Morena: Misoginia simulada

Morena: Misoginia simulada

592
0
SHARE

Chicotazos

• Morena: Misoginia simulada

Dentro del cúmulo de disparates que han venido marcando el proceso interno de selección de los llamados “coordinadores de organización electoral”, que a decir de ellos mismos viene siendo como la antesala de las candidaturas a los espacios donde los agraciados hayan sido designados, los amigos del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) están a punto de cometer en Acapulco una de las peores incongruencias dentro de su corta vida política.

Si ya de por sí es muy dudosa la forma en que pretenden hacer creer a sus militantes y simpatizantes, y por ende a la ciudadanía en general, que la magistrada Adela Román Ocampo resultó la idónea para coordinadora de organización municipal en el puerto, lo que la estaría apuntalando como virtual candidata a la presidencia municipal, es de antemano sospechoso que de buenas a primeras hayan olvidado que hace apenas seis meses esa persona que merece todo el respeto, no solamente no era bien vista, sino que era repudiada por dicho instituto político.

En el Diario de los Debates del Congreso del Estado de fecha 11 de mayo del 2017, consta la postura asumida por la diputada local María de Jesús Cisneros García, máxima y única representante de Morena en el Poder Legislativo, respecto al dictamen con proyecto de decreto por medio del cual se ratificó para un periodo improrrogable de ocho años el nombramiento que el titular del Poder Ejecutivo (el gobernador Héctor Astudillo) expidió a favor de Adela Román Ocampo como Magistrada del Tribunal Suprior de Justicia del Estado de Guerrero.

Ante el pleno, la legisladora morenista arremetió implacable y lo primero que argumentó fue que Adela, junto con Raymundo Casarrubias Vázquez –el otro magistrado que fue ratificado en esa oportunidad-, carecían de autoridad moral para impartir justicia.

Íntegramente, esto fue lo que dijo a continuación: “Este par de magistrados que quieren ratificarse hoy, no acreditaron ante este Congreso tener la capacidad para continuar fungiendo como tales, el dictamen no contiene una evaluación como juzgadores de segunda instancia, no sabemos cuántas sentencias les han revocado por la vía del amparo, ni sabemos si durante su función les promovieron alguna queja y de ser así que hayan procedido.

“Por lo que sin duda, son más de lo mismo y conjuntamente con el resto de sus homólogos han vilipendiado el derecho y la noble labor de aplicar la ley con justicia.

“Desde Morena no vamos a convalidar nombramientos de personajes acomodaticios que lo único que les interesa es permanecer en los cargos, sin importar ese bien jurídico que tanto anhela el pueblo de Guerrero, que es la justicia y sin la cual no habrá paz.

“Los magistrados que se reasignan al Poder Judicial aniquilan la esperanza de respeto a la carrera judicial y son cómplices de la violación a los derechos laborales de los trabajadores, de los órganos jurisdiccionales y de sus dirigentes del sindicato de servidores públicos de ese poder.

“En Morena vamos a mantener la congruencia y seguiremos luchando por un mejor sistema de impartición de justicia, mientras tanto mi voto será en contra”.

Y efectivamente, al final votó en contra junto con otro diputado, mientras que 35 lo hicieron a favor, sin abstenciones.

Está claro que en ese entonces Adela Román Ocampo era de lo peor, indigna, inmoral, que no merecía ni un ápice de confianza para el partido de Andrés Manuel López Obrador, y para quienes puedan tachar a quien escribe de misoginia, es menester recalcar que la descalificación vino, precisamente, de una mujer.

Hoy, sin embargo, pretende ser ungida como la mejor mujer, la propuesta inmejorable, la de las virtuosas prendas, en una fingida amnesia que raya en lo grotesco.

Entonces, más allá de la puntada de haber colocado, supuesta y extrañamente, en la terna a la panista Digna Marroquín Cisneros, sabiendo que como militante de otro instituto político no tenía por qué haber sido considerada, y del teatro montado con la “declinación” de la abogada Leticia Castro Ortiz en favor de Adela, tal pareciera que el trasfondo de todo es un juego perverso en donde se pretende hacer ver a las mujeres como víctimas, utilizando el tema de la misoginia en un malsano afán de atraer simpatías.

Lo peor de todo, es que de esta situación no solamente son responsables quienes evidentemente están atrás de todo esto, César Núñez Ramos y Marcial Rodríguez Saldaña, para muchos los principales enemigos de Morena en Guerrero, sino el propio Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, quien como dirigente estatal no ha podido o no ha querido frenar todo este galimatías que lo único que está provocando es crear una pésima imagen y, lo peor, fuerte desconfianza ciudadana que irremediablemente se traducirá en resta de votos.

Es tiempo de que la dirigencia estatal se decida, en serio, a poner orden en Morena aquí en Guerrero y particularmente en Acapulco, si es que aspiran realmente a convertirse en gobierno, ¿o no?.

 

Por Francisco Javier Flores V., 15 Nov 2017

LEAVE A REPLY