y se traicionó así mismo desde el pasado 17 de diciembre. Ese día convocó a una conferencia de prensa para dar a conocer los resultados del que sería su coordinador estatal de la Defensa de la Cuarta Transformación en Guerrero (eufemismo utilizado para no llamarlo precandidato a gobernador) y en lugar de dar a conocer los resultados, anunció que se harían otras dos encuestas para definir a su abanderado o abanderada en el estado.

Según lo informado ese fatídico día por Mario Delgado, se realizarían otras dos encuestas: una para  seleccionar a 6 de los 18 autoregistrados en el proceso interno, y otra más para la definición final-final de su candidato a gobernador en Guerrero.

Después Morena volvió a mentir y a traicionarse, porque no solo no dio a conocer quiénes fueron los tres hombres y tres mujeres que encuestarían, sino que el 30 de diciembre dio como ganador a Félix Salgado Macedonio sin informar la metodología de las encuestas realizadas -si es que las hubo- para llegar a tal veredicto.

El 07 de enero de 2021, Morena volvió a mentir. Simuló que la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia había iniciado un procedimiento de investigación para aclarar y en su caso sancionar a su candidato a gobernador en Guerrero, por las denuncias de violación y acoso sexual en su contra.

En lugar de eso, Mario Delgado solo le quitó esta responsabilidad a la CNHJ de sancionar a Félix y le echaron la bolita a las comisiones nacionales de Elecciones y de Encuestas para que fueran ellas las que decidieran el destino final-final-final, de la candidatura de Félix.

De nueva cuenta Morena volvió a mentir y volvió a traicionarse a sí mismo, porque en lugar de encuestar a los “auto registrados” en el proceso de diciembre de 2020, como se lo mandató la Comisión Nacional de Honestidad y Justicia, decidió encuestar a Adela Román Ocampo y Nestora Salgado  García, dos mujeres poco competitivas;  y a otras dos mujeres que no se “autoregistraron en el proceso interno: María de la Luz Núñez, quien desde hace más de 5 años no radica en Guerrero y Esther Araceli Gómez Ramírez, ¡integrante de la misma Comisión Nacional de Elecciones!, violentando así su propio mandato interno.

Sin embargo, Mario Delgado, Andrés Manuel y Félix Salgado, piensan, suponen, imaginan que todos estos atropellos e irregularidades en su proceso interno en Guerrero no son las causas ni tienen consecuencia alguna en el fallo que hace dos días dio el INE para retirarle la candidatura a Félix Salgado Macedonio.

Al contrario, ellos insisten en contar la historia al revés. Dicen que son “los neoliberales conservadores, con sus instituciones” los que pretenden violentar la democracia en el país. Dicen que todos los demás son los responsables de las conductas facciosas y poco transparentes de Morena.

Es entendible que Mario Delgado como Andrés Manuel, Ricardo Monreal, Félix Salgado y sus amigos empresarios, pretendan desplazar sus responsabilidades internas hacia otros agentes sociales, políticos y económicos, porque reconocer sus fallas y sus tropelías internas, significaría que la Cuarta Transformación del país (que se dicen encabezar), perdería el sentido ideológico con el que pretenden ganar la mayoría de la Cámara de Diputados y los 15 estados en disputa.

Pero como dice Andrés Manuel: la gente ya despertó, no es tonta y se da cuenta de todas las irregularidades que cometió Morena a la hora de seleccionar a sus candidatos, no solo en Guerrero sino en todo el país.

Al final, la crisis interna de Morena es solo responsabilidad de Morena, por el mal actuar de sus dirigentes nacionales y estatales, ya que optaron por elegir lo peor y de la peor manera. Los grandes movimientos políticos y de transformación social, la mayoría de las veces se pierden por caprichos minúsculos de personas ambiciosas y egocéntricas. Guerrero y Félix es un buen ejemplo de ello, si no, la historia en su momento lo dirá.

Por Estrella Guerrero, 28 Marzo 2021

LEAVE A REPLY