¿Willy Reyes, carambola de 3 bandas?

¿Willy Reyes, carambola de 3 bandas?

374
0
SHARE

Algunos ni frío ni caliente.

Una demanda de la sociedad es que los que hayan cometido delito y por circunstancias extrañas, se hayan sustraído de procesos legales y anden huyendo, sean detenidos.

Y cuando eso ocurre, surgen quienes quisieran que eso no pasara hoy, sino mañana o quién sabe cuándo. La ley debe aplicarse siempre, o cuando el que comete delitos, comete un error y es ubicado. No siempre es fácil hacerlo, por eso la ley, debe aplicarse cuando es posible hacerlo.

Creo que el mes de enero o el año que empieza, han ocurrido acontecimientos, que posiblemente no se daban y que la sociedad había reclamado desde hace tiempo, sucedieran.

Es evidente que pasaron muchos años donde la impunidad y la injusticia eran comunes o cotidianos y hoy, que las cosas, empiezan a cambiar, no tengo más que reconocerlo.

Y si así siguen las cosas, mejor.

La toma de las instalaciones de la Policía Preventiva de Chilpancingo, por elementos de la Policía del Estado, Policía Federal y apoyados por el Ejército Mexicano, por existir indicios de que algunos miembros están relacionados con la delincuencia organizada, era una demanda exigida por muchos.

Hoy, los empresarios han empezado a reconocer esa acción y otras más que aportan contra la inseguridad que se vive en Chilpancingo y en Guerrero.

Detener los excesos cometidos por un grupo de personas armadas, ligadas a Marco Antonio Suástegui, quienes amparados en una lucha social, correcta o no, justa o no, pero válida, como es oponerse a la construcción de una presa, llamada La Parota, es un paso para detener y aclarar excesos contra ciudadanos inermes de Cacahuatepec.

Quizá el que siga, sea Bruno Plácido, quien junto a otras personas, han impuesto el terror en zonas, amparados en una demanda de lucha contra la inseguridad.

Y ahora que la Fiscalía del Estado, ha logrado ubicar, detener y consignar a un ex diputado y ex presidente municipal de Tlapa de Comonfort, de nombre Willy Reyes, a quien desde hace unos 2 años y meses, el actual Fiscal de Guerrero, Xavier Olea, por medio de una ficha roja internacional a Interpol, solicitó su aprehensión, luego de que había indicios de que huyó al extranjero y ahora que vino a ver a sus familiares y fue detenido, no es otra cosa, más que un acierto.

Se especulaba que no era detenido, porque el ahora fiscal, Xavier Olea, fue en otro momento su defensor, como abogado.

Lo importante es que ya fue ubicado detenido y consignado y con su detención, se termina esa especulación y se entiende que el mensaje es que no hay impunidad. Lo cual es positivo para todos.

Pero quien debe estar molesto y muy enojado, porque desde antes de su llegada a Guerrero, como Fiscal, se encargó de buscar exhibir su impericia, incapacidad, inexperiencia y no cesa desde hace años en una campaña en su contra, es el aún diputado local por Movimiento Ciudadano, Ricardo Mejía Berdeja, quien no pasa día en reclamar su salida. Hay quien asegura que le ganó un juicio y por eso lo odia. No se sabe si fue por pensión alimenticia. Pero es negocios entre ellos.

Finalmente, no se sabe si de ahora en adelante el actual fiscal, dará otros golpes espectaculares o sólo será una gaviota de verano, pero de seguir así, sin duda que quien gana es la sociedad guerrerense.

Finalmente no me interesa si el Fiscal es soberbio, prepotente o hablador, lo que nos debe interesar, es que se conduzca dentro de los márgenes de la ley, trabaje para lo que le encargaron y siga dando resultados, puesto que no fue contratado por guapo ni por suavecito.

Y hablando de diputados guerrerenses, hay muchos inquietos, luego de que este 15 de enero, deben decidir si piden licencia, en caso de que quieran competir para cualquier otro puesto de elección popular. Al tiempo.

El voyerista

Por Alfredo Guzmán, 13 enero 2018

LEAVE A REPLY