Morena: La urgente definición

Morena: La urgente definición

249
0
SHARE
Cuando la mayoría de los partidos políticos ya sea de manera individual o a través de las coaliciones electorales van avanzando en la definición de sus candidatos a la presidencia municipal de Acapulco, e incluso hay algunos en que ya se decidió (Nueva Alianza con Rubén Figueroa Smutny y Partido de los Pobres con el locutor Arturo Pérez Calzada), en el Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) pareciera que hay el interés de seguirse entrampando más en el absurdo juego de las adivinanzas.
Con la incertidumbre que ha envuelto –no de ahorita, sino desde hace varios meses- el dichoso nombramiento de coordinador o coordinadora de organización municipal, cargo con el que se pretende o pretendía disfrazar una eventual candidatura, da la impresión de que lo que menos le interesa al partido de Andrés Manuel López Obrador es ganar el municipio más importante de Guerrero.
Y es que si bien se ha comentado desde hace varias semanas que será  Adela Román Ocampo la que presuntamente encabece la coordinación, lo cierto es que dicho nombramiento hasta el momento no se ha oficializado, en tanto que la misma aludida da muestras de que ni ella a ciencia cierta sabe si será o no la coordinadora, mucho menos si Morena la nombrará candidata.
Todo ello, valga decirlo, resultado de una dirigencia estatal que no dirige y que en Acapulco, no sé si se hayan dado cuenta, no existe. Es increíble que con todo y la expectativa que genera la virtual candidatura de López Obrador a la presidencia de la república y la posibilidad real que  tenía Morena de ganar Acapulco (ahora parece ir desmoronándose), no se haya nombrado ni siquiera una dirigencia provisional en este municipio.
Por si fuera poco, el fuerte activismo que ha venido desplegando Javier Solorio Almazán, quien ese sí ya fue nombrado coordinador por el Partido del Trabajo y está dispuesto a pelear la candidatura a través de una encuesta para abanderar la coalición “Juntos haremos historia”, y las fintas que viene haciendo los últimos días el ex gobernador Zeferino Torreblanca Galindo filtrando información de que podría dar una sorpresa a los morenistas, hacen cada vez más endeble ese dicho –porque no ha pasado de ser eso- de que en Acapulco “va mujer”.
Así las cosas, si finalmente se decidiera aplicar una encuesta para medir a Adela Román con Javier Solorio del PT y Zeferino Torreblanca como propuesta externa, lo menos que puede hacer Morena para equilibrar la balanza es incluir en ese ejercicio a José Inocente Ariza Tapia, hasta ahorita el único de los siete aspirantes originales varones a la coordinación de organización y eventual candidatura a la alcaldía que ha mantenido un marcado activismo en favor de la causa de Andrés Manuel y del fortalecimiento del partido, en congruencia con el principio de lealtad que ha venido planteando desde que decidió afiliarse.
No hay que olvidar que entre Adela y Zeferino existen diferencias irreconciliables que lejos de ayudar a la coalición partidista generarían un ambiente de encono y cualquiera que resultara hipotéticamente ganador tendría de inmediato el repudio de los seguidores de la contraparte, de ahí que la competencia real y más conveniente sería entre Solorio y Ariza.
En el fondo, lo que le urge a ese partido es definir de una buena vez la candidatura de la coalición, si es que aún quiere retomar esa posibilidad de ganar Acapulco. Aún podría estar a tiempo.

LEAVE A REPLY