Acapulco y Chilpancingo. ¿Para quién?

Acapulco y Chilpancingo. ¿Para quién?

151
0
SHARE

Un Rapidín

En Acapulco MORENA está en riesgo de perder la Alcaldía, por la marcada división entre los morenistas por la poca o nula trasparencia con la que designaron candidata a Abelina López Rodríguez.

Los aspirantes a esa candidatura no están de acuerdo con la designación de esta diputada federal con licencia vinculada al grupo cercano de Félix Salgado Macedonio.

Esta mujer se avienta con todo en contra de la corrupción, pero en octubre pasado reveló en tribuna de la Cámara que sobornó a un ministerio público con 20 mil pesos.
Así, de ese tamaño, su “lucha” contra los corruptos. Pos chance y le gusten los escopetazos en pata propia.

Quienes no asimilan su designación como virtual candidata a la Alcaldía, son los legisladores Rosario Merlín y Zeferino Gómez, así como Yoshio Ávila, el regidor Ilich Lozano Herrera, el ex gobernador Zeferino Torreblanca y la actual alcaldesa Adela Román Ocampo.

MORENA en Acapulco no pinta bien. Al descontento entre varios de sus grupos políticos, que podrían cobrar factura a Abelina López, habría que sumarle la muy cuestionada gestión de la alcaldesa Adela Román.

En ese escenario, el perredista Víctor Aguirre Alcaide o el priista Ricardo Taja Ramírez le ganarían a Abelina López la elección el seis de junio próximo, si saben aprovechar las circunstancias en torno a esta diputada federal con licencia.

En Chilpancingo el que podría ganar la Alcaldía es el prisita Jorge Salgado Parra, pero siempre y cuando sea el candidato de la Alianza PRI-PRD.

Si estos partidos van divididos, con su propio candidato, perderán la contienda.
Quizá Salgado Parra sea el más fuerte aspirante, pero estaría -en ese escenario- en riesgo de que le aplique una buena tunda la virtual candidata de M ORENA, la diputada local Norma Otilia Hernández.

Norma Otilia Hernández tendría a su favor la también súper cuestionada gestión del alcalde perredista, Antonio Gaspar Beltrán, quien se quedó “chiflando” en la loma por sus frustradas ambiciones político electorales.

Por Ángel Irra Carceda

(angelirracar@hotmail.com)

LEAVE A REPLY