El PRI y su militante incómodo

El PRI y su militante incómodo

387
0
SHARE

Contexto Político

A don Jesús Reyes Heroles, ideólogo del PRI, se le atribuye la frase: “en política la forma es fondo”, cuyo significado es muy claro, pues se trata del conjunto de gestos, modos, comportamientos, actitudes y palabras que pueden influir en decisiones trascendentales en la carrera de un político, servidor público o representante popular.

Esto viene a colación por la abrupta forma en que Marco Antonio Leyva (MAL) reapareció este lunes 8 de enero, en el palacio municipal, para comunicar a los ahí presentes, entre ellos, el alcalde sustituto Jesús Tejeda Vargas, su regreso a la Alcaldía.

Se vio muy infantil al meterse a la oficina de la Presidencia Municipal y sentarse en la silla que ocupa Tejeda Vargas desde el 17 de octubre. Y, peor aún, MAL se atrincheró en un privado, mientras que el sustituto se apoderó de la silla para no permitir que se la volvieran a quitar.

El “Chambitas” –como fue bautizado en 2015 en las redes sociales al iniciar su fracasado gobierno– se reunió antes del mediodía con líderes de colonias y algunos aplaudidores (amigos y ex colaboradores) en el restaurante “La Finca”, que se ubica a pocos metros de la sede del Ayuntamiento, en el que informó que solicitó al Congreso local su reincorporación como presidente municipal.

La información se hizo viral inmediatamente. Le robó reflectores al ex gobernador Ángel Heladio Aguirre Rivero, quien el domingo anunció su renuncia como precandidato del PRD a la diputación federal por el distrito 08, con sede en Ayutla de los Libres.

La reaparición de MAL causó sorpresa e indignación, pero también contó con el apoyo de algunos de sus aplaudidores en las redes sociales, lo cual es válido.

El alcalde con licencia está en todo su derecho de regresar a ocupar la silla que dejó el 17 de octubre del año pasado, pero lo hace en un mal momento: en año electoral.

Y lo hizo sin consultar a su partido ni al gobernador Héctor Astudillo Flores, quien es el jefe político del priismo guerrerense.

MAL está mal. Está solo políticamente.

Lo único que demuestra es hambre de poder y una forma para chantajear al PRI, instituto político que no lo tiene contemplado para ocupar otro cargo de elección popular a corto plazo.

MAL no esperaba que el Congreso local le diera inmediatamente un portonazo.

En conferencia de prensa, el secretario de Servicios Parlamentarios, Benjamín Gallegos Segura, informó que “para el Congreso local el alcalde de Chilpancingo es Jesús Tejeda Vargas”, ya que –recordó– a Leyva Mena se le concedió licencia “por el resto de su periodo”.

Si bien es cierto, MAL fue electo en las urnas para un periodo de tres años y tiene el derecho de regresar al cargo después de solicitar licencia indefinida al Congreso local.
Lo que MAL no respeta son las reglas no escritas en política.

Olvida que llegó a ser alcalde gracias al respaldo de diferentes actores políticos, a quienes traicionó al asumir el poder.

En su momento lo dije claramente: Marco Antonio Leyva fue lo peor que le pudo haber pasado al PRI. Y el tiempo me dio la razón.

El tricolor no está para lamentarse el error de postular a dicho personaje como su candidato a la Alcaldía en 2015, sino cómo enfrentar la imagen negativa que éste les ha generado desde su investidura como alcalde.

MAL es un lastre para el PRI en las elecciones que se celebrarán el próximo 1 de julio y eso lo saben perfectamente en Casa Guerrero y en la oficina de Heriberto Huicochea Vázquez.

Al Congreso local no le queda de otra que analizar los términos en que solicitó licencia, y el Cabildo capitalino, ni se diga, tendrá que pronunciarse respecto a la solicitud presentada este lunes por Leyva Mena.

La respuesta de MAL no se hizo esperar en torno a lo declarado por el director de Servicios Parlamentarios del Congreso local.
A las 15:17 horas posteó en su cuenta de Facebook:

“Lamento que la respuesta del congreso sea de confrontación y no de diálogo para retomar acuerdos. No por encima y al margen de la Ley sino con la Ley. Los cargos de elección popular son irrenunciables. La Ley solo obliga a dar vistas a esa soberanía de la terminación de licencia. Al parecer el procedimiento siguiente será el litigio por una controversia constitucional.

Evidenciará al congreso. Los comentarios en otro sentido es parte del intento de manipular la opinión pública”.

El señor está decidido a pelear contra todos, en especial con sus correligionarios de partido.

Es correcto que acuda a los tribunales para defender su derecho de regresar a la Alcaldía.

Afortunadamente sólo quedan 7 meses para que concluya el periodo para el que fue electo.

Tal vez Jesús Tejeda no sea un buen alcalde, pero se ha conducido con respeto a la ciudadanía. No es altanero ni pleitista como su predecesor.

Lo que se le cuestiona al empresario ferretero es que el secretario general del Ayuntamiento, Joel Eugenio Flores, le quite reflectores y sea señalado en los corrillos políticos como el gobernante de facto en la capital del estado.

Pero en fin, en política no cuentan las intenciones, sino las consecuencias. Lo de Marco Antonio Leyva son solamente patadas de ahogado y muy pocos se atreverán hundirse con él en el pantano.

ENTRE OTRAS COSAS… Trascendió que Miguel Ángel Osorio Chong renunciará en las próximas horas al cargo de secretario de Gobernación que ha ostentado desde el 1 de diciembre de 2012.

Fuentes de la poderosa oficina de Bucareli refieren que el hidalguense se postulará para una candidatura al Senado de la República.

A ver si no echan de la Segob al ex gobernador guerrerense René Juárez Cisneros, quien llegó a la Subsecretaría de Gobierno gracias a Osorio Chong.

Por Efraín Flores Iglesias

Comentarios: E-mail: efrain_flores_iglesias@hotmail.com; Facebook: Efraín Flores Iglesias; Twitter: @efiglesias

LEAVE A REPLY